Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Fabiola Yeckting

Cotabambas: vacío estatal y debilidad institucional

Llegó y sobrevoló la zona en helicóptero, supervisando los trabajos que se están realizando, ya que el tránsito por la carretera de las vías del corredor minero surandino, Arequipa, Apurímac y Cusco está restringido. Se las declaró en estado de emergencia, por lo que no hay libre tránsito en ellas. Como errada estrategia de invisibilizar las tensiones y conflictos en la zona minera sur andina se declararon en emergencia los departamentos Cusco y Apurímac que militarizaron con presencia de la policía. En el 2015 la Presidencia del Consejo de Ministros declaró el estado de emergencia en las provincias de Cotabambas, Andahuaylas, Grau y Chincheros (Apurímac), así como en Chumbivilcas y Espinar (Cusco). En el 2017 se declaran en emergencia los distritos de la provincia de Cotabambas, Haquira, Mara y Challhuahuacho como respuesta a la demanda de las comunidades Miraflores, Pitic, Pissaccasa y Congota de una indemnización al proyecto Las Bambas por el uso de las vías. En el 2018 con el Decreto de Urgencia Nº 006-2018-PCM, el gobierno, con su nuevo gabinete de la ‘reconciliación’, declara en Estado de Emergencia el Corredor Vial Minero Apurímac, Cusco y Arequipa, el 11 de enero por 30 días calendario, plazo que está por caducar y que no se justifica porque no se registran protestas en ese período.

El ministro de Transportes y Comunicaciones Bruno Giuffra llegó a Tambobamba, la capital de Cotabambas, para el acto público de inauguración del puente que unirá Apurímac con Cusco. El puente Kutuctay beneficiará a más de 24,500 personas de las localidades de Kutuckay, Marangarallay, Colca y Huamaniray del distrito de Cotabambas, así como a las localidades de Paucarccoto, Huancalla y Chinchaypujio del distrito de Chinchaypujio. La inversión prevista es de 34.3 millones de soles “Este puente reducirá los tiempos de viaje y contribuirá en la promoción del turismo y el comercio en Cotabambas”, subrayó Giuffra[1].

Los titulares afirman que resaltó el avance del Plan de Desarrollo, aprobado por la gestión del ministro Vizcarra en el que se priorizaron alrededor de 158 proyectos -principalmente obras-, en los sectores salud, educación, transporte, vivienda y agricultura, con la modalidad de obras por impuestos. Ello, a su vez, responde a un acuerdo con la empresa por lo que el alcalde de la provincia de Cotabambas Valentín Quispe Flores sostuvo que “la empresa está más cerca de la población”. La fotografía del ministro rodeado del alcalde de la provincia y de las autoridades de la municipalidad perenniza el momento.

En Cotabambas además del Plan de Desarrollo aprobado por la gestión de Vizcarra en el MTC, existen demandas de atención a planes de desarrollo comunal con la representación de las organizaciones locales y las comunidades en la priorización de temas de la agenda de desarrollo local. En Cotabambas se dieron cinco modificaciones del Estudio Impacto Ambiental del proyecto Las Bambas, entre ellas el replanteamiento y ampliación de componentes auxiliares, y aún no se atienden los impactos que significan. Hubo varios procesos de mesas de diálogo y desarrollo en las cuales se priorizaron problemas y realizaron compromisos. Para las organizaciones locales se requiere un Plan de Desarrollo con una propuesta integral con temáticas como Medio Ambiente, Derechos Humanos y Responsabilidad Social Empresarial, principalmente.

Desde la participación de ministros y viceministros en estas mesas, el Estado hace meses que no aparece en el espacio, la llegada del ministro Giuffra es un intento de dar la señal de que se están cumpliendo los compromisos y mejorar la imagen del proyecto que en la práctica empezará su aporte de canon todavía en cinco años -hasta recuperar su inversión-, por lo que ahora las autoridades participan en los acuerdos de realización de infraestructuras con la modalidad de obras por impuestos.

Sin embargo, en la provincia no hay un espacio permanente de seguimiento al cumplimiento de acuerdos, lo cual revela un vacío y a la vez una debilidad institucional. En realidad, tampoco se evidencia cuál será la estrategia de prevención de conflictos en la provincia, si desde la PCM y el nuevo Viceministerio de Gobernanza y Ordenamiento Territorial o algún otro organismo se dialogará o estamos ante un gobierno caduco que sólo salva sus propios intereses y el de los grandes inversionistas. Si el Estado en algún momento impulsó las Mesas de Diálogo no es posible que ahora las suprima sin crear ningún otro espacio que sirva al intercambio y negociación sobre los procesos de desarrollo. Su plan de prevención de conflictos no está definido y tampoco la estrategia a seguir para el impulso de qué tipo de producción, del comercio o el turismo que mencionó el ministro, sino únicamente para asegurar la producción minera. Cómo se supone que se va a impulsar dicha diversificación productiva. ¿Acaso los ministros del Estado tendrán que llegar en helicóptero cada vez que se presente una demanda insatisfecha o conflicto? ¿Frente a los conflictos seguirá la política del bombero que apaga incendios en el Estado en lugar de promover espacios de diálogo y planificación con los diversos actores y la población?


[1]                     Fuente http://mercadosyregiones.com/2018/02/apurimac-resaltan-cumplimiento-del-plan-de-desarrollo-de-cotabambas/