Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Walter Aduviri ordena realizar fiscalización de la minería que contamina el Rio Ramis

La contaminación de las aguas de la Cuenca Ramis producto a la actividad de la minería informal e ilegal es un problema que no encuentra solución hasta el momento en la región de Puno, pese a las innumerables mesas técnicas y protestas de los últimos años.

Frente a la degradación de la calidad de vida de la población por el consumo de aguas contaminadas, y la afectación a la actividad agropecuaria en toda la cuenca que comprende los distritos de la zona norte de la región, como: Crucero, Potoni, San Antón, Asillo, Santiago de Pupuja, Arapa, Caminaca y otros, la ciudadanía exige la interdicción a la minería informal.

Ante una nueva serie de reclamos, el gobernador regional de Puno, Walter Aduviri Calisaya ordenó a la Dirección Regional de Energía y Minas (DREM) realizar las labores de fiscalización a las actividades mineras en Ananea, Pampa Blanca y zonas aledañas que están contaminando el río Ramis, afluente al Lago Titicaca.

El Sub Director de Asuntos Ambientales de la DREM Puno, Elisban Chambi Chahuara, sostuvo que identificarán el vertimiento directo de los metales pesados hacia el rio en mención, ocasionados principalmente por la minería informal que se realiza en la cabecera de la cuenca.

Chambi exhortó a otras entidades como la Fiscalía en Materia Ambiental, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental OEFA, la Autoridad Nacional del Agua - ANA a través de sus sub sedes en Puno, entre otras; a trabajar de manera conjunta a fin de obtener solución al problema socioambiental.

Cabe recordar que la cuenca del río Ramis, según un informe de monitoreo de la Dirección de Gestión de la Calidad de Recursos Hídricos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y la Administración Local de Agua (ALA), detalló que en los puntos elegidos, entre la zona de Crucero y la provincia de Azángaro, en la desembocadura al lago Titicaca, se identificó aluminio, arsénico, manganeso y hierro que causan serio impacto negativo sobre la cuenca alta del Ramis, considerada la zona de mayor influencia por ubicarse las irrigaciones de Crucero, Asillo y Azángaro.

Reacción

El consejero regional por la provincia de Azángaro, Pelayo Cuba Pérez, sostuvo que pasan los años y no se logra la remediación de la cuenca Ramis por indiferencia de las autoridades.

 “Urge la paralización de la minería formal, informal e ilegal por parte de la Dirección Regional de Energía y Minas, el Oefa, la ANA y el Ministerio de Energía y Minas, a la fecha el agua está discurriendo un lodo amarillento”.

“Las labores de fiscalización emprendidas no son la solución, debe desarrollarse la interdicción a la minería informal, posterior a ellos las acciones de remediación que están contempladas en decretos supremos desde hace años atrás”, concluyó el consejero Cuba.

Minería ilegal