Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Incertidumbre en Espinar y la apuesta prominera del ex Primer Ministro Cateriano

Foto: @Ñawpay-Noticias

Wilson Chilo L.

Siendo la inversión minera una política importante para sucesivos gobierno, rara vez se pone en discusión; ni los 20 días de la huelga indefinida en Espinar han logrado colocar a la minería en la agenda pública. La situación de la provincia cusqueña entra a un momento de incertidumbre, sin gabinete ministerial, y sin claridad sobre los pasos para solucionar el conflicto social; mientras tanto, la empresa minera Glencore Antapaccay no quiere ceder al pedido del bono de mil soles que exige la población.

A inicios de semana y todavía con Pedro Cateriano a la cabeza, el Ejecutivo convocó a una mesa de diálogo para el viernes 7 de agosto, con la condición de suspender la huelga indefinida; la respuesta de las organizaciones sociales no se hizo esperar, mediante un pronunciamiento en el que emplazaron al gobierno a instalar la Mesa de Diálogo en un máximo de 72 horas.

El pronunciamiento del pueblo k’ana enfatizó, que el gobierno ya conoce la plataforma de pedidos de Espinar y esperan un diálogo para tener resultados concretos. Frente a la condición planteada de suspender la huelga, las organizaciones espinareses ratificaron la movilización y los cacerolazos como medios de protesta, por ello hasta el día de ayer han continuado los bloqueos al corredor minero y las marchas en la ciudad de Yauri.

Otro aspecto, que no debe pasar desapercibido es la violación de derechos humanos a los ciudadanos espinarenses por parte de la Policía Nacional del Perú, el uso de armas de fuego, torturas y la desaparición de un joven de 15 años, estos hechos que han sido denunciados por la población están quedando impunes, que manifiesta que todavía no hay ninguna investigación y que la indiferencia del Ministerio Público sobre este tema, es recurrente de parte de la Fiscalía de Espinar.

Esta torpe política de “diálogo” y la criminalización de la protesta social ahora es entendida o tiene justificación a partir de la orientación que expuso el ex Primer Ministro, Pedro Cateriano; sus anuncios para fortalecer la inversión minera, a través de “mejoras en el marco regulatorio”, tenía como única finalidad agilizar los proyectos mineros. 

La apuesta prominera del gobierno

Al respecto, el Economista José De Echave, ex vice ministro de ambiente ha referido que “el gobierno ha asumido el discurso de la CONFIEP y la Sociedad Nacional de la Minería” y lo que se viene es “una ola de desregulación” en material social y ambiental, la flexibilización de muchas normas, “en una orientación que busca acelerar los procesos de aprobación de los proyectos y debilitar los mecanismos de control, regulación y algunos mecanismos de participación ciudadana, como es el caso de la consulta previa, libre e informada”, indica el especialista.

Otro aspecto que ha generado cuestionamientos al discurso de Pedro Cateriano, es que la minería es el motor de la economía peruana y que estanos bendecidos por tener minerales en nuestro territorio; para José De Echave, con estas afirmaciones se niega que el Perú es un país megadiverso, y que, por esa razón, debería tener una matriz productiva diversificada, amigable con la naturaleza, respetuosa de los derechos de las personas.

“En esa lógica, por supuesto, las actividades extractivas pueden tener un espacio, pero con controles, regulación, con fiscalización, diciendo donde sí debería haber minería y donde no, protegiendo las fuentes de agua, protegiendo las otras actividades económicas importantes que hay en la zona donde se implanta la minería, como la agricultura, ganadería”, enfatiza José De Echave.

Para el especialista, lo que está faltando impulsar y es una gran ausencia en los últimos gobiernos, es una política de equilibrios, apostar que el Perú tenga matriz productiva diversificada y no convertirnos en un país mono productor de materia prima, minerales, aferrándonos a esa visión, nos hace más vulnerables, cuando los metales están con buenos precios se celebra; pero con precios bajos el país entra en problemas.