Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Organizaciones de Puno anuncian jornada de protesta contra el gobierno del presidente Vizcarra

La huelga indefinida que acata la provincia de Islay desde el 15 de julio, en rechazo a la licencia que diera el ejecutivo nacional para el inicio de la construcción del proyecto minero Tía María, no sólo ha despertado la solidaridad de los pueblos del sur, sino también la intención de las regiones vecinas de exigir solución a los problemas que las aquejan.

Con tal fin y previo a las celebraciones de Fiestas Patrias, se anuncia una jornada de protesta en contra del gobierno del presidente Vizcarra, en las regiones de Moquegua, Apurímac, Cusco, Tacna y Puno para los días 24 y 25 de julio.

En el caso de Puno las demandas están centradas principalmente en dos conflictos socioambientales: la contaminación de la Cuenca del río Llallimayo, donde el 22 de julio se iniciará una huelga indefinida en varios distritos de la provincia de Melgar; y la  contaminación de la cuenca del Coata, que afecta a los distritos de Coata, Capachica, Huata, Juliaca y Caracoto.

Otro de los pedidos es la revisión del contrato de concesión del agua en la represa de Bamputañe que beneficia a la región Arequipa. El representante de las comunidades afectadas por la minería, Pablo Salas Charca, señaló que participarán de la jornada de lucha.

Por su parte el gobernador regional de Puno, Walter Aduviri Calisaya mostró su solidaridad con Islay. “Alan García autorizó el proyecto Santa Ana de manera ilegal, lo mismo pasa hoy en Tía María: algunos funcionarios no aprenden de los antecedentes que tenemos en el país…es cierto que los recursos naturales generan ingresos como el canon, pero las empresas mineras nos dan una limosna, que no generan el desarrollo del país”, concluyó la máxima autoridad de la región en un claro rechazo a la decisión del gobierno nacional.

paro