Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Candidatos regionales. Brechas entre promesa y demanda.

El 22 de agosto de este año, los candidatos al Gobierno Regional firmaron el Acuerdo de gobernabilidad de la región de Ayacucho 2019 – 2022; documento promovido por la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza, que compromete a los candidatos para la implementación de cuatro dimensiones: social, económica, ambiental e institucional a través de programas y políticas con la finalidad de poner fin a la pobreza y reducir las desigualdades existentes en la región de Ayacucho.

Más allá de la oferta de propuestas que declaraban los interesados en gobernar Ayacucho, realizamos una articulación de los temas propuestos en la agenda del Acuerdo de gobernabilidad con las propuestas y metas de los panes de gobierno de los diversos grupos políticos publicadas en la página del Jurado Nacional de Elecciones. La intención es visibilizar la consistencia entre ambos documentos.

Así, para el presente artículo se ha considerado la dimensión social que está compuesta por siete sub componentes: Protección a la infancia, familia, salud, discapacidad, adulto mayor, educación y mujer (ver cuadro) y las acciones específicas de cada una de ellas. De ese análisis se desprenden las siguientes conclusiones:

  • Mejorar las condiciones de la salud y la educación son los principales objetivos de los diversos grupos políticos.
  • En el caso de la salud se observa que los esfuerzos están concentrados en la primera infancia y el niño (disminuir las tasas de DCI y anemia); relegando a diversos grupos poblacionales postergados durante años y que hoy forman parte de los problemas de salud pública, entre ellas las enfermedades mentales y las enfermedades infecto contagiosas. Además, en la actualidad, la demanda no se encuentra en la cobertura, sino en el equipamiento adecuado de los centros de salud para una atención oportuna y de calidad.
  • Los problemas educativos que se esperan solucionar están vinculados principalmente al incremento de los logros educativos. Los candidatos no tienen ofertas integrales para superar el problema educativo con un enfoque territorial y de cogestión. Ello no garantiza reducir las brechas de inequidad y desigualdad, pues una educación de calidad garantiza al individuo incrementar las oportunidades de desarrollo personal y de su entorno.
  • El problema de género es abordado solo por tres grupos: Musuq Ñan, Perú Libertario y Alianza Para el Progreso desde la perspectiva de protección hacia las mujeres de la violencia y el feminicidio; esta visión es reducida, pues se requiere de otras acciones como el empoderamiento y acceso a derechos igualitarios como el acceso a cargos públicos, el reconocimiento del aporte de la mujer en el desarrollo local y territorial.
  • Los mismos grupos mencionados en el ítem anterior proponen acciones a favor de la protección de la infancia, sobre todo frente a la violencia que sufre este sector; sin embargo, ninguno de ellos repara en sus planes de gobierno la necesidad de enfrentar y reducir la trata de personas, la explotación sexual y el trabajo infantil.
  • Otros sectores relegados son los discapacitados y adultos mayores; en estos casos, solo Qatun Tarpuy se ha manifestado pero con un enfoque asistencial, cuando la realidad reclama el acceso a oportunidades.
  • Ninguno de los planes de gobierno hace referencia a la atención de la familia, sin embargo se suman a la propuesta específica del Acuerdo de gobernabilidad.
  • Tres grupos políticos han considerado en esta dimensión el problema del acceso al agua potable de manera oportuna y de calidad; estos son: Democracia directa, Mire y Gana Ayacucho. Pese a ello, esta demanda no se refleja en el Acuerdo de gobernabilidad.
  • Para realizar el seguimiento al documento firmado por los candidatos se requiere de un conjunto de indicadores que deben estar relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030. Estos indicadores no se evidencian en el Acuerdo y tampoco en los planes de gobiernos. Valga la oportunidad para alertar sobre la necesidad de establecerlos para realizar el seguimiento y evaluación correspondientes; así como para la articulación correspondiente en el marco del sistema de planeamiento.

 

Esta revisión de documentos refleja –cuanto menos– la lectura que tienen los candidatos (y sus equipos) sobre los problemas del departamento y el enfoque de intervención para solucionarlos; así como el interés y seriedad con el que han elaborado dichos textos. Si el Acuerdo de gobernabilidad es un documento elaborado de manera consensuada, entonces, se evidencia que en el Plan de Gobierno existe una carencia de alternativas de solución en temas estratégicos que condicionan el desarrollo de la región.

Finalmente, al revisar el conjunto de propuestas, se hace evidente la necesidad de pensar más allá de las acciones o actividades específicas. La próxima autoridad regional deberá establecer un conjunto de políticas marco con la finalidad de lograr resultados e impactos tangibles en la población y el territorio como señala la nueva gestión pública y la gestión por resultados, evitando continuar con el enfoque de cumplimiento de metas y actividades en la gestión pública que muchas veces no genera valor público.

propuestas candidatos