Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Ante la muerte de Alan García

La decisión del ex Presidente de la República, Alan García, de quitarse la vida, constituye un hecho trágico que lamentamos en el nivel personal y sobre cuyas causas preferimos no realizar un juicio que, finalmente, sólo puede ser hecho en condiciones de mayor sosiego que las que transcurren en este momento.

Dicho esto, resulta necesario referirse a las probables consecuencias políticas que este hecho tendrá en la actuación de los funcionarios encargados de la lucha contra la corrupción y, por supuesto, en la reacción de todos aquellos que vienen siendo investigados y cuya situación judicial depende en buena medida de las declaraciones que prestarán en los siguientes días los ex funcionarios de la empresa Odebrecht, en el marco de la colaboración eficaz que fue concordada con el Ministerio Público, el cual todavía está pendiente de ser ratificado por el Poder Judicial.

A juzgar por las declaraciones de los allegados al ex líder aprista, estos buscarán por todos los medios, utilizar la muerte de García para “limpiar” su legado y al mismo tiempo intentarán deslegitimar el trabajo que vienen realizado el Ministerio Público y el Poder Judicial. Frente a esta actitud, es imprescindible que la ciudadanía siga prestando su apoyo al Equipo Especial del caso Lava Jato a fin de que las investigaciones sigan su curso, especialmente las que involucran el testimonio que debe brindar en el transcurso de la próxima semana, el ex representante de Odebrecht, Jorge Barata.

Por otro lado debemos estar alertas frente a las maniobras de otros sectores políticos involucrados, ya que no sería nada extraño que, por ejemplo, se inicie una arremetida desde el Congreso de la República para modificar el marco normativo de la colaboración eficaz o de las condiciones para dictar la detención preliminar y la prisión preventiva; y a su vez, es probable que se ejerza mayor presión para que las decisiones judiciales que se emitan de ahora en adelante sean más favorables a los investigados.

En Noticias SER creemos que bajo ninguna circunstancia, lo ocurrido con Alan García debe servir de salvavidas para todos aquellos que tienen mucho que responder a la justicia. La construcción de un país libre de corrupción exige avanzar y seguir actuando con severidad contra quienes utilizaron el poder en su propio beneficio.