Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Trapecio Amazónico: ¿Tierra de nadie?

Movilidad y comercio en la “triple frontera”  Perú – Colombia - Brasil

Foto: http://blogs.periodistadigital.com/diario-cura-de-pueblo.php/2017/03/25/en-la-triple-frontera

“Triple Frontera” o “Trapecio Amazónico” es el territorio limítrofe que comprende los países de Perú, Colombia y Brasil. La localidad peruana más cercana a los vecinos países es la isla de Santa Rosa[1], ubicada en la provincia de Ramón Castilla, departamento de Loreto. En la parte colombiana, se encuentra Leticia, capital del departamento de Amazonas y junto a ella, la ciudad de Tabatinga, en el estado de Amazonas, Brasil. En un escenario así, es de vital importancia el establecimiento de las fronteras. Sin embargo, se produce una dicotomía entre los bordes planteados -límites políticos- que no siempre están de acuerdo con la forma en que los viven las personas que se movilizan por el territorio en el día a día (Aponte 2011). Ejemplo de lo anterior es que independientemente del país donde se encuentre una persona ésta puede usar pesos, soles o reales.

Para la construcción de límites hay recordar la historia del territorio. En el caso peruano – colombiano, los límites se fijaron en la década del 1933 después de un enfrentamiento armado que concluyó con la ratificación del tratado Salomón-Lozano, que confirmó la pertenencia de Leticia a territorio colombiano (Gonzales y Samacá 2012)[2]. La separación de Perú y Colombia es más clara en términos geográficos, ya que se marca a través del Río Amazonas. Una situación distinta ocurre entre Leticia y Tabatinga, donde la falta de presencia de una oficina de migraciones, tanto de salida como de entrada, hace que el cambio de país casi sea imperceptible, pues se produce en la prolongación de una misma avenida. Así, son necesarias otras referencias para construir la frontera a nivel cultural; como apelar a la lengua u observación de otras características. Es interesante recordar que en ninguno de los casos se cuenta con un control de salida o ingreso exacto de las personas que transitan estas fronteras[3]. Como consecuencia, las personas se ven obligadas a construir los límites y su identidad a través de características vinculadas a la cultura, tales como la lengua o música que escuchan. Por ejemplo, si en Leticia es frecuente escuchar el vallenato mientras se camina por las calles, en Brasil este ritmo desaparece.

La forma de acceso desde territorio peruano es complicada, el trayecto empieza en Iquitos, para seguir un viaje vía fluvial de aproximadamente 4 días en lancha o 9 a 10 horas en rápido, con un costo variable que va de 50 a 200 soles. Ello hace que la movilidad se torne en un factor que expresa desigualdad (Jirón 2007) y está restringida a quienes tienen un capital económico mayor.

Es recién a partir del año 2017, que el Estado suple el vacío al ofrecer un ferry estatal que cubre este recorrido en un aproximado de 10 horas. Sin embargo, al agotarse pronto los boletos económicos de 80 soles, nuevamente surge el problema anterior, que se soluciona con empresas privadas que ofrecen viajes cortos a valores entre 100 – 120 soles. Es así que la movilidad (y el acceso a ella) es un tema cotidiano que polariza y fragmenta, situación que se reproduce también en Leticia, cuyo acceso desde Colombia es por vía aérea o tras largos días de navegación; y en Tabatinga, cuyo principal punto de conexión es un aeropuerto ubicado en esta ciudad o un viaje -vía fluvial- de aproximadamente una semana hasta la ciudad de Manaos.

Una última idea a resaltar sobre las tres fronteras son sus disparidades respecto a infraestructura, urbanización y desigualdad económica. De todos los lugares mencionados,  Santa Rosa es el menos urbanizado (el único que no es una ciudad), conserva múltiples caminos de tierra, zonas descampadas y áreas sin luz eléctrica. Asimismo, no ofrece una infraestructura hotelera, ni turismo en sus alrededores como Leticia, sino que se caracteriza por ser un pequeño puerto. Aunque el caso brasilero tampoco se caracterice por el turismo cuenta con un importante movimiento comercial alrededor de la feria o puerto, sobre todo de zapatos, sandalias y abarrotes. Comparte con el Perú la presencia de bares donde se desarrolla la prostitución o trata de personas, situación que es aún más problemática en la isla peruana[4]. Algo que se facilita por la menor presencia de autoridades en este territorio, así como por la falta de control. Así la débil presencia institucional permite que se genere una economía asociada a la ilegalidad, que es de fácil movilidad por la ausencia de controles estatales y porque para movilizarse solo requiere de un mayor capital económico.

 

--------------

Brenda Mendoza forma parte del programa Comadre Jr. de la Plataforma Comadres, espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.

 

Referencias:

Aponte-Mota, J. (2011). Leticia y Tabatinga: transformación de un espacio urbano en la Amazonia (Doctoral dissertation, Tesis de Maestría en Estudios Amazónicos. Leticia: Universidad Nacional de Colombia).

González Peña, M. L., & Samacá Alonso, G. D. (2012). The Colombian-Peruvian Conflict and the Reactions of the Centro de Historia de Santander (Center of History of Santander) (CHS), 1932-1937. HiSTOReLo. Revista de Historia Regional y Local4(8), 367-400.

Jirón, P. (2007) “Unravelling invisible inequalities in the city urbain daily mobility. The case of Santiago de Chile” En: Swiss Journal of Sociology, 2007, Nº 33.

 

[1] Isla flotante sobre el Río Amazonas, más cercana a los países de Colombia y Brasil, que se destaca sobre otras islas peruanas por su movimiento comercial, tránsito y población.

[2] Ratificación que continua vigente hasta hoy.

[3] En el caso peruano, la oficina de migraciones se encuentra en a varias cuadras del puerto, siendo preciso tomar otro bote y/o un mototaxi. Es en Colombia, donde se ubica más cerca al puerto la balsa de control al país; sin embargo, debido a la multiplicidad de puertos es posible eludirlo. Finalmente, en Brasil, el control se encuentra en el edificio de la Policía Federal en la avenida Da Amizade, una de las vías principales de la ciudad.

[4] http://www.chsalternativo.org/informes-y-estudios/371-informe-la-trata-de-personas-en-la-triple-frontera-peru-brasil-colombia/file