Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Mujeres puneñas esperan que se cumpla la Ley de las Trabajadoras y Trabajadores del Hogar

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Miluska Pizarro

El día miércoles, el presidente Martín Vizcarra, promulgó la Ley 31047, Ley de las Trabajadoras y Trabajadores del Hogar, la misma que tiene como finalidad mejorar las condiciones laborales, garantizando derechos fundamentales a dicho sector. Noticias SER, recogió reacciones en Puno en torno a esta importante medida  de diversas lideresas puneñas, y del decano del Colegio de Sociólogos:

Rosa Cachi Sacari, integrante de la Federación Regional de Mujeres Wiñay Warmi

“Como extrabajadora del hogar saludo esta ley, que es justa e importante por los años que se ha luchado junto a otras hermanas. Las que desempeñamos alguna vez esta labor sabemos todas las peripecias que hemos vivido, explotadas por años todo por un futuro mejor. Yo trabajé desde mi niñez sin beneficio alguno, dentro de nosotras está una historia triste. Una gran parte emigra del campo a la ciudad para trabajar en los hogares, esclavizadas por más de 12 horas cumpliendo diversas labores; otras están por la trata de personas. Ahora con esta ley, su trabajo será respetado y amparado. Las instituciones y los gobiernos locales tienen la responsabilidad de difundir y velar por su cumplimiento”.

Diana Pasaca Apaza, representante de la Red de Mujeres Interamericana de la región Puno

“Es un gran avance, he podido hablar con Leddy Mozombite, la dirigenta nacional, que está luchando toda su vida por ello. Es un sector tan vulnerable, sobre todo porque son provincianas, mujeres en su gran mayoría que se dedican a estas labores. Medio millón de peruanos en este trabajo, 96% mujeres. No les pagan a tiempo, las botan cuando quieren, sin horarios de trabajo, manteniéndose la esclavitud en pleno siglo XXI, porque además hasta el término "servidumbre" es peyorativo. Todavía hay mucho por caminar, y nosotros siempre respaldaremos estas luchas”.

Maritza Mendoza Canaza, representante del Movimiento Manuela Ramos

Como organización es un logro más para los derechos, si bien hay varones trabajando en este sector, no obstante, en su mayoría son mujeres. Este trabajo ha sido discriminado, incluso ha sido motivo para que se cometan otros delitos contra mujeres, y no había leyes que las protegieran. Se saluda esta Ley de las Trabajadoras y Trabajadores del Hogar, servirá para prevenir y eliminar toda forma de discriminación en las condiciones de trabajo y empleo. Primeramente, se debe reglamentar esta nueva ley en el plazo de 90 días, para luego implementarla. Por su parte, las instituciones, ONG, medios de comunicación tienen la labor de difundirla para que las mujeres que están trabajando bajo condiciones nada favorables conozcan sus derechos establecidos en esta disposición. Muchas de ellas, son del sector rural que migraron a las ciudades de Puno, Juliaca, Arequipa, Lima. A Manuela Ramos, han llegado mujeres denunciadas por robo, simplemente por reclamar un pago a sus empleadores, no se tiene una remuneración digna algunas trabajan por 100 soles”.

Rocío Gloria Espinoza Alave, Socióloga y activista social

“Después de tanto tiempo, a través de luchas, se puede celebrar un hecho, reflejado en un proyecto de ley para las trabajadoras del hogar. Lo que es más importante, se podrá laborar 8 horas diarias, hecho que no se realizaba antes, cuando las trabajadoras del hogar tenían que laborar a tiempo completo, el famoso “cama adentro” que significaba trabajar o atender por más de 8 horas a sus empleadores.  Ahora, las trabajadoras del hogar podrán compartir con sus hijos, tener facilidades para pasar más tiempo en familia, acceder a la educación, entre otras oportunidades. Sin embargo, queda la preocupación de si los empleadores se ajustaran a lo que especifica la ley. Tal vez opten por contratarlas una sola vez a la semana o en el peor de los casos cada 15 días”.

***

Gustavo Medina Vilca, Decano del Colegio de Sociólogos

“Se convierte en un hito importante a favor del logro de derechos de los trabajadores, en especial de las trabajadoras del hogar. Este sector laboral históricamente ha estado abandonado, no ha sido reconocido como un trabajo que dignifica a la persona. Esperamos que el Ministerio de Trabajo vele por el cumplimiento de esta ley, que protege y otorga beneficios a las trabajadoras del hogar. Por otro lado, la mayoría aún se mantendrá en la informalidad; es decir, no todos se van a beneficiar inmediatamente porque algunos empleadores no van a estar dispuestos a cumplir y otros pondrán sus condiciones fuera del marco normativo. En la región Puno, nunca se ha considerado este trabajo como un sector que aporte a la dinámica económica; muchas de las que se desempeñan como trabajadoras del hogar tienen un vínculo de afinidad y esto conlleva también a la informalidad”.