Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Economista. Egresado de la Maestría de Gerencia Social de la PUCP. Consultor y Especialista en Manejos y Gestión de Conflictos Socio-ambientales y Desarrollo Local

Reconstrucción con desarollo

Desde muy temprana edad aprendí que lo hecho mediocremente - exento de brillantez y audacia- no vale la pena ni siquiera ser tomado en cuenta. Esto también tiene que ver con reconocer lo bueno y criticar lo malo, pero sin perder la perspectiva del aporte que hace que las cosas tengan sentido y funcionen.   

¿Fue audaz la iniciativa del gobernador de Moquegua Zenón Cuevas de convocar a sus pares Juan Tonconi de Tacna y Elmer Cáceres Llica de Arequipa para discutir la reconstrucción en pleno estado de emergencia?

Todo depende de cómo uno mire la emergencia: ¿oportunidad o amenaza?

Es posible que los detractores del gobernador de Moquegua podrían decir que la emergencia aún no ha terminado y que lo peor está por venir, que debemos dejar que ésta concluya. Sentarse a esperar que cese la ira de la naturaleza en el sur es como cruzar las manos y no hacer nada. Esta mirada concibe la emergencia como una amenaza.

Por el contrario, yo creo que la convocatoria a los gobernadores de Tacna y Arequipa fue más que audaz. Y no solo la valoro como algo positivo, sino que también lo reconozco como un valioso aporte a la coyuntura y que puede ayudar a ordenar y acelerar el proceso de reconstrucción del Sur del Perú. Percibo que la emergencia es vista por el Gobernador de Moquegua como una oportunidad para el desarrollo.

Dotarse de un “Plan de Reconstrucción con Desarrollo” con la participación activa de la población afectada y los sectores públicos y privados, que conduzca el proceso, es una gran tarea que tiene por delante Zenón Cuevas y que puede marcar diferencia con el norte del país y -porque no decirlo- un valioso aporte para el gobierno de Martín Vizcarra, dándole el enfoque de desarrollo y de prevención de futuros desastres que exige este tipo de planes.

Mirar la reconstrucción como una oportunidad para el desarrollo significa edificar colegios y centros de salud en lugares adecuados y exentos de riesgos, donde la mayoría de la población pueda acceder a estos servicios, con espacios, materiales y equipamientos modernos. Significa recuperar la capacidad productiva agropecuaria de los agricultores en mejores condiciones, con tecnología moderna y cédulas de cultivos con mayores niveles de rentabilidad y mayor capacidad de adaptación al cambio climático. Consiste en la reubicación de la población en lugares seguros donde tengan acceso a los servicios básicos, y a terrenos que le permitan continuar sus actividades productivas que realizaban antes que les alcanzara el desastre.