Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Los retos de la atención a las personas adultas mayores durante la pandemia

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Beatriz Marcela Mar Meza. Médico Geriatra* e integrante de la Mesa de Concertación sobre Personas Adultas Mayores.

La crisis sanitaria ocasionada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19), declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud debido a la magnitud de la diseminación en casi todo el mundo,  según cifras oficiales reporta más de cinco millones de casos y más de trescientos treinta mil fallecidos, mostrando que del 80 a 90% de los fallecimientos por esta enfermedad ocurre en la población mayor de 60 años¹. De las experiencias del brote de este virus en casi la totalidad de países en el mundo, se sabe que los casos severos y el riesgo de morir por COVID-19 aumenta según la progresión de la edad. Esta diferencia se hace evidente analizando la tasa de letalidad por COVID-19, la cual se informó en rangos de 1-3% en menores de 60 años, elevándose a 10 -27% en mayores de 85 años en la casuística norteamericana, llegando incluso a 52,3% en mayores de 80 años en la experiencia italiana. ²י³

Se postulan como posibles factores que han contribuido a que la población adulta mayor sea más susceptible de hacer casos severos y tenga las mayores tasas de mortalidad, a los cambios en el sistema inmunológico, a una mayor predisposición a un estado inflamatorio ocurrido por el avance de la edad y la mayor frecuencia de coexistencia de enfermedades como Hipertensión, Diabetes, Enfermedades Respiratorias Crónicas entre otras, que son factores de riesgo  para el peor pronóstico por esta infección. A esto se suman otras circunstancias como las dificultades para el aislamiento social de una población que en algunos casos es dependiente física, emocional y económicamente de otras personas, la presentación clínica atípica que dificulta o retrasa el diagnóstico oportuno, la saturación de los servicios sanitarios, la restricción de las personas adultas mayores por la edad al acceso a unidades de cuidados intensivos y los incontrolables brotes en casa de reposo.²יי

Perú, país mostrado al mundo en lo últimos años, como una economía emergente, cuenta con 32 millones de habitantes de los cuales el 12,4% son personas mayores de 60 años. Respecto a la situación socio sanitaria de las personas adultas mayores peruanas, según el reporte técnico de la situación del adulto mayor publicado en marzo de este año, con datos estimados para el último trimestre del año 2019⁶, y datos del censo nacional de población y vivienda llevado a cabo el año 2017, se reportan las siguientes preocupantes cifras:

-El 41,5% viven como miembro de un hogar, es decir con algún miembro de familia.

-En promedio el 38,4% viven solos siendo esta cifra mayor en el área rural.

-El 28.2% de adultos mayores son jefes de familia, es decir son el soporte económico de sus hogares.

-El 60,6% mantienen algún tipo de actividad laboral, siendo esta predominantemente en áreas de comercio, servicios y agricultura; actividades económicas no formales que generan sus ingresos en el día.

-Solo el 38% cuenta con pensión de jubilación, siendo esta en promedio s/. 586 ($180),   correspondiendo al 60% del ingreso mínimo vital, lo que significa que la persona adulta mayor necesita trabajar o depender económicamente del núcleo familiar.

-El 18,3% de la población adulta mayor peruana vive en situación de extrema pobreza.

-El 82,7% de mujeres y 73,6% de varones adultos mayores vive con enfermedades crónicas tales como hipertensión, diabetes, asma, enfermedades articulares, infecciones crónicas y un 50,9% tiene alguna forma de discapacidad.

-El 20,4% tiene malnutrición.

En los últimos 10 años fue aumentando progresivamente la cobertura pública de salud  y actualmente el 82,7% de la población adulta mayor cuenta con algún tipo de seguro de salud público (EsSalud, SIS, Seguros de salud de Fuerzas Armadas), sin embargo en el sistema de salud peruano aún se mantiene el enfoque de atención de urgencias y condiciones de salud agudas, dejando de lado, programas preventivos y la atención de condiciones crónicas, siendo estas las que principalmente afectan, discapacitan y deterioran la calidad de vida de la persona adulta mayor en Perú.  El desarrollo de servicios de Geriatría, es decir los servicios especializados en la atención de condiciones de salud propias de personas adultas mayores, en el Perú se inició hace aproximadamente 30 años sin una política nacional específica. Gracias a muchos esfuerzos personales a la fecha se ha logrado que 78 de los 10,922 establecimientos en Perú cuenten con algún tipo de servicio geriátrico, 44 pertenecen a instituciones privadas; siendo la mayoría de consulta ambulatoria,  y solo 13 cuentan con unidades de atención geriátrica hospitalaria, estando ubicados principalmente en Lima y una pocas ciudades, estando ausentes en la mayoría de provincias y áreas rurales de nuestro país.

Este es el contexto en el que la población adulta mayor peruana, viene enfrentando el desafío de la pandemia COVID 19, con más de 70 días de aislamiento social y teniendo las siguientes dificultades:

1) Todos los servicios de geriatría hospitalarios han sido convertidos en unidades de atención de pacientes con COVID -19 de cualquier edad: se ha suspendido la consulta externa, interrumpiendo las atenciones especializadas de condiciones crónicas en las personas mayores con el riesgo de descompensación de las mismas y aumento del riesgo de hospitalización y muerte por esta causa. Además, se desperdicia las competencias del especialista en geriatría en el manejo de pacientes multimórbidos, complejos con necesidad del enfoque multidisciplinario necesario para limitar las secuelas físicas y funcionales que causaría esta infección, así como su experiencia en el enfoque paliativista que hubiera resultado muy útil en estas circunstancias donde la toma de decisiones y la atención de condiciones de últimos días son el tipo de demanda predominante.

2) Brotes de infección en instituciones de cuidado de largo plazo llamadas en nuestro país como casas de reposo, haciendo evidente la informalidad y carencias con la que venían funcionando. A la fecha no se cuenta con un registro de casos y fallecidos por este virus en estos establecimientos, ni se conoce al organismo estatal que sería el responsable de monitorizar las condiciones de atención sanitaria y situación de las personas atendidas en estos establecimientos.

3) En la actual circunstancia de tener los servicios de salud colapsados, por la alta demanda de pacientes con casos severos de COVID-19 y escasos recursos sanitarios, se ha llegado a usar como único criterio la edad mayor de 60 años para restringir el acceso a unidades de cuidados intensivos y máquinas de ventilación mecánica, significando esto negarles su opción de vida.

4) Falta de espacios y medicamentos para la atención de las otras condiciones sanitarias no COVID, por el colapso sanitario referido y haber dirigido todos sus escasos recursos logísticos y profesionales a la atención de la pandemia.

Con todas estas circunstancias socioeconómicas y sanitarias, la población peruana adulta mayor, le hace frente a la pandemia COVID-19 y resulta ser hasta el momento el grupo poblacional  más golpeado; según el reporte epidemiológico del 24 de mayo del 2020,  a los 78 días del primer caso diagnosticado con este nuevo tipo de coronavirus, el número de personas adultas mayores diagnosticadas con COVID-19 es de 19,193.correspondientes al 16 % del número total de casos positivos del Perú que llega a 119,959 y el número de adultos mayores fallecidos es de 2,358 correspondiendo al 68,22%  del número  total de fallecidos; esta población muestra una tasa de letalidad  de 12.28%, cifra que es casi seis veces la tasa de letalidad global por coronavirus en Perú que es de 2.88%.¹º

Como país son muchas las dificultades y desafíos que han hecho más difícil el enfrentar esta pandemia y estos datos además nos muestran que son grandes los problemas socioeconómicos y sanitarios que traíamos de antes, y ahora más que nunca han expuesto a la población adulta mayor. Nos queda el reto de proteger el presente y el futuro de este importante grupo poblacional que quedará fuertemente golpeado por esta pandemia.

Atlantic Fellow for Global Brain Health Institute/UCSF – Departamento de Geriatria HCFAP – Academia Latinoamericana de Medicina de Adulto Mayor - Instituto Peruano de Neurociencias – Sociedad Peruana de Geriatria.

 

REFERENCIAS

1. - Mapa mundial del coronavirus. https://www.rtve.es/noticias/20200522/mapa-mundial-del-coronavirus/1998143.shtml

2. - Geriatric Syndromes and SARS-COV-2: More than just being old. I. Aprahamian1, M. Cesari. The Journal of Frailty & Aging. 2020.

3.-Centro de control y prevención de Enfermedades CDC. Reporte 22 de mayo 2020. https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/need-extra-precautions/older-adults.html

4. - The New Challenge of Geriatrics: Saving Frail Older people from the SARS-COV-2 pandemic infection. Gemelli against COVID-19 Geriatric Team. J Nutr Health Aging. 2020.

5.-Mayor vulnerabilidad y sintomatología atípica en pacientes mayores con COVID-19. Carla Nieto 4 de mayo de 2020. https://espanol.medscape.com/verarticulo/5905380.

6.- Situación de la Población Adulta Mayor. Reporte número. Instituto de Estadística e Informática. INEI

7.- Censo Nacional de Población y Vivienda 2017.  Instituto Nacional de Estadística e Informática. https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1539/libro.pdf

8.- Oficina Nacional de Normatización Provisional. ONP. Promedio de pensión de jubilación. https://www.onp.gob.pe/seccion/centro_de_documentos/Documentos/2979.pdf

9.- Indicadores Básicos de Salud 2016. Ministerio de Salud. https://www.dge.gob.pe/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=307&Itemid=155.

10.- Sala situacional COVID -19 Perú. MINSA.24/05/20. https://covid19.minsa.gob.pe/sala_situacional.asp