Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Señor Presidente: ¡Las políticas públicas importan!

El liderazgo en la lucha contra la corrupción en el sistema de justicia y en el entramado del caso Lava Jato que alcanza a distintas organizaciones políticas es, sin lugar a dudas, el principal mérito del presidente Martín Vizcarra y la razón para que éste haya alcanzado el nivel de popularidad que lo ha convertido en el actor político más relevante del país, en tanto que sus adversarios en el Congreso de la República aparecen desorientados, dispersos y alejados del favor ciudadano.

Sin embargo, la firmeza que exhibe nuestro primer mandatario en los casos mencionados se diluye cuando se trata de atender temas de política pública que van más allá de la táctica y el enfrentamiento. Un ejemplo reciente de ello es el anuncio del incremento de las remuneraciones de los alcaldes que realizó el propio Vizcarra en respuesta a las quejas recibidas de los burgomaestres, que pasó de ser una medida necesaria, “racional y responsable”, a convertirse pocos días después en una propuesta cuestionada por algunas autoridades locales y que finalmente se focalizaría únicamente en los alcaldes de los distritos rurales más pobres y alejados.

Esta actitud indecisa también se puede encontrar en otros sectores del gobierno como el Ministerio de Cultura, cuyo titular Rogers Valencia no puede justificar la anulación de la sanción impuesta contra una empresa inmobiliaria que causó graves daños al patrimonio cultural durante la construcción de un hotel en la ciudad de Cusco, ni tampoco plantea alternativas a las idas y vueltas sobre el destino del Archivo General de la Nación.

Lo mismo puede decirse de la lentitud gubernamental frente al derrame de relaves ocurrido a finales del año pasado en la provincia de Hualgayoc en Cajamarca, producto de las operaciones de la empresa minera Gold Fields, a raíz de la cual se ha iniciado un paro; o la falta de respuesta a la demanda de declaratoria de emergencia sanitaria del sistema de abastecimiento de agua en Espinar que, como lo reveló un informe de la Dirección Regional de Salud de Cusco, tiene presencia de metales tóxicos que exceden los parámetros permitidos.

En Noticias SER esperamos que el gobierno nacional cumpla sus tareas de gestión de las políticas públicas con decisión y responsabilidad, alejándose de la actitud indolente y muchas veces autosuficiente que caracteriza a un sector de la tecnocracia. Para ello se requiere que el Presidente de la República asuma un liderazgo efectivo en el ámbito administrativo, tomando como base el capital político acumulado hasta el momento; y al mismo tiempo es indispensable contar con un gabinete más proactivo que reemplace a un Consejo de Ministros que no da la talla frente a las demandas y expectativas ciudadanas.