Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Choropampa, 15 años de impunidad

Los dolores de cabeza y la pérdida de la visión o la memoria son sólo algunos de los síntomas que las personas del centro poblado de San Sebastián de Choropampa han sufrido durante estos últimos 15 años. La mayoría de ellas solo aguardan que llegue la muerte, con la resignación dibujada en sus rostros. Otras, pocas, siguen luchando y reclamando que se haga justicia. 

El derrame de mercurio, producido por el camión de la empresa Ransa, contratista de Yanacocha, en una longitud de aproximadamente 27 km, el 2 de junio del 2000, fue el que desencadenó los daños a la población de Choropampa. Ignorando que se trataba de una sustancia dañina, muchos habitantes del lugar recogieron el mineral y terminaron sufriendo un alto nivel de intoxicación. Las imágenes de los efectos que ha ocasionado este mineral en los cuerpos de las personas son desgarradoras. Y, es indignante la respuesta que el Estado ha dado, a través de sus órganos jurisdiccionales.

Transacciones extrajudiciales, negocios turbios.

Luego del fatal hecho, Yanacocha actuó rápidamente y realizó transacciones extrajudiciales con la mayoría de los pobladores, ofreciéndoles un contrato que implicaba concesiones recíprocas, un documento por el cual ambas partes renunciaban a algo. Por un lado, los afectados desistían de iniciar algún proceso judicial por el daño causado, y por el otro, Yanacocha otorgaba una determinada suma de dinero y un seguro médico.

¿Resultó ser recíproco? Evidentemente no. Las personas que firmaron estas transacciones no han podido mitigar los efectos del mercurio en su cuerpo con ese dinero. Además, al momento de efectuarse la transacción, no tenían ni la mínima idea de las consecuencias ni del riesgo que se asumía. En cambio, la empresa sabía que el derrame producido era altamente contaminante, por lo que “los métodos que usó fueron cuestionables, y su finalidad fue evitar que más tarde fuera demandada por el valor real de todos los daños causados.[i]

La Defensoría del Pueblo concluye su Informe Defensorial 62, emitido en el año 2001, señalando que las transacciones extrajudiciales, “vulneran los derechos al debido proceso y a una tutela jurisdiccional efectiva a los afectados, derechos de la persona humana reconocidos constitucionalmente, inherentes a la misma e irrenunciables”.[ii] Esta opinión, sin embargo, no fue compartida por la Corte Suprema de Justicia.

Quienes, a pesar de haber hecho las transacciones extrajudiciales, demandaron una indemnización a Yanacocha, no obtuvieron una respuesta favorable. La Corte Suprema de Justicia, en diciembre de 2007, emitió el Primer Pleno Casatorio Civil, ¡la primera jurisprudencia en materia civil! Esta fue fuertemente criticada, porque no evidenció ningún interés en un análisis de la situación social y económica de las personas de Choropampa. Obedeciendo a un criterio de análisis formalista, el Pleno Casatorio terminó elevando a un nivel superior los acuerdos propuestos por la minera a los afectados, quienes no pudieron exigir una reparación civil por el daño sufrido, dada la conclusión del documento: “No hay contravención a los derechos de las personas, las transacciones pusieron fin a las discrepancias que se suscitaron entre las partes como consecuencia de los daños causados por el derrame de mercurio”[iii] Se trató, pues, de una decisión que acogió fuertemente las formas de la celebración del contrato, pero que no estimó el contexto ni las limitantes de las personas.

Procesos en marcha. ¿Hay esperanza?

En la actualidad, alrededor de 114 personas que no firmaron las transacciones extrajudiciales son parte en procesos judiciales por indemnización extracontractual con Yanacocha. En algunos de ellos se ha dado parcialmente la razón a los afectados, concediéndoles una indemnización, pero no la contratación ni el pago de un seguro médico y otro de vida, como lo habían solicitado los afectados.[iv]

En otros, la sentencia en segunda instancia ha sido declarada infundada. El fundamento de esta decisión, según la abogada Mirtha Vásquez[v], radica en el nivel de mercurio que tienen los afectados en la sangre. La Sala Civil Transitoria de Cajamarca señala que para exigir la indemnización, las personas deben presentar más de 120 microgramos, cantidad bastante superior a los 14 microgramos que la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señala como máximo aceptable. Los afectados han demostrado, mediante certificados médicos, que el nivel de mercurio que presentan es de 80 microgramos. Sin embargo, la decisión de la Sala estaría obligando a los afectados a ir en casación a la Corte Suprema, y habría que esperar más tiempo para conocer la decisión de los magistrados.

Así también hay procesos que han sido declarados en abandono, porque, al parecer, los afectados no tuvieron la esperanza de ser resarcidos. No creyeron en que una gran empresa pudiera pagar por el daño efectuado y menos aún confiaron en nuestro sistema de justicia.

Justicia peruana, una relación directa entre el Estado y Yanacocha

Han pasado 15 años y aún no tenemos una regulación objetiva para la manipulación de mercurio en grandes cantidades. Tampoco se ha sancionado a los responsables y toda una población sigue sufriendo las consecuencias de un hecho que pudo evitarse, con diligencia oportuna.

No se llegó a formular una denuncia penal por el delito de contaminación ambiental, pues no hubo entidad que hiciera un informe pormenorizado. El ministerio de Energía y Minas sancionó a Yanacocha por este suceso y la empresa se allanó, pero no quito el dolor ni sufrimiento a las víctimas. Los organismos institucionales competentes en ese momento no se pronunciaron. ¡Optaron por un silencio escandaloso!, que fue solo un eslabón en una cadena de irregularidades, propicias para “suponer” un contubernio.

El Estado ha permanecido impasible en este caso. Ha protegido los derechos a una tutela jurisdiccional efectiva. Se ha creado jurisprudencia, se ha empezado a discutir sobre problemas ambientales, pero no se ha reconocido que hay una parte débil en esta relación, que merece un trato diferenciado.


[i]http://blog.pucp.edu.pe/blog/derysoc/2008/08/04/primer-pleno-casatorio-de-la-corte-suprema-las-polemicas-transacciones-extrajudiciales-de-la-minera-yanacocha-en-el-caso-choropampa/

[ii]INFORME DEFENSORIAL N° 62: El caso del derrame de mercurio que afectó a las localidades de San Sebastián de Choropampa, Magdalena y San Juan, en la provincia de Cajamarca. Diciembre del 2001.

[iii]Primer Pleno Casatorio Civil – Corte Suprema de Justicia de la República.

[iv]http://scc.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/1e17c700446b13eda933ebb8cd10e972/Cas+384-2013.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=1e17c700446b13eda933ebb8cd10e972

[v]http://www.noticiasser.pe/03/06/2015/cajamarca/cajamarca-15-anos-de-indiferencia-e-impunidad-en-caso-choropampa