Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogado peruano, ex Presidente Ejecutivo de DEVIDA, Director del Centro de Investigación Drogas y Derechos Humanos, CIDDH

Caza furtiva y tráfico de fibra de vicuñas

Durante años la existencia de la vicuña ha sido amenazada por cazadores furtivos en busca de su valiosa fibra. Un viejo problema que es de absoluta relevancia para las más de 300 comunidades que se dedican a la crianza de camélidos sudamericanos, en más de ocho regiones andinas del Perú. La existencia de procedimientos ancestrales como el chaku que incluye captura y esquile, así como el establecimiento de los cercos, práctica de carácter sagrado que tenían los Incas, y que cada dos años debe producir 200 gramos por animal.

A través de diversos ciclos de riesgo, repoblamiento y recuperación de la especie[1], producidos en los últimos años, a partir de la creación de la Reserva Natural de Pampa Galeras con una extensión de 6,500 hás, donde existen 4,000 ejemplares de vicuña, y la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca en Arequipa, con 12,000 ejemplares. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), existen entre 400,000 y 500,00 de vicuñas en el mundo que producen 9 toneladas anuales de fibra, de las que el Perú da cuenta de 200,000 ejemplares, con una producción estimada de 3.5 tm de fibra al año, lo que representa el 88% de producción mundial, seguido por Bolivia y Argentina.

Se trata de una de las lanas más finas del mundo que existe en eco regiones alto andinas por la calidad de finura de la fibra, entre 12 y 14 micrones de diámetro. Existen diversos intentos estatales para proteger el recurso en la región andina. Su inclusión en la Lista de Especies de Menor Importancia, y la débil implementación de la Convención para la Conservación y Manejo de la Vicuña de 1979 en el ámbito andino, hacen necesaria una mayor cooperación y procedimientos estandarizados entre países.

La caza furtiva es un fenómeno criminal que viene creciendo a distintos niveles, y ocurre en todas las regiones donde se cría este camélido sudamericano en el Perú y otros países sudamericanos, y tiene severas consecuencias en las economías campesinas.

Impacto de Caza Furtiva de Vicuñas[2]

alpacas

Detrás de este delito, se presume la existencia de una compleja red de acopio, transformación y comercialización, absolutamente desconocida por las autoridades peruanas, que alimenta un mercado ilegal internacional. Se trata de una práctica indiscriminada, que obedece a la demanda comercial de este producto y que suele realizarse en las temporadas previas y posteriores al período de esquila oficial. La asimetría de los precios que se pagan en las distintas fases del mercado legal e ilegal, desde la fibra hasta su transformación en productos de vestir, promueven este delito, como ocurre con el oro, la madera o las drogas. Lo cazado es mayor a lo incautado.

Algunas características del mercado actual que es importante conocer: el 2014 el Perú exportó 10 toneladas de fibra, que son por lo general captadas por empresas intermediarias que se benefician en desmedro de las comunidades. El mercado internacional de origen ilegal, tiene como destino final China, y como espacio intermedio a Bolivia y Argentina. Solo en Ayacucho donde existen 60,000 cabezas, se sabe de 150 vicuñas muertas el 2017[3], sobre todo en las provincias del sur de Ayacucho.

Las dificultades de los procedimientos legales y/o administrativos existentes para identificar la procedencia de la fibra favorecen el mercado ilegal. Existen muchos antecedentes de hechos delictivos ocurridos en Chile, Perú y Bolivia, desde el 2015 en adelante y en el Perú, en Ayacucho[4], Arequipa[5] (20,000 vicuñas) así como en las otras regiones productoras. Se hace urgente la actualización de legislación para favorecer la supervisión, fiscalización, trazabilidad de la fibra a lo largo de toda la cadena.

Por otro lado, la debilidad del sistema normativo, a nivel administrativo y criminal, para identificar los responsables, tanto en la PNP, en MINAGRI/MINAM y las Direcciones Regionales de Agricultura, Aduanas, y en la Fiscalía Especializada en Materia ambiental, para procesarlos y sancionarlos. Existe un evidente problema de falta de recursos técnicos y logísticos, además de las dificultades geográficas y limitaciones logísticas. Por ello, es necesario el desarrollo de capacidades técnicas en las poblaciones de donde proviene la fibra: individuos, comunidades, asociaciones: desde la época de la Sociedad Nacional de Criadores, hasta la fecha, son 150,000 familias, de forma directa y 500,000 familias de forma indirecta a nivel nacional, pero existe una capacidad no aprovechada por parte de las propias 331 de las 635 comunidades donde habita la vicuña dentro de su territorio.

Vicuñas

 

[1/2] http://infoalpacas.com.pe/wp-content/uploads/2017/01/caza_furtiva.pdf

[3] https://elcomercio.pe/peru/ayacucho/ayacucho-150-vicunas-asesinadas-cazadores-furtivos-noticia-475579

[4] https://www.jornada.com.pe/regional/11301-cazadores-furtivos-matan-alrededor-de-60-vicunas

[5] https://diariocorreo.pe/edicion/arequipa/cazadores-furtivos-despellejan-34-vicunas-822508/