Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Avances y retrocesos en la agenda de las mujeres

Han transcurrido cerca de 40 años desde la primera conferencia mundial que se hizo en México sobre la condición jurídica y social de la mujer. Luego se han llevado a cabo las conferencias de Copenhague en 1980, Nairobi en 1985 y la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing en 1995.
 
Desde esta última cumbre, mucha agua ha corrido bajo el puente. Los países, entre ellos, el Perú, implementaron políticas, leyes, programas y proyectos para generar cambios sustantivos que han permitido mejorar la situación de las mujeres; no obstante, los cambios económicos, sociales, tecnológicos y las nuevas formas de convivencia familiar, obligan a las mujeres a integrarse al mercado de trabajo enfrentándose a la discriminación laboral, a estar ocupacionalmente segregadas y seguir siendo sobre representadas en el empleo informal y de baja productividad.
 
Por otra parte, si bien la mortalidad materna ha disminuido, aún es un problema especialmente para las mujeres rurales indígenas, afro-descendientes y las mujeres jóvenes. Así mismo, la violencia de género sigue afectando la vida de las mujeres, el feminicidio va en incremento y la pobreza sigue presente. Todos estos problemas necesitan ser abordados con un enfoque de género intercultural, generacional e integral que permita visibilizar las brechas, desigualdades e inequidades entre hombres y mujeres.

Por ejemplo, un tema que requiere un análisis profundo es el giro que en la actualidad ha tomado el discurso de la igualdad de oportunidades, que se amplía a todas las personas para evitar discriminaciones de cualquier tipo. Este tema tiene el riesgo de diluir la energía del discurso de género y dejar de ser prioritario en el ámbito de la lucha contra la discriminación.

Se requiere entonces articular las propuestas en un marco coherente y que las diversas intervenciones se potencien mutuamente hacia el gran reto de cambiar las condiciones sociales y culturales, causadas por las trampas de género y pobreza y, que ser mujer en nuestro país no sea sinónimo de abuso, violencia y discriminación.

Artículo publicado en revista RETABLO Nro 51. Abril 2013. Ayacucho. Asociacón SER.