Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Piden mayor atención a poblaciones indígenas de Loreto para evitar propagación del Coronavirus

Foto: Aidesep

Ronald Ordóñez

Ayer, la Dirección Regional de Salud de Loreto informó dos casos de coronavirus en comunidades indígenas de San Lorenzo, provincia de Datem del Marañón. La noticia ha generado gran preocupación por las condiciones en las que viven las poblaciones indígenas y que podrían propiciar el incremento de contagios; instituciones como la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y la propia Defensoría del Pueblo han hecho un llamado a que se implementen medidas de protección especiales.

Olvido estatal

El antropólogo Alberto Chirif, comentó a Noticias SER que los pueblos indígenas de la selva son más vulnerables por las condiciones de alimentación que han decaído en los últimos años, además del agotamiento de recursos y contaminación por la presencia de actividades extractivas y dificultades de comunicación o información: “El problema en emergencia es el mismo problema cuando no hay emergencia. Hay una desatención grande por parte del Estado y hay una incapacidad por afrontar el tema en su especificidad, porque es evidente que para las condiciones en las que viven las comunidades indígenas, hay que diseñar estrategias que puedan adecuarse a esta realidad. Hay que pensar en medidas novedosas. No se puede pensar el tema de la salud y sanidad en las comunidades con el criterio que se piensa en las ciudades, ahí estamos perdidos”, dijo.

Por su parte, Carmen Chapiama, comunicadora de Loreto, integrante del Colectivo de Educación Comunitaria, mencionó que la pandemia ha mostrado una vez más las debilidades del sistema de salud en la región y en específico con las poblaciones indígenas, quienes tienen que hacer frente no solo al coronavirus, sino de manera paralela al dengue, influenza, malaria y leptospirosis: “Las comunidades están alejadas, el acceso es complicado y las condiciones de salud no son las adecuadas. Nuestras comunidades indígenas son la parte más vulnerable y el mayor temor es que el virus se propague tan rápido”, refirió. En el mismo sentido, acotó que, ante el incremento de casos en Loreto, se debe garantizar una atención especial: “El gobierno regional está tratando de hacer lo que puede, pero la pandemia nos ha encontrado con muchas debilidades. Vizcarra debe entender que en Loreto hay una situación particular, pero se nos está tratando como a todas las regiones, no nos dan el interés necesario, se requiere más logística, más pruebas, un trato diferente por la geografía, por las comunidades”, mencionó. 

Apu de Cuninico: “Si nosotros mismos no nos protegemos, va a ser muy complicado”.

En diálogo con nuestro medio, el Apu de Cuninico, Wadson Trujillo, confirmó las limitaciones en la atención de la salud comenzando por la falta de una posta médica implementada, considerando, además, que aparte de la atención al coronavirus, no pueden bajar la guardia ante otras enfermedades; de igual modo, criticó la ausencia de coordinación entre autoridades locales y dio cuenta que no se está ejecutando el patrullaje regular en las embarcaciones fluviales. Ante la crisis, dijo que han elaborado y socializado un plan con las comunidades cercanas, con quienes se encuentran en constante coordinación para fortalecer la vigilancia en sus territorios: “No se dejará ingresar a personas de otros lugares, así sean nuestros parientes. Nos hemos comunicado con nuestros familiares para que hagan lo posible de quedarse en la ciudad porque es más accesible para que acudan a un centro de salud. Entendemos que es muy complicado porque no cuentan con vivienda y están varados, por eso también nos hemos comunicado con la Gerencia de Asuntos Indígenas para que les brinden asistencia oportuna. Si nosotros mismos no nos protegemos, va a ser muy complicado”, informó.

La autoridad comunal también cuestionó que algunas familias en situación de vulnerabilidad no hayan recibido el bono económico del gobierno, a pesar de que no se benefician de ningún programa social, motivo por el cual, solicitó a las municipalidades que realicen un mejor trabajo de focalización y depuración.

Ante la ampliación de la cuarentena, el Apu expresó que una de las principales demandas de los pueblos indígenas es que se los incluya en las coordinaciones y toma de decisiones con las autoridades locales y regionales, por el conocimiento que tienen de la situación y las propuestas que trabajan desde las familias: “Tanto el presidente y el gobernador regional deberían trabajar y coordinar más con los sectores involucrados. Estamos hablando de una comisión multisectorial. Deben enfocarse en coordinar con las comunidades para que se pueda tener mayor vigilancia, con talleres, garantizando los alimentos y el agua potable. Queremos sentir que la DIRESA no nos está abandonando”, sugirió.

Acciones pendientes

La consejera regional de Loreto, Janet Reátegui, declaró a Noticias SER que en sesión de Consejo realizada el martes por la noche, se informó que las comunidades han dispuesto el cierre de sus fronteras, mientras que desde el gobierno regional y la Dirección Regional de Salud se está organizando un plan de contingencia que incluyen medidas para garantizar el aislamiento social y que la población indígena  pueda proveerse de servicios y tenga facilidades para abastecerse de alimentos: “En las propias comunidades se ha determinado que van a cerrar sus fronteras y es una buena medida. Lo mejor es el aislamiento”, señaló. En esta etapa será importante también la labor que puedan desempeñar los consejeros regionales y a decir de Reátegui, vienen teniendo una comunicación fluida, colaborando en las disposiciones gubernamentales: “Sería lamentable que el virus se propague en nuestros distritos o comunidades, se colapsaría el sistema. Acá en Iquitos estamos colapsando”, indicó.

Para Verónica Shibuya, abogada del Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP), han sido las propias comunidades indígenas y sus autoridades, quienes han dispuesto medidas para prevenir los contagios en sus territorios, justamente, por la histórica desatención estatal. Algunas otras medidas si se han coordinado con autoridades de salud, como el reporte de emergencias, pero en general, hay preocupación por situaciones que pese a la cuarentena continúan produciéndose, como la migración de personas a territorios comunales buscando protegerse y que el transporte fluvial no ha sido interrumpido en su totalidad, dado a que algunas empresas privadas continúan desplazando sus embarcaciones.

Además hizo mención a que prevalecen situaciones estructurales que ponen en riesgo la salud de las poblaciones. Precisamente, informó que hace unos días tuvo conocimiento de niños con síntomas de sarampión que no fueron atendidos porque la prioridad ahora son pacientes con Coronavirus, pese a que también se puede ocasionar un contagio masivo por sarampión: “Es alarmante porque no hay centros de salud en cada comunidad y si los hay, no están equipados. Las preocupaciones son muchas y que haya un infectado en una comunidad implicaría una catástrofe, recordemos que son personas en vulnerabilidad”, manifestó. Finalmente, agregó que es urgente trabajar en iniciativas coordinadas a favor de los pueblos indígenas: “Hemos hablado de establecer un Plan de Salud Intercultural con participación activa de los pueblos indígenas pero no se ha hecho hasta la fecha y aquellas iniciativas que se han logrado, quedaron en papel”, comentó.