Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Mujer estuvo enmarrocada con su bebé durante 36 horas en el terminal de Juliaca ​​​​​​​

Foto: Koropuno Noticias

Miluska Pizarro

En horas de la mañana de hoy 18 de noviembre se conoció que una humilde madre identificada como Emilia Mamani Coaquira de 41 años de edad, desde el pasado lunes, junto a su bebé de un año se encontraba enmarrocada en una de las sillas del terminal terrestre de Juliaca, donde funciona la Comisaria Sectorial.

Hechos

Emilia Mamani narró que los hechos ocurrieron el día lunes 16 de noviembre, siendo víctima de violencia física y psicológica por parte de su ex conviviente, Segundino Huayapa Hancco de 60 años, quien le habría golpeado con un chicote e insultado.

Declaró que su ex pareja además se autolesionó con una piedra, para luego pedir ayuda a las personas del lugar indicando que fue atacado.

Según el parte policial, ambos se agredieron y al estar en flagrancia por hechos de violencia familiar, se procedió con la detención de Segundino Huayapa y Emilia Mamani. Este hecho habría sido comunicado al fiscal de turno de la Segunda Fiscalía Provincial de San Román, Ernesto Rojas Cayllahua, quien dispuso que sean conducidos al Instituto de Medicina Legal para el examen físico y psicológico.

Defensoría del Pueblo

En comunicación con Noticias SER, Nivardo Enriquez Barriales, jefe del Módulo Defensorial de Juliaca, indicó que se constituyó hasta el terminal terrestre de Juliaca donde se encuentra la dependencia policial, para conocer los hechos y circunstancias; asimismo alertaron del caso al Centro de Emergencia de Mujer, que también llegó al lugar para brindar asistencia legal.

“Es un caso de violencia familiar, donde hubo agresión mutua, pero no podían tener a una madre enmarrocada en esas condiciones, más aún con un bebé en brazos que necesita atenciones. Nos estamos comunicando con el jefe de la comisaría para que en forma documentada nos informe sobre el caso, de acuerdo a ello se determinará si se incurrió en algún delito como el abuso de autoridad”, dijo Enríquez Barriales.

Detalló, que existen protocolos entre las comisarías y los CEM, que no se habría seguido al momento de tomar el caso.

“Una vez tomado la denuncia de violencia familiar, la comisaría inmediatamente debe poner en conocimiento al CEM para que brinde la asistencia legal, al parecer no se habría seguido este proceso”, puntualizó.

Después de rendir su manifestación vía telefónica a un fiscal, recién fue puesta en libertad. Trascendió que Emilia Mamani, es madre de 8 menores de edad y tiene medidas de protección, a las que Huayapa Hancco no cumple.

Vulneración de derecho

Para la abogada Jhoseli Ramos Quenta, se vulneraron los derechos del menor y se habría incurrido en una negligencia en el proceso de detención.

“No es posible que una madre con un hijo en brazos se encuentre tantos días enmarrocada, esto es una situación muy delicada porque se está vulnerando los derechos del menor ya que está contemplando en la Constitución Política del Perú donde protege principalmente a la madre, al niño, al adulto mayor y a las personas con discapacidad, también hablamos del principio del interés superior del niño, que es de carácter internacional porque diversos tratados reconocen el derecho de los niños a desarrollarse en un ambiente de tranquilidad y al colocar a un niño en esas condiciones, definitivamente se está vulnerando sus derechos”, resaltó.

Asimismo, sostuvo que se podría presumir una detención ilegal ya que no se habría respetado el proceso adecuado. 

“Al margen de como haya ocurrido las cosas, la policía cuando toma conocimiento de algún hecho de violencia familiar debe poner en conocimiento al fiscal de turno quien debe constituirse lo más pronto posible para ver la situación jurídica, además dispone de que se realice diligencias como la toma de declaraciones, recojo de evidencias en el lugar de los hechos, verificaciones domiciliarias y mandan oficios a medicina legal para las evaluaciones; todo esto tiene un plazo”, indicó.