Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿Qué problemas está enfrentando la pequeña agricultura familiar?

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Melissa Donet. CEDEPAS Norte

En esta situación de cuarentena por la crisis sanitaria mundial causada por el Covid-19, obliga a ver el protagonismo y el rol que vienen cumpliendo las poblaciones rurales y especialmente de la pequeña agricultura familiar, que por múltiples razones se encuentran olvidados e invisibilizado por las autoridades que toman decisiones. Actualmente este sector concentra el 70% de la producción de alimentos para el país (Maletta, 2017).  La pequeña agricultura familiar en el Perú concentra el 81.8% del total de las unidades agropecuarias y brinda empleo a más de 3 millones de trabajadores agrarios (INEI, 2012).

Se estima que hay 1,849,904 hogares (22% del total de población) en el Perú vive en ámbitos rurales, de quienes su jefe de hogar tiene en promedio 49 años y al menos 1 persona por cada hogar es mayor de 65 años (INEI, 2019), reflejando el alto riesgo de estos hogares ante el virus. Haciendo una estimación de la pobreza rural en función a los datos del censo 2017 y ENAHO  2017 (INEI, 2018), encontramos que los 30 distritos con mayor pobreza rural, con índices que superan el 65% de su población; se encuentran en la sierra, principalmente en el departamento de Cajamarca. Tal y como se muestra en la tabla siguiente, estos hogares antes de la emergencia requerían incrementar sus ingresos en 25% en promedio para alcanzar la canasta básica alimentaria familiar, lo que supondría focalizar mucho más los esfuerzos en estas familias para no profundizar aún más su pobreza:

Pobreza

Es importante señalar que según datos del censo 2017, el 29% de hogares rurales tienen como jefa a una mujer que, según evidencia empírica, se asume en casos dónde son divorciadas, viudas o solteras. Así mismo, el nivel educativo promedio de la jefatura de hogar es primaria completa, siendo los hombres los que tienen un mayor nivel de estudios;  lo que limitará el acompañamiento a sus hijos e hijas en la fase de educación a distancia.

El 70% de hogares tiene acceso a alumbrado eléctrico, el 58% a agua y el 20% a servicios sanitarios.  El censo al 2017 también nos muestra que el 63% de hogares dispone de celular y el 3% de internet(INEI, 2019), generando mayor vulnerabilidad para las personas por no poder acceder a información actualizada; el hecho que no todas las personas puedan comunicarse, puede afectar principalmente de las mujeres y la niñez, en caso de requerir denunciar hechos de violencia en su contra.  Esta información, muestra también, a las limitaciones que tiene la población rural, para acceder a las propuestas de educación virtual, dado que esto depende de contar con acceso a internet y disponer de bienes mínimos como un computador (3% de hogares), televisor (34%) o equipo de sonido (9% de hogares).

Gomero (2020) manifiesta que aproximadamente 2.200.000 pequeños y medianos productores tienen la responsabilidad de abastecernos de los alimentos que consumimos en el país. Ellos no tienen ingresos fijos, no laboran de manera formal que les permita acceder a derechos sociales ni laborales y difícilmente son sujetos de crédito. Entre las unidades agropecuarias pequeñas y conducidas por personas naturales en el Perú, solo el 1,5% tiene algún asalariado permanente; tres cuartas partes de esos casos (1,2% del total) tienen solo un asalariado permanente, y otro 0,15% tiene dos o tres (Maletta, 2017).

En un estado de emergencia, con tendencia a reducir las exportaciones e importaciones del país por la crisis mundial, la alimentación de los más de 8 millones de hogares del Perú, provienen de la pequeña agricultura familiar. Y paradójicamente se les percibe como sector menos afectado, siendo el menos atendido por el Estado; quien ha orientado la gran mayoría de políticas en poblaciones urbanas. Según Zegarra (2020[1]) se asume que muchos hogares son atendidos por los programas del MIDIS, no obstante, los programas sociales más representativos (Pensión 65 y Juntos) atienden a 1 200 000 hogares en el área urbana y rural; lo que representa el 49% de los hogares pobres en todo el Perú.  ¿El 51% restante parece no existir para el gobierno?

En estas condiciones y frente al aislamiento obligatorio, las familias, sobre todo las que se ubican en la sierra rural, que son aproximadamente el 64% de hogares, se están viendo afectadas por el traslado de sus productos y pérdidas de producción, por no tener a quien venderlos. Ya lo decía, Zegarra (2020) hasta ahora, no hay medidas específicas para el sector agrario, olvidando que por la cuarentena no pueden acceder a las tradicionales ferias dominicales a vender sus productos y comprar los que requieran. Si bien esto puede ser atenuado, un poco con las canastas básicas que entreguen municipios distritales, no son suficientes y sin liquidez de que disponer, se corre el riesgo de profundizar la pobreza.

Se estima que las familias rurales requerían incrementar sus ingresos promedio de 8,7% para alcanzar la línea de pobreza y así cubrir su canasta básica alimentaria. No obstante, con este golpe para sus ingresos por falta de venta de sus productos frescos, que no pueden ser conservados en su mayoría,  se podría hasta duplicar las tasas de pobreza. Aunado a ello, la población rural, tiene limitado acceso a un deficiente sistema de salud, y tener que movilizarse –por necesidad de atención médica- sin los cuidados necesarios la coloca en alto riesgo de contagio, pudiendo incrementar los índices de mortalidad.

En cuanto a la circulación de producción de la pequeña agricultura a las ciudades, se tiene limitaciones, dado que, los transportistas locales tienen poco acceso e información de cómo gestionar permisos de transporte y prefieren no hacerlo por temor a ser multados. Restringiendo la oferta sólo a algunas personas con mayores facilidades y recursos para brindar este servicio, que han aprovechado la situación duplicando sus precios; convirtiéndolos en inalcanzables para muchas familias. Esto ha llevado a que la producción no sea cosechada, por incurrir en mayor costo, como ocurre con el aguaymanto o la papa en Cajamarca y La Libertad. Por otro lado,  en el caso de la pequeña ganadería, se estima que se deja de vender en promedio de 5 a 6 litros de leche por pequeño productor al día, pudiendo dejar sin ingresos a más de 200 mil personas sólo en La Libertad[2].

En cuanto a cosechas o labores agrícolas para cultivos permanentes que se tenía previsto realizar en este periodo, se tiene limitaciones por el traslado de insumos como semillas, abonos y contrato de mano de obra local; lo que se ha resuelto en algunos casos en la sierra apelando a la tradicional minga, que en la costa rural ya se ha perdido.

Todo ello, está generando pérdida de capital, tanto en semilla o como en inversiones realizadas por los pequeños productores en sus parcelas; hechas en su mayoría a través de créditos con empresas agro-veterinarias, intermediarios o alguna entidad financiera, que ahora no saben cómo van a poder pagar.  Pero además se tiene conocimiento, por testimonios de pequeños productores, del aprovechamiento que las empresas acopiadoras de productos vienen realizando, estableciendo precios inferiores a sus costos para la compra del producto, y que dada la necesidad de liquidez son aceptados por ellos.

Desde la otra cara del sector, se encuentra la gran producción agroindustrial, que principalmente está abocada a la agro-exportación. Las empresas siguen laborando y trasladando a sus trabajadores o jornaleros en buses, situación que podría representar un alto índice de contagio. A pesar de que representen una sensación de seguridad por encontrarse un poco alejados de las ciudades, no se traduce en garantía alguna, de que se conviertan en focos infecciosos.

Ante la situación descrita, se requieren impulsar medidas urgentes, como las planteadas por CONVEAGRO, para la implementación de un bono productivo para las poblaciones rurales, que sería una Transferencia Monetaria Directa en el marco de un Plan Nacional de Agricultura Familiar 2019-2021.  CONVEAGRO viene haciendo incidencia frente al Presidente de la República a través del Ministerio de Agricultura, Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Gobiernos Regionales y al Congreso de la República. En esa misma dirección se ha pronunciado la Red de Acción de Agricultura Alternativa – RAAA, para establecer un bono de emergencia para todos los productores y productoras con menos de 5 hectáreas, para enfrentar la crisis. Que los municipios establezcan mecanismos de compras directas de producción local y entrega de insumo. Además de facilitarles créditos en función a la cadena de valor y no con plazos fijos, a tasas preferenciales. Y sin duda, facilitar puntos de acopio o traslado de su producción.  

Es urgente que el gobierno nacional tome conciencia de la urgencia que existe en quienes con su trabajo garantizan que hoy, en plena emergencia, en nuestros hogares haya los alimentos que necesitamos para resistir a la pandemia que nos ha tocado enfrentar.

 

---------------
 

[2] Datos estimados en función a registros de la Agencia Regional Agraria de La Libertad al 2018.

 

Gomero, L. (2020). El agricultor está siendo invisibilizado en todo este problema de alta complejidad social. Retrieved April 6, 2020, from Agraria website: https://agraria.pe/noticias/el-agricultor-esta-siendo-invisibilizado-en-todo-este-proble-21199

INEI. (2019). Base de Microdatos. Retrieved October 29, 2019, from Instituto Nacional de Estadística e Informática website: http://iinei.inei.gob.pe/microdatos/

INEI, I. N. de E. e I. (2012). IV Censo Nacional Agropecuario 2012 - Cuadros Estadísticos. Retrieved June 15, 2019, from http://censos.inei.gob.pe/cenagro/tabulados/?id=CensosNacionales

Maletta, H. (2017). La pequeña agricultura familiar en el Perú.

Zegarra, E. (2020). Post: “Si se sigue abandonando a pequeños agricultores, ponemos en riesgo la alimentación de las ciudades” [Entrevista]. Retrieved April 10, 2020, from https://redaccion.lamula.pe/2020/03/31/si-se-sigue-abandonando-a-pequenos-agricultores-ponemos-en-riesgo-la-alimentacion-de-las-ciudades-entrevista/jorgepaucar/?fbclid=IwAR31pWPiGDQyV6uST26vjwjUb8PNSH4265bjxKvzPRGOFL-XOmpBLgb000M