Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Puneños exigen que exploración de litio y uranio se haga con respeto al medio ambiente y a los DDHH

Foto: Pachamamaradio

Tras las declaraciones del presidente y gerente general, Alex Klenman de la empresa canadiense Azincourt Energy Corp, sobre el interés de exploración de uranio y litio, en las provincias de Carabaya y San Antonio de Putina; autoridades y representantes de la socidad civil puneña plantean que estas exploraciones y posibles futuras explotaciones se realicen de manera responsable.

El alcalde de la Municipalidad de Carabaya, Edward Rodríguez, señaló que la provincia tiene un gran potencial en ganadería, agricultura y minerales, por ello las empresas interesadas en realizar exploraciones mineras deben ser responsables y conscientes, “tienen que tener las reglas del juego claras: primero licencia social, segundo cuidado del medio ambiente, considerando que el cambio climático ha originado escasez del recurso vital”, indicó. En otro momento, añadió también que la próxima autoridad municipal tiene una gran tarea de fiscalización “la minería contribuye al desarrollo, sin inversión no hay desarrollo pero tiene que ser responsable”.

Por su parte, Francisco Fuentes Ruiz, del Colegio de Ingenieros, explicó que la empresa debe realizar un estudio de impacto ambiental responsable, pues el litio y el uranio son metales radiactivos, “la población como ente fiscalizador, tiene que conocer su plan de  minado. La minería no es mala, al contrario, siendo la mayor fuente de ingresos al Estado peruano contribuye al desarrollo, pero existen empresas que irresponsablemente ocasionan grandes daños al medio ambiente y queremos que eso no suceda en Puno”, mencionó.

Finalmente el representante del Defensor del Pueblo en Puno, Jacinto Ticona, dijo que para evitar futuros conflictos sociales, el Estado a través de los organismos que autorizan y fiscalizan, tiene que poner su máximo esfuerzo para que la población del área de influencia directa no se vea afectada, mientras que la empresa debe cumplir con el principio básico de respeto a los derechos humanos.

 

DATO:

Vale mencionar que se trata de tres proyectos de uranio y litio localizados en la meseta de Picotani que comprenden una extensión de 7,400 hectáreas divididos en las concesiones de Lituania, Escalera y Condorlit.