Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Elecciones en Apurímac: resultados con sorpresas

Luego de intensas semanas de campañas y contracampañas entre los candidatos que se perfilaban con opciones para ocupar la gobernación regional, el día domingo se llevó la elección para elegir al nuevo gobernador de Apurímac.

En las últimas semanas los medios de comunicación locales daban como favoritos Michael Martínez (Movimiento Regional Kallpa), y Lenin Checco (Frente Amplio), seguido muy de cerca por Edgar Villanueva (Alianza para el Progreso). El flash electoral con los resultados a boca de urna arrojó resultados distintos. IPSOS ponía a Martínez y Villanueva en segunda vuelta, mientras que DATUM a Martínez con su hermano Marcelino de Somos Perú.  

No obstante, los resultados oficiales han arrojado que habrá segunda vuelta entre Martínez quien obtuvo el 20.62% de los votos y Baltazar Lantarón del Movimiento Regional Llankasun Kuska con el 19.20%, quien no estaba entre los favoritos.

Una elección en el que las acusaciones y el voto de arrastre fue determinante

Desde el inicio del proceso electoral la percepción en Apurímac era que habría segunda vuelta y la pugna seria por ver quien la disputaría con Martínez. Hasta la segunda semana de setiembre Checco se perfilaba como el favorito, lo que hizo que el candidato por el Frente Amplio se convirtiera en el blanco de sus adversarios.

Sin duda los debates realizados en Abancay y Andahuaylas fueron los espacios propicios para mellar su candidatura. Los ataques hacia Checco se centraron en cuestionar su desempeño como trabajador en gestiones anteriores y su conexión con exautoridades acusadas de corrupción. Sin embargo, fue la acusación de haber sido uno de los principales opositores a la construcción del hospital de Andahuaylas lo que termino por relegarlo. De hecho, durante las últimas dos semanas de campaña los medios locales resaltaban este hecho al momento de comentar su candidatura.

A lo anterior, habría que sumar la estrategia utilizada por las otras organizaciones en llevar candidatos reconocidos y con gran capacidad de gasto a nivel provincial. Sin duda, la llegada de Lantarón a segunda vuelta se explica también por el voto de arrastre dado por el virtual alcalde de Andahuaylas, Abel Gutiérrez Buezo, quien realizó una de las campañas más agresivas en la provincia. Caso contrario al Frente Amplio, cuyo candidato, Fredy Trocones, no realizo una campaña notable, ni resaltó en el debate y en la elección ha ocupado el quinto lugar con tan solo el 7.87% de los votos.

El caso de Marcelino Martínez, quinto en la elección regional con el 16.72% de votos, también tiene relación con el voto de arrastre. Hasta la última semana de campaña en Andahuaylas el candidato por Somos Perú, Reynaldo Malpartida, era el favorito a ganar la provincia. Sin embargo, un audio compartido por whatsapp, y luego difundido por todos los medios de comunicación en el que negociaba su aparición en radio Andahuaylas, termino por quitarle votos, algo que sin duda perjudico al candidato regional. 

Lo sucedido con Edgar Villanueva también es de resaltar. Resistido por la población andahuaylina, decidió mantener un perfil más bajo y centrar su campaña en las otras provincias de la región, dejando el trabajo duro a los candidatos provinciales de Abancay, Elio Vidal, y Andahuaylas, Rosa Suarez. Sin embargo, ambos ocuparon el tercer y cuarto lugar, respectivamente.  

Una segunda vuelta entre Andahuaylas y Abancay

La segunda vuelta se vive desde hoy como una contienda que revivirá la histórica pugna entre andahuaylinos y abanquinos. En Andahuaylas, provincia con mayor población electoral, se comienza a comentar sobre si se apoyará o no a Michael Martínez y a preguntar por la trayectoria de Lantarón.

El camino es más complicado para el candidato de Kallpa, que en la elección del año 2014 perdió ante Wilber Venegas en segunda vuelta y el año 2010 quedó en segundo lugar. A Martínez le resta poder sortear las múltiples acusaciones que tiene por corrupción, la resistencia de un gran sector apurimeño hacia su candidatura y la carga de dirigir un movimiento con alcaldes que han sido denunciados y juzgados por malversación de fondos. 

De otro lado, Lantarón tendrá que capitalizar el voto de rechazo de Martínez y acercarse a las otras provincias para la campaña de segunda vuelta. De hecho, durante esta contienda ha sido uno de los candidatos que menos ha visitado Andahuaylas, por ejemplo, por lo que tendrá que recurrir a los candidatos electos del movimiento para acercarse a los ciudadanos y superar la resistencia a un abanquino.  

La segunda vuelta hará que los candidatos enfoquen su mirada también hacia las provincias altas de Apurímac como Cotabambas, Grau y Antabamba, con menor población electoral y en donde las campañas no suelen concentrarse. Dado el escenario planteado estas provincias podrían decidir al próximo gobernador y en donde se luche con mayor intensidad los votos.