Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Coordinación intergubernamental en educación: el caso del VRAEM

Tal como plantea la Ley General de Educación y su reglamento, el sistema educativo reconoce su carácter descentralizado, involucrando a los distintos niveles de gobierno, a las autoridades locales, regionales y nacionales en la prestación de servicios educativos, rescatando las características particulares del territorio nacional, y, sobre todo, respondiendo, en la medida de lo posible, a las demandas educativas de manera oportuna y eficaz.

No obstante, si bien es clara la estructura sobre cual se basa el sistema educativo, la relación entre los distintos niveles de gobierno (y, por ende, sus instituciones) ha variado por la diversidad de realidades educativas y el establecimiento de nuevas demandas que retan al sistema cada día.

Así, como una manera de evitar que las políticas e intervenciones educativas nacionales, regionales y locales caigan en la redundancia, incoherencia o en el vacío de resultados tangibles, es importante dar una mirada a la coordinación intergubernamental, la cual debe entenderse, desde el plano educativo, como la sincronización y unificación de las acciones para proporcionar una adecuada calidad, oportunidad y dirección a estas políticas e intervenciones; implica la presencia de instancias o espacios de poder que se equilibran en objetivos comunes; y entraña, además, acuerdos de al menos dos voluntades, los cuales, al concretarse, dan la posibilidad de aprovechar lo mejor posible los limitados recursos en el sector educativo.

En los últimos años, si bien existen esfuerzos para desarrollar mejores canales de cooperación y colaboración en al ámbito educativo (desde un plano normativo u organizacional), también es necesario mostrar enfoques flexibles que abordaron situaciones específicas en el territorio, preservando la coherencia en las políticas educativas. Hay varios ejemplos de estrategias implementadas en el sector, las cuales han explorado alternativas de coordinación, conjugando los esfuerzos de los tres niveles de gobierno en simultáneo. Uno de ellos, llevado a cabo a partir de un proyecto interinstitucional nacido previamente, nos sirve para exponer algunos alcances en materia de coordinación y gestión intergubernamental en el campo educativo entre los tres niveles de gobierno: la estrategia de gestión educativa en el ámbito VRAEM (Valles del Río Apurímac, Ene y Mantaro).

En el 2012, tras la redefinición de la estrategia nacional de atención para el ámbito VRAEM, que incluyó el redimensionamiento del espacio de dicho ámbito, y la creación de Comisión Multisectorial para la Pacificación y el Desarrollo Económico y Social del VRAEM (CODEVRAEM)[1], se abrió una oportunidad para que los sectores, en conjunto con los Gobiernos Regionales y locales de la zona, aborden, desde sus competencias, la problemática de dicho ámbito, y así generar una nueva propuesta de gestión territorial. Desde el sector se delineó, con el apoyo de diversas direcciones y oficinas del MINEDU, un plan de atención para los distritos del VRAEM, cuyos objetivos apuntaban al mejoramiento de la provisión del servicio y la calidad educativa en la zona, sobre la base de la integración y colaboración entre actores locales, la articulación intergubernamental, y la promoción de alianzas estratégicas con actores sociales.

Esta perspectiva de gestión educativa permitió, desde el 2013, identificar las intervenciones con impacto dentro del VREAM, así como la proyección de metas e inversión dedicada anualmente en la zona desde el MINEDU; la implementación de un equipo articulador de las iniciativas; discutir nuevas propuestas de atención, así como explorar y mejorar la articulación y la relación con cerca de 60 Gobiernos Locales y 5 Gobiernos Regionales que forman parte del VRAEM, llegando a acuerdos y compromisos recogidos a través de reuniones intergubernamentales, las cuales sirvieron como espacio de coordinación, intercambio de experiencias y seguimiento de compromisos.

Bajo ese esquema, se logró concretar algunos resultados en favor de la comunidad educativa en el VRAEM, desde la emisión de la asignación especial VRAEM (consistente en S/ 300 mensuales) para más de 10 mil docentes (nombrados y contratados) que laboran en la zona; la atención de demanda de 846 plazas docentes y 117 auxiliares de educación para los distritos del VRAEM; y la atención, entre 2011 y 2015, de más 170 proyectos de inversión pública en infraestructura educativa, beneficiados mediante la transferencia de partidas presupuestarias a Gobiernos Regionales y Locales por parte del MINEDU.

Es importante rescatar la labor de esta y otras experiencias de coordinación intergubernamental en el ámbito educativo de este tipo, pues apuntaron, como indican Molina y Licha[2], al abordaje de procesos de coordinación, colaboración y cooperación que establecen relaciones sinérgicas en espacios explícitamente intersectoriales e intergubernamentales, donde se desarrollan marcos compartidos para el análisis y compresión de la problemática educativa.

 

-------------

[1] A través del D.S. 074-2012-PCM, se declaró de prioridad nacional el desarrollo económico social y la pacificación del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro y crean Comisión Multisectorial para dicho ámbito, conformado por todos los ministerios, DEVIDA y PCM.

[2] Molina, Carlos e Isabel Licha. Coordinación de la política social: Criterios para avanzar. Instituto para el desarrollo social (BID), 2005.