Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Consecuencias inesperadas de la Ley 30305

En marzo del 2015 se promulgó la Ley 30305, «Ley de reforma de la Constitución Política del Perú sobre denominación y no reelección inmediata de autoridades de los gobiernos regionales y de los alcaldes». Debido a esta norma ningún gobernador regional, alcalde provincial ni distrital podrá postular a una posible reelección a partir de las elecciones de octubre del presente año. Una ley más que nace por una demanda coyuntural de la población y un oportunismo populista de los congresistas frente a los sonados casos de corrupción de los gobernadores regionales de Ancash, Pasco, entre otros. El fundamento de esta ley es la «presunción» que una autoridad quiere perpetuarse en el cargo para seguir cometiendo actos de corrupción; cuando en realidad estudios como el del Instituto de Estudios Peruanos, demostraron que en el país la tasa de reelección inmediata es baja: En las elecciones regionales y municipales del 2014 se reeligieron el 16% de gobernadores regionales, el 10% de alcaldes provinciales y el 17% de alcaldes distritales.

Esta ley, rechazada mayoritariamente por los gobernadores y alcaldes vigentes, ha generado que muchos de ellos «exploren» otros horizontes electorales fuera de su jurisdicción o promuevan con ímpetu (y recursos) la precandidatura de un familiar o persona de confianza. Entonces, se puede afirmar que uno de los primeros efectos de la Ley 30305 es la movilización de autoridades-candidatos que motivados o «forzados» redefinen su proyecto político hacia otro distrito electoral. En la selva central la situación no es distinta pues ya se observan casos de precandidaturas que como fichas de ajedrez se mueven en el tablero pretendiendo ubicarse en la mejor posición para su futura postulación. A saber:

En la selva de Pasco existen tres casos más notorios; uno, del alcalde provincial de Oxapampa Pedro Ubaldo Polinar, quien el pasado 7 de abril, tal como lo dispone el Jurado Nacional de Elecciones en la Resolución 0080-2018-JNE, renunció al cargo edil para postular al Gobierno Regional de Pasco; los otros casos son de Jhonny Inga Aucapiña actual alcalde distrital de Villa Rica y de Alfredo Raymundo Justiniano, alcalde distrital de Huancabamba, que abiertamente se declararon precandidatos a la alcaldía provincial de Oxapampa.

En Junín, por el lado de Satipo se vocea la posible precandidatura para la Municipalidad Provincial de Satipo del alcalde distrital de Pangoa Pedro Castañeda Vela. En la provincia de Chanchamayo el número aumenta, por ejemplo; los alcaldes distritales de Vitoc y de San Luis de Shuaro, Manuel Martel Macassi y Juan Pariona Navarro respectivamente, pretenden ser elegidos como la primera autoridad edil de la provincia de Chanchamayo. Con aspiraciones más altas, el alcalde distrital de Pichanaqui Zósimo Cárdenas Muje, quien también renunció a su cargo la primera semana de abril, postulará al gobierno regional de Junín. Pero los siguientes casos sí son singulares en la selva central: Al parecer, sin expectativas políticas en Chanchamayo, el actual alcalde distrital de San Ramón Juan Ludeña Orihuela se proclamó precandidato a la alcaldía provincial de Oxapampa (cambiando por completo de jurisdicción provincial y departamental) por el partido nacional Fuerza Popular. Asimismo es particular la situación del alcalde distrital de Perené Hermenegildo Navarro Castro, quien asumió este puesto cuando al alcalde titular Guzmán Marrufo se le dictó prisión preventiva por presuntos actos de corrupción, y que según la normativa electoral, Navarro no tiene ningún impedimento en postular al sillón municipal que ocupa ya que en el 2014 no postuló a esa alcaldía por lo que no le corresponde la figura de reelección inmediata.

Estas autoridades-candidatos tendrán que afrontar dos dificultades al cambiar de jurisdicción en las Elecciones Regionales y Municipales 2018, en primera lugar el desconocimiento de su figura política en el nuevo escenario electoral al que se han desplazado y, segundo, el desgaste político normal cuando se asume un cargo ejecutivo en los gobiernos subnacionales ya que arrastran consigo denuncias, promesas no cumplidas y críticas de varios sectores. Así pues, será muy interesante ver la estrategia de sus campañas electorales durante los próximos meses.