Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Efraín Jesús Trelles Aréstegui (1953-2018), historiador [Primera Parte]

Hace un mes, en las primeras horas del domingo 1ro de abril -por extraña coincidencia Domingo de Resurrección-, falleció de un paro cardíaco en Lima el conocido comentarista deportivo Efraín Trelles. Tenía 64 años y hubiera cumplido 65 este 28 de mayo. La noticia se difundió con rapidez por las mal llamadas "Redes Sociales", e incluyó algunos comentarios que indicaban que Trelles no solamente se había dedicado al periodismo, sino que también había sido historiador. Esto explicaba el amplio conocimiento del que hizo gala por más de 25 años en su labor escrita, radial y televisiva, desde la década de 1990.

En efecto, Efraín Trelles no solo estudió la carrera de Historia en el Perú y en los Estados Unidos en los años 70 y 80, sino que destacó con una prometedora línea de investigación sobre el siglo XVI, tanto respecto de los conquistadores españoles como de la población indígena andina. Hijo de una importante familia de terratenientes de Andahuaylas (nació en Talavera), había estudiado en Lima, en el Colegio Alexander von Humboldt y en la Universidad Católica. En 1974 estuvo en Arequipa y en el Colca estudiando a los Collaguas, con los profesores Franklin Pease y David Cook.

De allí surgió el interés en el conquistador Lucas Martínez (Trujillo, Extremadura, ca.1511-Lima, 20 abril 1567), vecino-encomendero de Arequipa, personaje que investigó bajo la asesoría de Pease, y que fue el tema de su tesis bachiller (1980) y de su primer libro (1982). Sobre 'Lucas Martínez Vegazo: funcionamiento de una encomienda peruana inicial', recientemente Nelson Manrique ha escrito: "era un texto maravilloso, que combinaba un trabajo riguroso, una sustentación documental muy sólida y la auténtica pasión del investigador que quiere más allá del mar de datos para entender los procesos históricos profundos ".

En 1983 Teodoro Hampe (1960-2016), decía: “Esta obra constituyó originalmente una tesis, para obtener el bachillerato en humanidades, se sustentó en la Universidad Católica en mayo de 1980, siendo aprobada con la mención ‘sobresaliente’.  […]  Para confeccionar esta obra, aparte de los numerosos estudios ya conocidos sobre la Conquista y el régimen de la encomienda, el autor se ha servido de abundantes testimonios notariales, con apoyo de los cuales ha reconstruido con mucho detalle las actividades de aquel encomendero. […]  En la captura del Inca, en Cajamarca intervino como hombre de a pie.  […]  En el célebre alzamiento de los encomenderos [liderado por Gonzalo Pizarro], Martínez Vagazo jugó alternativamente a dos cartas: la rebelde y la realista”.

En 1986 el historiador argentino Carlos S. Assadourian comentaba: “¿Merecía Lucas Martínez ser descuartizado, o condenado al destierro por «aver cometido crimen lege magestatis» como falló el oidor Cianca?  Según Efraín Trelles, «nuestro personaje se encontraba entre dos fuegos: de un lado su interés de encomendero, del otro su lealtad al Rey», por lo que seguramente «jugó casi en todo momento dos cartas».  Y lo demuestra memorizando [= recordando] los miedos y las trampas, los cálculos y los cambios de bando del encomendero.  La forma de exposición elegida por Trelles deviene así un ejercicio metodológico impecable: la gran historia descubre su trama, su intimidad contaminada por la escala verdadera de los hombres que la hicieron. […]  Los diminutos hechos son luminosos: la gran historia queda… humanizada y se torna más comprensible mostrando sus pequeñas lógicas particulares. […]  si semejante forma de escritura resulta significativa es porque la maneja un historiador entrenado en los más calificados métodos y técnicas de investigación.  […] a[l] analizar las cuentas de Lucas Martínez, es decir la renta de su encomienda, es[tamos ante] un ejemplo magnifico de cómo utilizar lenguaje y documentos para esclarecer problemas que debatimos ahora los historiadores resueltos a alcanzar un conocimiento más real del sistema colonial.  Dotado del saber del historiador tradicional, formado como historiador moderno, Efraín Trelles nos ha entregado un estudio importante sobre el proceso de formación de la economía y la sociedad colonial”.

*          *          *

Trelles continuó sus estudios en Estados Unidos, presentando una tesis de maestría en la Universidad de Texas, en Austin: “The integration of an Andean ethnic group into the early encomienda system: The case of the Chupaychu in Huanuco (Peru), 1532-1562” (1983).  Esta investigación apareció años después bajo el título de ‘Linajes y futuro’ (1994).  Sin embargo, el proyecto de una tesis doctoral no cuajó.  En este libro se decía: “Ha sido profesor asistente en esa misma Universidad [de Texas, en Austin] y en el Post-Grado de Ciencias Sociales de la Universidad Católica, así como docente de las Escuelas Campesinas de la Confederación Campesina del Perú”.  Al periodista Arturo Gutiérrez Velasco, de la Red Chanka, le dijo: “Regresé al Perú en 1985 y en 1987, cuando me tocaba volver a Estados Unidos, decidí quedarme a vivir en el Perú y dedicarme al periodismo”.

Nelson Manrique ha contado: “Quienes leímos su libro [de 1982] no tuvimos la menor duda de que estábamos ante el nacimiento de un gran historiador, que sin duda nos depararía nuevas obras maestras.  Pero algo se rompió en la trayectoria de Efraín y sus demonios lo dominaron.  Luego del fallido intento de una tesis doctoral, su producción se detuvo abruptamente.  Originalmente sus relaciones y su ambiente fueron de izquierda, pero en un determinado momento viró hacia el fujimorismo, lo cual coincidió con el fin de su carrera académica. […]  Efraín se reinventó dedicándose a lo que descubrió era la vocación de su vida, la crónica deportiva […] con una gran pasión y con marcado éxito. Tenía grandes ventajas sobre el promedio de sus colegas: era un excelente comunicador, ameno y divertido, hablaba alemán, inglés y quechua, y su sólida formación académica le había dotado de rigor y erudición.  Su quehacer le deparó una legión de seguidores”.

*          *          *

En la década de los 90, además de su quehacer periodístico y de su apoyo al régimen autoritario cívico-militar de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos y el Gen. Hermoza Ríos, Trelles volvió brevemente a la investigación histórica.  Publicó ‘Una vez una Copa’ (1995), sobre la Copa América de 1953 en Lima.

Gutiérrez Velasco, en una entrevista publicada en enero de 2017, cuenta: “El año 2013 concluyó con RPP, por lo que tuvo que redefinir sus actividades y desde entonces no hace más que escribir.   Escribe si puede mañana tarde y noche, y es asiduo investigador en la Biblioteca Nacional del Perú”.  Escribió por encargo ‘Historia de un sueño’ (2015), la biografía de Augusto Pérez Araníbar [1858-1958], fundador en 1930 del Puricultorio que lleva este nombre.  En una entrevista sobre este libro le dijo al periodista Carlos Batalla: “yo soy biógrafo.  Puedo hacer una biografía de cualquier siglo.  En algunos me sentiré más cómodo; por ejemplo, en el siglo XVI”.

A Gutiérrez Velasco le contó: “Mis mayores logros académicos los he conseguido investigando el siglo XVI, pero soy un historiador que recorre con facilidad cualquier siglo y esa ventaja comparativa me nutre.  Ante todo soy biógrafo”.  Su último libro, ‘Nicolás de Ribera: primer alcalde de Lima’ (2017), es, efectivamente, una breve biografía, de quien por cierto fuera el suegro de Lucas Martínez Vegazo.  Por desgracia, aparece publicada por la cuestionada gestión municipal de Luis Castañeda Lossio.

En el portal fujimorista “Político.pe”, donde publicaba en los últimos tiempos, Efraín Trelles se presentaba en tercera persona: “Nació a orillas del río Chumbao y de niño sabía contar historias.  De grande, tuvo que aprender a explicarlas y, ahora, con la ayuda de ustedes, quiere recuperar la capacidad de contarlas solamente.  Redondas, circulares, casi encapsuladas en sí mismas.  Historias en blanco y negro y acaso, también, historias de un tiempo en el que el paraíso no tenía luces artificiales y hasta el infierno era quizás más reconocible.  Un recordatorio: el historiador no es el que sabe, el historiador es el que busca.  Nosotros buscamos”.

Tomó prestada esta última frase del historiador francés Lucien Febvre: “El historiador, no es aquel que sabe, sino aquel que busca... nosotros buscamos”.

 

Referencias:

Nelson Manrique, “Genaro y Efraín”. La República (Lima), 3 de abril, 2018.

<http://larepublica.pe/politica/1220722-genaro-y-efrain>

Mariana Mould de Pease, “Efraín Trelles: el historiador prestado al periodismo deportivo”. Somos, suplemento de El Comercio (Lima), 6 de abril, 2018.

<https://elcomercio.pe/somos/efrain-trelles-historiador-prestado-periodismo-deportivo-noticia-510111>

Arturo Gutiérrez Velasco, “Homenaje de la Red Chanka a Efraín Trelles Aréstegui, historiador y periodista andahuaylino”. Red Chanka, 9 de enero de 2017.

<https://www.facebook.com/red.chanka/posts/758977267612177>

"Hombres como Pérez Araníbar se necesitan en cada esquina". Entrevista a Efraín Trelles Aréstegui por Carlos Batalla. El Comercio (Lima), 27 de julio de 2015.

< https://elcomercio.pe/archivo/todas/2015-07-27 >

Reseña de Teodoro Hampe, en: Histórica (Lima), vol. 7, no. 1, julio de 1983, pp. 151-156.

< http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/historica/article/view/8028/8321 >

Reseña de Carlos Sempat Assadourian, en: The Hispanic American Historical Review (Durham, Carolina del Norte), vol. 66, no. 2, mayo 1986, pp. 382 - 383.