Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Feminicidio en Puno: La justicia negada a Betty Candia

El día 13 de noviembre del 2015, a las 02:15am la odontóloga Betty Candia Sanizo, fallece a consecuencia de uno de los actos más inhumanos que vienen enfrentando las mujeres: la agresión física y psicológica.

“Estaba durmiendo, mi esposo entró a casa y empezó a insultarme, no conforme con eso comenzó a golpearme en la cabeza y a patearme por distintas partes del cuerpo”, fue la declaración de Betty Candia en el 2015 cuando fue hizo la denuncia en contra de su esposo.

La muerte de Betty Candia

Un sábado 7 de noviembre del 2015, en el Jirón El Puerto 357 de la ciudad de Puno, Betty Candia Sanizo, dormía tranquilamente en su casa y en la otra habitación su hijo de 11 años. Era aproximadamente la 1:30 am cuando su esposo, Leonel Juan Evangelista Jiménez, en ese entonces era el director de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL – Chucuito), ingresó a su domicilio agrediéndola verbalmente e insultándola. Pasado unos minutos empezó a darle golpes en la cabeza y a patearla; a las 08:30 am del mismo día, Betty Candia, presentó la denuncia correspondiente en la oficina de Violencia Familiar de la Comisaria PNP Puno, por ser víctima de agresión física y psicológica. Ahí declaró que no era la primera vez que su esposo atentaba contra ella, la primera vez había sido en el año 2013.

“Me desperté por los gritos de mi madre, fui al cuarto de ellos y encontré a mi mamá sobre la cama. Mi padre muy furioso me dijo que mi mamá la engañaba. Agarró su cabeza y empezó a golpearla contra la estructura de la cama. Minutos después, agarró una correa, la azotó en las piernas y finalmente la echó de la casa a empujones”, declaró el menor de iniciales L.D.E.C. a los representantes del Ministerio Público y al fiscal de turno al fallecer su madre.

Según el relato del hijo de Betty, el sentía miedo, por ello regresó a su cuarto y se encerró. Luego su padre lo amenazó con derrumbar la puerta si no le abría, entonces por temor abrió. Leonel Evangelista al entrar al cuarto encontró una foto que al niño le recordaban momentos felices que habían vivido como familia, le pidió que rompa la foto y le dijo “ella no es una buena madre”, el menor solo atinó a llorar.

Ese mismo día, la sobrina de Betty Candia de iniciales L.M.Y.C., regresó de Juli y al entrar a la casa de su tía encontró a su primo triste. Betty le decía que le dolía la cabeza, le mostró los moretones que tenía en las manos, la frente y cabeza, que debido a los jalones tenía poco cabello. En ese momento llegó Leonel Evangelista y empezó a gritar e insultar su Betty.

El 9 de noviembre del 2015, Betty decide retirar la denuncia en contra de su esposo, señalando su indignación con la labor de los miembros de la Sección de Violencia Familiar de la Comisaria PNP-Puno, por brindar información a los medios de comunicación, quienes publicaron la noticia en primera plana. Betty manifestó que este hecho la afectaba psicológica y emocionalmente. No obstante, Esperanza Sanizo, madre de Betty, cuenta que Leonel Evangelista la habría obligado a retirar la denuncia, porque era mal visto en su institución donde trabajaba como director.

Por otro lado, el menor hijo declaró que sus padres tuvieron una conversación con sus tíos, “conversaron sobre su situación y decidieron continuar y olvidar el pasado, pero la actitud de mi padre no era sincera, solo fingió para que mis tíos se fueran de la casa”.

El 10 de noviembre del 2015, Leonel Evangelista derramó vinagre sobre Betty e intentó trapear el piso con su cuerpo. A las 8:30pm, aproximadamente, Betty es internada de emergencia en la Clínica de Puno, presentando dolor de cabeza e intensos mareos y vómitos, los mismos síntomas que venía presentando antes de su internamiento. Al día siguiente la sobrina de Betty fue a la clínica a visitarla, “me pidió que me quedara a su lado porque mi tío le daba pellizcones en sus moretones, tenía mucho miedo no quería que mi tío se acerque”, contó.

El 11 de noviembre del 2015, Betty es examinada en el área de neurología. Horas más tarde, los resultados indicaban que estaba lúcida, orientada, entendía y obedecía órdenes.

El 12 de noviembre, Betty y los familiares que la querían, viven un vía crucis. Contrario a los resultados dados por los médicos de la clínica Puno, ella reflejaba un estado delicado y a las 9:00 am es trasladada de emergencia al Hospital Regional Manuel Núñez Butrón (HRMNB) de Puno, al área de servicio de radiología para realizarle una tomografía, lo cual no fue posible debido a que el equipo no estaba operativo. Entonces decidieron trasladarla a la Clínica Americana de Juliaca ubicada a 40 minutos de Puno. Al llegar a la clínica, comienza a perder la sensibilidad. Los médicos no saben qué hacer y la familia en estado de desesperación, decide regresar a Puno, en una ambulancia. En el camino va empeorando y a la altura de Paucarcolla empezó a recibir respiración asistida. Al llegar a Puno fue internada inmediatamente en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Regional.

El 13 de noviembre del 2015: A las 02:15am, la odontóloga Betty Candia Sanizo víctima de agresión por parte de Leonel Evangelista deja de existir. Desde ese día, Esperanza Sanizo de Candia, madre de Betty, viene velando por el bienestar de su nieto y en busca de justicia por la muerte de su hija, padeciendo un proceso judicial muy prolongado.

El proceso judicial

Uno de los motivos por el que este proceso se desarrolla de una manera tan lenta, según Esperanza Sanizo, es debido a la espera de los certificados médicos, los cuales fueron solicitados por la 2° Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Puno y que son pruebas fundamentales para identificar la causa básica de la muerte de Betty Candia, pues la parte demandada, presentó supuestas pruebas aduciendo que la causa de la muerte de Betty habría sido producida por un quiste.

Después de un largo proceso el 7 de febrero del 2018 la Corte Superior de Justicia de Puno según la Resolución N° 24, llega a la conclusión de que la causa de la muerte se sustenta en un edema cerebral como consecuencia de la agresión física, pues según explicaron los peritos en el juicio oral, el quiste no tiene consecuencias inmediatas y si el deceso de Betty Candia hubiese sido a causa de la presencia de un quiste, hubiera presentado síntomas antes del 7 de noviembre del 2015.

Ese mismo colegiado, encargado del caso Yessica Condori, sentenció a Leonel Evangelista Jiménez por el delito contra la vida y salud en su forma penal de feminicidio imponiéndole pena privativa de libertad de 18 años y un pago por reparación civil de 250 mil soles. Como era de esperarse Leonel Juan Evangelista interpuso un recurso de apelación remitida a la sala de apelaciones programada para el 5 de junio del presente año en curso el cual fue suspendido para el 19 de junio debido a la ausencia del sentenciado.

El 19 de junio del 2018, la jueza Penélope Najar Pineda, declaró nula la sentencia emitida el 7 de febrero por el juzgado colegiado penal. Según la versión de la jueza, se habría vulnerado las causas que impulsó a Leonel Evangelista golpear a Betty y no estaría bien definida en las resoluciones la causa básica de muerte de la señora Betty Candia Sanizo. Pues, habrían divergencias entre los médicos legistas y los neurólogos que también son peritos.

Noticias SER conversó con Henry Sánchez Paredes abogado defensor de la fallecida Betty Candia, quien manifestó que la anulación de la sentencia fue injusta debido a que se adjuntó todas las pruebas y los exámenes que dan como resultado que ella falleció de un edema cerebral producido por los golpes de Leonel, “hay varias pruebas que no están dentro del expediente. Exigiremos que sean tomadas en cuenta”, dijo.

Por su parte Esperanza Sanizo, madre de la occisa entre lágrimas pidió justicia para que su hija pueda descansar en paz, “todas las pruebas que presentamos fueron anuladas. Mi hija ya falleció a causa de los golpes que otra prueba más quieren los jueces. Hasta cuándo, él (Leonel) va a continuar en libertad como si no hubiese pasado nada”, manifestó.

DATO:

Debido a la anulación de la sentencia, se realizará un nuevo juicio para aclarar la causa del deceso de Betty. Este juicio posiblemente a cargo de los jueces de Juli, Desaguadero e Ilave.