Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Economista. Egresado de la Maestría de Gerencia Social de la PUCP. Consultor y Especialista en Manejos y Gestión de Conflictos Socio-ambientales y Desarrollo Local

Agenda para un diálogo efectivo: sobre los acuerdos de Quellaveco en Moquegua

Foto: Ministerio de Energía y Minas

Instalado el Comité de Monitoreo, Seguimiento y Verificación de los Acuerdos con Quellaveco en Moquegua quedan varios pendientes que resolver en el muy corto plazo. De aquí en adelante la población va a exigir menos discurso y más acción en el diálogo con la actividad minera.

De lo que hagamos todos, va a depender la recuperación de la confianza que ha perdido la población. Ojo, que ahora el problema no sólo es que harán los mineros, sino también, lo que puedan hacer las autoridades políticas y los representantes de la sociedad civil en lo inmediato, para lograr un acuerdo favorable para el desarrollo de Moquegua.  

Con Anglo American Quellaveco la agenda está más o menos clara. La población exige beneficios concretos para empezar a creer que la minería trae desarrollo. La experiencia  no ha sido buena para los moqueguanos, de manera que la valla es tan baja para Quellaveco que fácilmente la puede superar, sin embargo, en la población persiste la desconfianza que sólo con gestos concretos se puede superar.     

Empleo y compras locales es un buen punto de agenda para empezar. Quellaveco señala en sus informes oficiales, que ha brindado el 42%, entre mano de obra calificada y no calificada para los moqueguanos y adicionalmente, de las 1085 empresas identificadas le ha comprado a 333 y ha capacitado a 721 pequeñas empresas. Cifras más que interesantes, pero en las que la población no cree.

Una manera sencilla de superar este impase y a la vez generar confianza en la población, es transparentado la información de la empresa minera. Una auditoría del empleo y las compras locales a cargo de la Universidad Nacional de Moquegua y/o los Colegios Profesionales acabaría con las especulaciones. No hacerlo es alimentar la desconfianza y hacer más efectivos los mensajes de los grupos contrarios a la actividad minera.      

Otro punto crucial de la agenda -en la que la población se siente burlada- es la capacitación brindada. Actualmente se están desarrollando capacidades en aspectos que poco o nada tiene que ver con la actividad minera y la población tiene expectativas de trabajar en Quellaveco, porque solo así sentirá que la mineria le trae beneficios directos. Un programa de becas con institutos de educación superior con especialidades en minería en convenio con institutos locales como el José Carlos Mariátegui de Moquegua y el Luis Valcárcel de Ilo, sería una buena propuesta para los jóvenes de la región, además que incrementaría la oferta de mano de obra calificada como soporte para la etapa de operación del proyecto minero Quellaveco.

Garantizar una mayor cantidad de mano de obra calificada y compras locales de la minería en la región no solo permitirá generar una mayor dinámica económica, sino que fortalecerá una mayor gobernabilidad para Anglo American.

No hacerlo es repetir la historia que se inició hace más de 60 años, pero con una mayor conflictividad social y la consiguiente ingobernabilidad para las empresas mineras de la región.   

Diálogo Quellaveco
Foto: Prensa Regional