Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿Por qué algunos hombres reaccionan agresivamente cuando son rechazados?

En las fotos: Carlos Hualpa (izquierda), Estein Cruz (derecha) y Luis Pazos (abajo). (Fuentes en el mismo orden: Andina, El Comercio, América TV – Marco Cotrina)

“Quiero separarme”, “No me gustas”, “Tengo novio”. Probablemente todos los hombres han sido rechazados alguna vez en su vida. Tal vez porque su pareja quiso separarse, porque le fueron infiel o porque le dijeron que no a una propuesta amorosa. Pero solo algunos de ellos reaccionaron agresivamente y mataron. ¿Por qué?

La razón más frecuente de agresión es el rechazo

Entre enero y abril del 2018 hubo 146 intentos de feminicidios en el Perú (103 fueron tentativas y 43 se  consumaron). Esto quiere decir que cada día intentan matar a 1.2 mujeres. En la mayoría de los casos (89%), el agresor es la pareja o ex pareja. ¿Cuál es el motivo de estas agresiones?

En la prensa se pueden encontrar titulares como “la mató porque se quería separar” o “la mató porque no quería volver con él”. Los casos más escuchados se originaron por algún tipo de separación o rechazo de la mujer hacia su agresor (VER CUADRO).

Algunos estudios han encontrado evidencia que el rechazo es el motivo más frecuente. Por ejemplo, en un estudio canadiense de 551 hombres que mataron a sus esposas, se identificó que el 45% de los asesinatos se produjeron como respuesta a la separación de la pareja. El 15% fue por sospecha de infidelidad (Crawford & Gartner).

Otro estudio nos dice que los hombres que mataron después de separarse, reportaron explícitamente que no podían lidiar con el rechazo de sus esposas ni con perder el control sobre ellas (Barnard et al).

Terminar la relación o amenazar con separarse, buscar refugio o huir del hogar, denunciar violencia o incluso, quedar embarazada (el futuro padre puede sentirse amenazado por creer que el nuevo bebé le “robará” el amor de su pareja). Estas son algunas de las situaciones que se pueden interpretar como rechazo por parte de la pareja.

Motivos de agresión en 7 casos de violencia a la mujer en Perú (de Febrero a Mayo 2018)

Rechazo

Fuentes: Diario Correo, La República, El Comercio, AméricaTV

El rechazo siempre duele

 “Quería que aprenda a ser humilde y que aprenda a respetar a los demás (…) solo quería quemarle su cara porque yo sé que ella sacaba provecho de su cara” – Carlos Hualpa (agresor de Eyvi Ágreda).

El caso de Carlos Hualpa es un claro ejemplo de una reacción violenta después de un rechazo. Ella no quería salir con él, él se quiso vengar y la quemó en un bus de transporte público.

Es difícil entender estos casos sin hablar de locura. Sin embargo, tratar a la agresión como si fuera una reacción solo de locos, nos aleja del problema social, y lo hace ajeno a la realidad “normal”,  incluso, lo hace excepcional. Y por ello, dificulta que se busquen soluciones.

Sentirse molesto después de ser rechazado es normal. Algunos expertos afirman que es común incluso sentir ganas de agredir (verbal o físicamente) pero frecuentemente controlamos esos impulsos. Lo que concluyen es que el rechazo causa tanta molestia porque va en contra de una necesidad básica del ser humano; ser aceptado.

De hecho, el dolor que se siente al ser rechazado es similar al dolor físico. Las áreas del cerebro que se activan al sufrir físicamente son las mismas que se activan cuando se vive una experiencia de rechazo. Por ello se puede decir que las personas están fisiológicamente programadas para buscar la aceptación de otros (esto es producto de una larga historia de evolución del ser humano, en la que pertenecer a un grupo era cuestión de vida o muerte; pues el ser humano no podía sobrevivir solo).

Frente a un rechazo, algunos se comportan mejor con la persona que los rechazó para ver si pueden recuperarla; o buscan el cariño en otra parte. Otros, la evitan y se dan por vencidos. En general, la agresión no es la única respuesta, ni siquiera la más frecuente, pero sí la que llega a ser noticia.

Si buscamos ser aceptados, ¿por qué hombres como Carlos Hualpa reaccionan violentamente si al hacerlo perderán la oportunidad de estar con la mujer que los rechazó e incluso con cualquier otra mujer? ¿Por qué arriesgan su libertad y reputación al cometer un delito, en vez de “simplemente” olvidarla?

 

El machismo en modo automático

Algunos estudios han demostrado que las capacidades cognitivas de una persona disminuyen en una situación de rechazo. No analizan bien la situación en la que están, no consideran cuidadosamente qué opciones tienen y pierden la capacidad para controlarse a sí mismos. Como resultado, actúan sobre la base de sus impulsos.

Se han encontrado algunos factores de personalidad y características generales que pueden predecir cuándo estos impulsos llevarán al rechazado a reaccionar agresivamente.

  1. CUANDO PERCIBE INJUSTICIA: Si piensa que el rechazo fue injusto o injustificable, sentirá cólera y la agresión será más probable.
  2. CUANDO SIENTE CELOS: Los celos suelen ser el origen de la cólera y pueden llevar a la agresión. Se ha encontrado que los hombres celosos suelen tener más relaciones abusivas que los que no son celosos.
  3. CUANDO DETECTA INTENCIONES NEGATIVAS: Si siente que su pareja –o mujer con la que quiere estar- lo ha rechazado o herido intencionalmente, es más probable que responda con agresión.
  4. CUANDO SIENTE MIEDO DE SER ABANDONADO: Si se preocupa mucho por ser abandonado, será más sensible a cualquier señal de rechazo; verá situaciones inocentes como posibles amenazas a su relación y exagerará su reacción si es rechazado. Se ha encontrado que los hombres violentos suelen tener más miedo a ser abandonados que los no violentos.

 

Detrás de estos factores se podría esconder el machismo. Si un hombre percibe injusto que una mujer no quiera salir con él; si siente que su pareja es su propiedad y no debe hablar con ningún hombre; si piensa que la función de su esposa es servirle siempre. Entonces, también va a ser más probable que ese hombre reaccione agresivamente cuando no cumplan con sus expectativas.

Pero el machismo se aprende. La subordinación de la mujer se aprende. Entonces, ¿pueden los niños aprender a aceptar el rechazo de una mujer?

 

Referencias:

  • Barnard, G. W.,  Vera, H., Vera, M. I., & Newman, G.  (1982). Till death do us part: A  study of spouse murder. Bulletin  of the American Academy  of Psychiatry and the Law, 10, 271-280.
  • Crawford, M., & Gartner, R. (1992). Women killing: Intimate femicide in Ontario, 1974-1990. Toronto: Women We Honour Action Committee.
  • Leary, M. R., Twenge, J. M., & Quinlivan, E. (2006). Interpersonal rejection as a determinant of anger and aggression. Personality and Social Psychology Review, 10(2), 111-132. DOI: http://dx.doi.org/10.1207/s15327957pspr1002_2
  • Smart Richman, L., & Leary, M. R. (2009). Reactions to discrimination, stigmatization, ostracism, and other forms of interpersonal rejection: A multimotive model. Psychological Review, 116(2), 365-383. DOI: http://dx.doi.org/10.1037/a0015250
  • Declaraciones de Carlos Javier Hualpa Vacas de: Programa Cuarto Poder (América TV) del 29 de abril del 2018
  • Estadísticas de feminicidios y tentativas de femenicidios hasta abril 2018, del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (2018).

 

María Isabel Deza pertenece a la Plataforma Comadres, espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.