Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¡Que se vayan todos!

La crisis política que atraviesa el país tras más de tres años de enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, puede alcanzar un momento definitorio los siguientes días cuando finalmente unos y otros se vean obligados a tomar una decisión en relación a la propuesta de adelanto electoral planteada en el mensaje presidencial del 28 de julio.

Si bien en un inicio esta iniciativa descolocó a la alianza apro-fujimorista – colocándola en el punto de mira de una mayoría ciudadana hastiada del autoritarismo, el blindaje y la componenda –, esta situación favorable al gobierno no ha durado mucho. Al contrario, como ha ocurrido con anteriores acciones del presidente Vizcarra que incrementaron su popularidad, su última propuesta se ha ido desdibujando, tanto por el afán obstaculizador de sus enemigos políticos, como por la propia acción de un gobierno incapaz de sumar apoyo político y propenso a enredarse con medidas erróneas como en el caso del proyecto Tía María.

Por otro lado, estas semanas han permitido apreciar con claridad que buena parte de la clase política y económica afincada en la capital de la República prefiere salvaguardar sus intereses particulares y no atender el clamor de cambio político que exige el país. Ello explica la renuncia a la bancada oficialista y los distintos cuestionamientos expresados en las últimas semanas por Mercedes Araóz, quien desde su ubicación como vicepresidenta, se ha puesto a disposición de los que pretenden vacar del cargo a Martín Vizcarra para de esa manera retomar el control del gobierno, tal como han hecho con la Presidencia del Parlamento.

Como lo hemos dicho en anteriores oportunidades, en Noticias SER creemos que el único camino para iniciar un proceso de regeneración democrática y concretar el adelanto electoral está en manos de los ciudadanos y las ciudadanas. No podemos seguir esperando una actitud reflexiva y responsable de quienes nos han conducido a la actual situación y sólo piensan en conservar sus privilegios. Mañana jueves 5 de setiembre será el momento de hacer sentir nuestra voz de protesta para ¡que se vayan todos!