Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Miembro del Colectivo Cusco contra la corrupción y de Jóvenes Iberoamericanos Cusco

Una FDTC dividida no defiende a nadie

¿Qué tan vigente está la Federación Departamental de Trabajadores del Cusco? Con cierto pesar y tristeza vemos que una organización gestada por grandes luchadores, pisotea la memoria de aquellos dirigentes asesinados por la dictadura, y se ha convertido en sinónimo de enquistamiento en el poder para satisfacer réditos personales, más allá de luchar por los intereses de nuestra región.

Recordemos que el 2017, se realiza un congreso en el que se frustraron las elecciones por discrepancias entre dirigentes sindicales de construcción civil y otros sindicatos, dando origen a la creación de dos facciones, la de Calla Chura y la de Edu Molinedo, iniciando así la división de la FDTC. Un intento por acabar con la fractura fue el Congreso de Unidad realizado el 15 y 16 de febrero del presente año, en el que debió elegirse una nueva dirigencia, sin embargo se generó un nuevo conflicto, porque por un lado el Magister Leonardo Chile Letona, dice haber sido elegido legítimamente, pero dicha elección fue cuestionada por anulación de 2 de las 3 listas que se presentaron. Esto dejo como única lista hábil a la liderada por Chile y Álvarez que según declaraciones de los dirigentes de las listas anuladas, representan el continuismo de una gestión que no ha trascendido, ni aportado al desarrollo de la región.

Por ello, se convocó a un segundo congreso con representantes de 36 sindicatos, realizándose una elección por consenso, con la participación de todos los secretarios generales de los sindicatos asistentes, siendo elegido German Santoyo Rojas, representante del Sindicato de Trabajadores Obreros Municipales del Cusco (SITRAOMUNC). Esta situación ha llevado a que ambas directivas vengan luchando por su reconocimiento ante el Ministerio del Trabajo y otras entidades pertinentes.

Pues bien, a los dos dirigentes que se proclaman secretarios de la FDTC (Leonardo Chile Letona y German Santoyo Rojas) habría que recordarles que el fin último de esta organización, es luchar por los derechos de los trabajadores y la defensa de los intereses de nuestra región, tarea en la que históricamente siempre ha estado en primera fila.

¿Cuál es el balance de la FDTC hacia el bicentenario desde la vuelta a la democracia? Dirigentes enquistados en sus cargos persiguiendo apetitos personales, y cobrando cupos para tal fin. Usando la organización como un trampolín electoral, y una pérdida de legitimidad, que se expresa en paros y marchas donde siempre vemos los mismos rostros, que develan como estas estructuras han terminado siendo cascarones vacíos y distantes de la ciudadanía.

Estamos ante una federación liderada por zombies, incapaces de dar batalla frente a las reformas laborales que buscan restringir derechos. ¿Cómo debiera ser entonces la lucha por los derechos en este contexto actual? Si los dirigentes de la FDTC no recoge las demandas de quienes se encuentran en el sector informal, o bajo régimen CAS o de servicios a terceros, en su mayoría jóvenes, pues se irán quedando más solos, buscando simplemente mantener y gozar de ciertos privilegios sindicales.  

Hace falta oxigenar las organizaciones con nuevos cuadros dirigenciales, dejar de lado el clientelismo y no enquistarse en el poder, tener apertura  a un diálogo consensuado con diferentes instituciones, organizaciones sociales. Mientras cada quien vaya por su lado, lamentablemente seguiremos en el divisionismo, sin norte, y quizá ante el fin de las organizaciones sindicales. Por ello es preciso la renovación de una organización como la FDTC, para que retome la senda de los tiempos en que su voz era  fundamental para los derechos de los trabajadores y para la defensa de los intereses de nuestra región.