Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

"Y la culpa no era mia, ni dónde estaba": Discurso político en tiempos del Covid-19

Foto: Presidencia de la República

Raquel Palomino Q. Comunicadora

La crisis surgida por la epidemia del Coronavirus, como todo hecho social y político, genera pugnas por ganar el sentido común. También, la necesidad de entender la comunicación más allá del producto final. Es decir, mirar la comunicación no como solo instrumental sino como un proceso estratégico, y en toda política pública el discurso es una pieza clave. En este sentido, es central observar el discurso político del gobierno peruano ante la crisis sanitaria y económica producto del Coronavirus. Intentaremos aproximarnos a algunos de sus componentes.   

En la cancha de fútbol de lo político, visto así por representar esa dimensión antagónica de la sociedad (Mouffe, 2007), se observa que el Gobierno habría construido frente a la epidemia del Covid-19 una frontera o línea divisoria para diferenciarse de su adversario (Laclau y Mouffe, 1987) en el discurso de la “responsabilidad”. Esta frontera le permitiría construir como adversario común a la “gente que no cumple con la cuarentena”, expresando así la siguiente relación discursiva antagónica:  Nosotros – “los responsables” Vs. La gente – “Irresponsable”.

Veamos cómo lo planteado se aplica en los siguientes mensajes del presidente de la República, Martín Vizcarra a través de su cuenta de twitter:

  • “Hoy, en Ilave, #Puno, un irresponsable conductor acabó con la vida de un valeroso miembro de nuestro que vigilaba el cumplimiento del Estado de Emergencia”. (Marzo 20, 2020)[1].
  • “Esta lucha nos compromete a todos. Con sacrificio, unidad y responsabilidad superaremos este desafío”. (Mayo 9, 2020)[2].

Y cómo se aplica en el siguiente mensaje de la Ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva:

  • “Las medidas concretas para salir del confinamiento, aprobadas por el Gobierno, trazarán la ruta del Perú hacia la nueva normalidad que el mundo ya está viviendo, y a la que debemos adaptarnos todos, Estado, población y empresas, con responsabilidad, civismo y solidaridad” (Mayo 4, 2020)[3].

En la primera semana de mayo, durante el debate sobre la necesidad o no de ampliar la cuarentena, se observó además en el WhatsApp circular un mensaje anónimo en el mismo sentido:

  • “¡NUESTRO PRESIDENTE SE HA DADO POR RENDIDO CON NOSOTROS! Y no porque "no haya tenido las agallas de luchar contra este virus letal e invisible", sino porque se cansó de ver cómo la irresponsabilidad de tantos peruanos no ha permitido el ansiado descenso de la curva…”.

Este discurso, además, se habría complementado con otra articulación discursiva promovida entre las medidas de gobierno y el valor del “esfuerzo”, asentado en el sentido común como positivo o apolítico (Errejon,2012). Una investigación realizada por el CELAG señala que “esfuerzo” y “responsabilidad” son asumidos como valores importantes por los sectores populares emergentes de Lima.   

Con esta articulación, se habrían construido la siguiente relación discursiva: Medidas del Gobierno = esfuerzo

Veamos lo señalado en el siguiente mensaje de la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Gloria Montenegro:

  • “#Ucayali | Desde el Gobierno, desplegamos esfuerzos para una atención oportuna en las regiones. La población tiene un rol fundamental para frenar el contagio. Momento de compromiso y solidaridad. @MimpPeru” (Mayo 15, 2020).

En la disputa por la hegemonía el uso de la comunicación masiva es clave porque es el espacio propicio (Barbero,2003) donde los actores políticos construyen sus discursos y pugnan para que las audiencias asuman el significado que le dan a los hechos. Es decir, por hegemonizar sus sentidos comunes. Las relaciones discursivas señaladas fueron difundidas en conferencias de prensa diarias realizadas por el presidente Martín Vizcarra, acompañado de su gabinete ministerial, en horarios de almuerzo, transmitidas en vivo por los medios masivos de comunicación (radio y tv), redes sociales y luego reiterados por la prensa.

¿Tuvo éxito esta estrategia discursiva? las encuestas señalan que el respaldo al presidente Vizcarra subió al 87 % y que el 79 % desaprobó el comportamiento de sus compatriotas (Ipsos,2020). Se puede deducir que, el comportamiento desaprobado, se refería al hecho de no quedarse en casa. En relación a la conferencia de prensa, un 94 % de la población señaló estar de acuerdo con las conferencias de prensa (Ipsos, 2020), un 49 % indicó confiar mucho en la información difundida por la televisión, y un 78% prefirió informarse por la televisión (IEP,2020). En este sentido, para la difusión del discurso, no solo se evaluó el comportamiento frente al consumo de medios masivos sino la oportunidad y al emisor del mensaje, un emisor legitimado por su exitosa lucha contra la corrupción. Todo esto en tiempos de la videopolítica.

¿El incumplimiento de la cuarentena fue protagonizada por gente irresponsable? ¿Lo fáctico valida lo discursivo? No existen datos al respecto. Según el Informe sobre movilidad comunitaria Covid-19 de Google, los peruanos, en los primeros días de mayo, reducimos la movilidad en un 80 % en la asistencia a restaurantes, cafeterías, centros comerciales, en un 78 % la movilidad en transporte público, metro, autobús y tren; y en un 70% en parques, playas y jardines. Cabe resaltar que la movilidad hacia el trabajo, el comercio como para las transacciones bancarias se mantuvieron.

Los discursos políticos son interesantes no solo por la manera en que los diversos actores políticos los construyen, en un contexto de disputa por hegemonizar el sentido común, sino por los juegos discursivos que realizan para mantener la hegemonía. Además, permiten avanzar en un entendimiento de la comunicación como estrategia, una profesión que merece ser entendida en su complejidad. Ahí la motivación para este artículo.

Referencias bibliográficas:

BARBERO, M. (2003). De los medios a las mediaciones: Comunicación, cultura y hegemonía. Bogotá: Convenio Andrés Bello.

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (2019). Recuperado de https://www.celag.org/estudio-cualitativo-de-opinion-peru-valores-compartidos-sentidos-comunes-e-imaginarios-colectivos/

ERREJON, I. 2012, Junio 9. ¿Qué es la hegemonía? (Película "En el nombre del hijo"). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=4y8iexjiGUM&feature=emb_title

Google (2020). Mobility changes. Google. https://www.google.com/covid19/mobility/

IPSOS (2020). Opinión Data. Estudio de opinión. IPSOS. https://www.ipsos.com/es-pe/opinion-data-18-de-marzo-del-2020

IPSOS (2020). Opinión Data. Estudio de opinión. IPSOS. Informe de Resultados. Opinión Data – Abril. IPSOS. https://www.ipsos.com/es-pe/opinion-data-abril-2020

Instituto de Estudios Peruanos (2020). IEP Informe de Opinión –Abril 2020. IEP. https://iep.org.pe/noticias/encuesta-de-opinion-abril-2020/

LACLAU, E. y MOUFFE CH.  (1987). Hegemonía y Estrategia Socialista. Hacia una radicalización de la democracia. Madrid: Ediciones Siglo XXI.

MOUFFE, C. (2007). Entorno a lo Político. Bueno Aires: Fondo de Cultura Económica.

***

[1] Vizcarra, M. (2020, marzo 20). Recuperado de https://twitter.com/MartinVizcarraC

[2] Vizcarra, M. (2020, mayo 9). Recuperado de https://twitter.com/MartinVizcarraC

[3] Alva, M. (2020, mayo, 4). Recuperado de https://twitter.com/ToniAlvaL