Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Las contradicciones del Ejecutivo sobre el Santuario de La Hoyada de Ayacucho

Foto: Andina

Harold Moreno Luna

Ante las voces de protesta por el recorte que sufriría el terreno destinado al Santuario de la Memoria “La Hoyada” en Huamanga, Ayacucho, debido a la transferencia de un terreno -que se superpone con este- al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) para ampliar el aeropuerto de Ayacucho, la Comisión Multisectorial de Alto Nivel (CMAN) afirmó a Noticias SER que ha conversado con dicho portafolio y que existe “voluntad expresa de todas las partes” para que no se afecte el Santuario.

Sin embargo, el MTC aún no aclara qué medidas tomará para garantizar ello. Además, el origen del problema —la aplicación de un decreto legislativo por parte de la Superintendencia de Bienes Estatales, SBN— desluce las acciones del Estado para garantizar el cumplimiento del Plan Integral de Reparaciones, en lo relacionado a la recuperación a la memoria histórica.

La presidenta de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep), Adelina García, lamentó esta semana que, a su larga lucha por la memoria y contra traficantes de terrenos, ahora deban lidiar con el MTC por la ampliación del aeropuerto y su posible afectación al proyecto del Santuario. “¿Cómo es posible este negacionismo de parte del Estado?”, cuestionó.

¿Falta de información o negligencia?

Katherine Valenzuela, secretaria ejecutiva de la CMAN (entidad encargada del seguimiento de las reparaciones e involucrada directamente con el proyecto del Santuario de La Hoyada), afirmó que “es voluntad del Gobierno contar con este espacio de memoria”.

Sin embargo, indicó que la transferencia del terreno, solicitada por el MTC a la SBN en el marco del DL 1192 (que permite este tipo de acciones para obras de interés público), fue aprobada sin mayor trámite pues esta norma no exige hacer un cruce de información.

“Una vez tomado conocimiento, se ha establecido contacto con los sectores involucrados, y todos tienen ya esa información; con este cruce y coordinación (tienen) pleno conocimiento del Santuario, de su implicancia, de su interés, y contamos con la voluntad expresa de todas las partes para que no se afecte el Santuario de La Hoyada”

Valenzuela agregó que la resolución de la SBN que entrega el inmueble al MTC (la N°0531-2020/SBN-DGPE-SDDI) aún no ha sido formalizada con la inscripción de la transferencia ante registros públicos.

Una solución urgente

Si, efectivamente, la SBN aceptó transferir el terreno sin mayor cruce de información, cabe preguntarse ¿por qué el MTC solicitó un espacio que se superpone en 17,397 metros cuadrados con el terreno destinado a la construcción del Santuario de la Memoria de La Hoyada?

¿Puede el MTC afirmar que no sabía de dicho proyecto? ¿No es el MTC parte del Ejecutivo que, asegura, tiene por voluntad apoyar la construcción y cuidado de este espacio de memoria?

Según Valenzuela, el MTC debería informar las medidas que tomará a la brevedad. “Ahí están evaluando cuál va a ser el procedimiento y han quedado en informarnos. Existen a nivel funcional distintas ordenanzas y resoluciones ejecutivas regionales que ya consideran al área del Santuario de La Hoyada. (También) la normativa general, la Ley 28592 (Ley que crea el Plan Integral de Reparaciones), la misma Agenda Bicentenario y normativas regionales que existen para el Santuario.”

La funcionaria añadió que está en contacto con Anfasep y que se les ha informado que se está buscando una solución al tema.

Amnistía Internacional emitió un comunicado el miércoles expresando su preocupación por el posible recorte al terreno del Santuario. Activistas de derechos humanos han alzado también su voz de alerta. La Defensoría del Pueblo, en un comunicado publicado el lunes, advirtió de otra situación preocupante en el terreno: la acumulación de basura.

Una lucha que importa

Más de 100 cadáveres fueron hallados en el terreno aledaño al cuartel del Ejército “Domingo Ayarza”, conocido como Los Cabitos, cerca de la pista de aterrizaje del aeropuerto “Coronel FAP Alfredo Mendívil Duarte" de Ayacucho. Según familiares de víctimas de personas desaparecidas, podrían ser alrededor de 500. En la misma zona estuvo ubicado un horno construido con el propósito específico de quemar restos humanos.

En 2014, el Ministerio de Justicia entregó oficialmente los terrenos de La Hoyada al Gobierno Regional de Ayacucho para la construcción del Santuario. Antes, el predio de más de cuatro hectáreas estuvo en posesión del Ministerio de Agricultura y Riego.

“El Estado peruano no sólo reconoce las atrocidades cometidas en este lugar, por lo cual expreso las disculpas públicas; hoy, en nombre del gobierno, renovamos el compromiso de seguir trabajando y construyendo procesos para responder a las demandas de verdad, justicia y reparación, que permita resarcir las heridas y tener la seguridad de que estos hechos lamentables no vuelvan a suceder”, sostuvo el entonces ministro de Justicia, Daniel Figallo.

El año pasado se transfirieron 400 mil soles para la elaboración del expediente técnico, siendo la CMAN la encargada de velar por la ejecución del convenio en el que se enmarcó dicha transferencia, y durante el 2020 se conformó un comité de expertos para apoyar la implementación del Santuario.

Resulta, entonces, inexplicable la solicitud del MTC de un inmueble que incluye a este terreno.

Adelina García, presidenta de Anfasep, recordó que este proyecto es importante porque “hay mucho negacionismo. Desde 2005 que se ha encontrado el primer resto (…) nuestra lucha sigue”. En un video compartido en sus redes sociales, otras socias de Anfasep nos recuerdan por qué es necesario que se continúe con este proyecto.

En un país con más de 20,500 personas desaparecidas durante el periodo de violencia, por el terrorismo y por acciones del Estado, resulta incomprensible el “olvido” del MTC ante un proyecto emblemático para Ayacucho, para los familiares de las víctimas, y para el país a puertas del Bicentenario de la República.

Además, no es lo mismo que el MTC administre el predio y se limite a “garantizar” que no se afecte al Santuario, a que este siga siendo del Gobierno Regional de Ayacucho.  Por ello es urgente que el MTC aclare cómo va a solucionar esta transferencia aún no inscrita en registros públicos. Unas disculpas por su falta de “información” también se hacen más que necesarias.

NOTA

Noticias SER buscó comunicarse con el MTC para la elaboración del presente informe, pero no obtuvimos respuesta. Seguiremos insistiendo.

 

 

 

 

­