Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

El largo camino de las plantas de tratamiento para salvar al Lago Titicaca

El Lago Titicaca es patrimonio natural del Perú y se ubica en el departamento de Puno. Es el lago más grande de agua dulce y uno de los más altos del mundo, pero se ha convertido en un espacio contaminado en el que desembocan los desagües y aguas negras de varias ciudades de la región de Puno.

“La contaminación del Lago Titicaca es algo que me tiene muy preocupado como investigador y poblador, son varios años que se va demorar la construcción de las plantas de tratamiento, mientras tanto, la contaminación va aumentar y nosotros somos los más afectados”, menciono Moisés Durán Charca, ingeniero Ambiental.

Según el Presidente Ejecutivo de la Autoridad Binacional Autónoma del Sistema Hídrico del Lago Titicaca, Juan José Ocola Salazar, las zonas afectadas por la contaminación del Lago Titicaca son la bahía interior de Puno que abarca 17 kilómetros cuadrados, el rio Coata que tiene un alto grado de contaminación, y la bahía de Yunguyo en la que por muchos años se vierten aguas residuales.

“Una gran masa de agua del lago aún está en buena condición y tenemos que trabajar para protegerlo y no afecten a otras zonas. La construcción de las plantas de tratamiento de aguas residuales es importante para atenuar los grandes problemas que presenta hoy el Lago Titicaca, el gobierno central debería priorizar temas ambientales para el cuidado del recurso hídrico”, mencionó.

Como se recuerda el 28 de febrero del año en curso, el consejo directivo de la Agencia de Promoción de la inversión Privada (Proinversión) mediante acuerdo N° 46-1-2018-CD, aprobó la declaratoria de interés del proyecto “Sistema  de Tratamiento de las Aguas Residuales de la Cuenca del Lago Titicaca” (PTAR Titicaca). El objetivo es controlar la contaminación, contribuir en la reducción de enfermedades causadas por las aguas residuales y promover el aumento de actividades turísticas.

En ese contexto el proyecto de asociación público-privado, comprende el diseño y construcción de 6 plantas de tratamiento en las ciudades de Juliaca, Puno, Juli, Ilave, Ayaviri, Huancané y Moho, asimismo, el mantenimiento de las dos plantas que se encuentran en Azángaro, Lampa y Yunguyo.

Por su parte el director del proyecto Sistema de tratamiento de las aguas residuales de la cuenca del Lago Titicaca, Ernesto Saldivar Abanto, explico que el financiamiento para la construcción de estas plantas de tratamiento es responsabilidad de la empresa privada, sin embargo el estado peruano devolverá esa inversión anualmente durante 15 años. “Al ser un proyecto de interés nacional, estos pagos han sido comprometidos en el presupuesto multianual del Ministerio de Vivienda Construcción y Saneamiento y así lo tiene respaldado el Ministerio de Economía y Finanzas, de manera que no va representar ningún cargo tarifario en los usuarios”, indico.

Por otro lado, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento conjuntamente con las municipalidades involucradas, son las instituciones que trabajan en el saneamiento de los terrenos donde se construirán las plantas de tratamiento, y en algunas zonas encontraron dificultades como en la ciudad de Puno, donde los predios no solo son del estado, sino también, están a nombre de propietarios particulares y algunos están en litigios judiciales.

“Para acelerar y resolver el problema de saneamiento de los terrenos donde se construirán las plantas de tratamiento el Congreso de la República promulgó la Ley de Expropiación, que permite hacer el saneamiento físico legal de los terrenos para que pasen a ser propiedad del estado, por su parte el estado debe reconocer el justo precio de acuerdo a normas legales, y así no afectar a familias”, informo Ernesto Saldivar, añadió que están trabajando para obtener el consentimiento de la población, comunidades campesinas que viven alrededor para que puedan convivir con las plantas de tratamiento, “se está haciendo pasantías, foros y talleres informativos sobre las PTAR”, culmino.

Licencia social.

Varios dirigentes de diferentes comunidades campesinas de las zonas donde se construirá las plantas de tratamiento fueron invitados a una pasantía por Pro Inversión en la ciudad de Lima. Tal es el caso de Julia Arocutipa Mamani, tesorera del barrio 1° de mayo, de la provincia de El Collao – Ilave, quien menciono, “estoy de acuerdo con la construcción de las plantas de tratamiento, en la pasantía pude observar que las plantas de tratamiento que visitamos no causan olor ni molestias. Cuando regresamos de Lima realizamos la reunión correspondiente en nuestro barrio, pero la mayoría no está de acuerdo con nuestro informe, porque ellos quieren una capacitación con la presencia de un especialista”, dijo.

El mismo panorama se vive en la ciudad de Juliaca, específicamente en la comunidad de Chilla, quienes tienen dudas que no fueron absueltas por los funcionarios esto debido a que por más de 39 años son afectados por la emanación de malos olores de la laguna de oxidación y pese a sus reclamos no son escuchados por las autoridades. Cabe resaltar que en esta zona también se encuentra el botadero de basura de la provincia de San Román.

El presidente del Frente de Defensa del centro poblado de Chilla, Claudio García Choqueluque, refirió que solo un poblador de Chilla viajo a la pasantía y que los demás eran funcionarios de Seda Juliaca, quienes no hicieron el informe respectivo a la comunidad de Chilla, es por ello que solicitaron una capacitación adicional para absolver sus dudas.

Empresas interesadas en las PTAR

El pasado 16 de julio Proinversión anuncio oficialmente la convocatoria del concurso para entregar en concesión el proyecto “Sistema de Tratamiento de Aguas Residuales de la Cuenca del Lago Titicaca”, entre las empresas interesadas se encuentran: la empresa proponente de la iniciativa privada el Consorcio Aguas de Puno, la empresa francesa Veolia Servicios Perú S.A.C. y la primera empresa privada de gestión integral de agua en España, Aqualia FCC. Esta convocatoria es abierta, si hay más empresas interesadas pueden participar del concurso.

“Se espera que la adjudicación del proyecto se dé a finales del presente año; luego de ello, la empresa adjudicada tendrá año y medio para realizar los estudios correspondientes y determinar cuáles serán las tecnologías a utilizarse en cada lugar”, refirió Juan Pablo Méndez especialista técnico de ProInversión.