Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Elecciones 2020: una mirada a la participación política de las mujeres en Apurímac

Colectiva Feminista Wayra Warmikuna

Luego de la disolución del Congreso, la situación política del país varió considerablemente, empezamos a ver nuevas caras y, como era de esperar algunos viejos rostros queriendo continuar con una curul en el Congreso de la República. En Apurímac 17 organizaciones políticas presentaron lista al Congreso compitiendo por las 2 curules que corresponden a nuestra región

Cuadro

Del cuadro podemos colegir que 16 mujeres postularon para ser congresistas por Apurímac, esta cifra nos muestra una ligera diferencia con los candidatos hombres que fueron 21. Sin embargo, al analizar los puestos en las listas es evidente que sólo UPP y el Partido Morado lanzaron mujeres con el número 1.

Este panorama, no solo sucedió en las elecciones congresales, también ocurrió en las  recientes elecciones de alcaldes y regidores/as de los centros poblados. De 13 centros poblados que tiene la provincia de Abancay, solo en Santa Isabel de Caype se eligió a una mujer alcaldesa, ella juramentó el pasado viernes 24 de enero en la ciudad de Abancay, conjuntamente con su plancha de regidores/as. Este hecho es de suma importancia para la provincia, ya que sucedieron una serie de situaciones relevantes para el avance de los derechos políticos de las mujeres:  a) Por primera vez es elegida una mujer como alcaldesa en ese Centro Poblado, b) La organización política con la que postularon se denominó: “Las Obreritas de Caype”, dando alusión a su trabajo en la crianza de abejas y empoderamiento económico, c) El concejo cuenta con tres regidoras mujeres y 2 hombres, d) A diferencia de otras juramentaciones, estas autoridades juramentaron con el traje típico de su localidad, demostrando así su identidad cultural.

Volviendo al proceso electoral congresal, se evidenciaron varias formas de violencia hacia las candidatas, entre las cuales pudimos identificar el caso de la excandidata por el Partido Morado, Lisseth Melendez Vargas, una joven de 29 años, quien sufrió acoso (silbidos) en pleno debate electoral en la ciudad de Andahuaylas, asimismo ella denunció -en un medio de comunicación radial- haber sufrido agresión sexual por parte del señor Mario Santiago Huamaní, miembro del Frente Amplio. Después de esta denuncia, el partido de la florcita en Apurímac no se pronunció sobre el tema ni mucho menos el acusado, lo que deja mucho que desear sobre el discurso que tiene ese partido y su supuesto compromiso contra la violencia hacia la mujer. Esperemos que haya algún tipo de pronunciamiento al respecto.

Al igual que la situación de Lisseth, Brigida Benites Medina, alcaldesa del Centro Poblado de Caype, tuvo que esperar que el comité electoral y el Concejo de la Municipalidad Provincial de Abancay resolvieran el pedido de nulidad de las elecciones, solicitada por la agrupación política con la que compitió. Ellos argumentaron su pedido frente a una supuesta incapacidad para gobernar. Brígida en una entrevista supo manifestar que fue difícil lograr la alcaldía debido al machismo que lamentablemente aun impera en los espacios de participación política, pero considera que a pesar de todo eso, está dispuesta luchar y trabajar con valentía para lograr cambios en su Centro Poblado.

Ahora que conocemos los resultados finales de las elecciones, los congresistas de Apurimac son Lenin Abraham Checco Chauca y Omar Merino López. Checco representa al Frente Amplio, miembro de una izquierda cada vez más fraccionada y poco autocritica del machismo que los desborda; por su parte Merino, de Alianza Por el Progreso, tuvo una denuncia por alimentos y a la fecha viene afrontando una acusación por presunta comisión del delito de abuso de autoridad y usurpación de funciones.

Es necesario tener una mirada global y crítica del nuevo Congreso, ya que por las propuestas planteadas en la campaña estaremos obligadas a seguir batallando en las calles y en todos los espacios contra las políticas públicas represoras en relación a los derechos sexuales y reproductivos y derechos de la comunidad TLGB, y en defensa de los avances logrados en materia de igualdad de género.