Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Con la anemia no se juega

Foto: RPP

Hace una semana, en medio del debate de la moción de confianza presentada por el Poder Ejecutivo, escuchamos a los congresistas de Fuerza Popular mencionar una y otra vez el tema de la anemia infantil, como si quisieran hacer un llamado a la población para que no se deje distraer de los problemas urgentes que afectan al país. 

Definitivamente el tema de la anemia infantil en el Perú es un tema que necesita ser atendido, lo que no queda claro es ¿cuál es el enfoque de Fuerza Popular frente al tema? ¿De verdad creen que se puede abordar el tema de la anemia infantil, o cualquier tema de salud excluyendo determinantes estructurales como la corrupción?

En el caso de la anemia infantil, son fundamentales leyes que contribuyan a que los niños y niñas tengan acceso a una alimentación saludable, pues se puede se puede estar obesa y anémica al mismo tiempo. Legislación para limitar la contaminación ambiental que generan las emisiones de plomo, son esenciales, ya que el plomo en los niños y niñas además de causar daño en el desarrollo cerebral, contribuye a la anemia.  Pero hay más, la contaminación de ríos y lagos  que afecta a los peces o la deforestación que afecta la vida animal, impiden una dieta saludable. 

Y Fuerza Popular que se dice preocupada por la anemia infantil se opuso a la Ley de Alimentación Saludable, pero no ha demostrado la misma firmeza para cuestionar la reforma de la Ley de Hidrocarburos, que debilitará el Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental. De hecho, el Ejecutivo y Fuerza Popular callan frente a una norma que sabemos que afectará negativamente los esfuerzos de política pública en contra de la anemia infantil.

Desde el Ejecutivo se ve a la anemia como un problema casi exclusivo de micronutrientes y de acceso de los padres a información. Este limitado enfoque requiere de recursos apropiados para poder realizar un buen trabajo con las familias para encontrar las mejores estrategias para la distribución de los suplementos alimentarios que se requieren. Y además para garantizar que el personal de salud puede realizar actividades con las familias.

Volviendo a Fuerza Popular, olvidan que la corrupción también atenta contra estas políticas, políticas con las que deberían estar de acuerdo. Entonces ¿por qué congresistas como Rosa Bartra separan anemia de corrupción? Simplemente porque este tema no está en su lista de prioridades, y lo único que hacen es utilizar de manera irresponsable un problema que afecta a muchas personas en nuestro país.