Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Politóloga, investigadora. Interesada en política subnacional, género y representación política.

Ellas también se llaman Perú: Sobre los feminicidios recientes

Los feminicidios son la máxima expresión del machismo y la evidencia más vil de que aún no se ha erradicado de nuestra sociedad. La atención a esta problemática no puede agotarse en el señalamiento de los hombres que perpetúan estos crímenes, se trata de un problema de Estado. A la fecha, a partir de un riguroso seguimiento de medios de comunicación, hemos logrado contabilizar 26 casos de feminicidios en el Perú en tan solo dos meses, enero y febrero. Son 26 mujeres que con sus vidas la indolencia de la sociedad y las instituciones.

Hoy en día los feminicidios son la “sensación” en los medios de comunicación, ocupan los titulares (al menos por unas 8 horas en las plataformas web de los diarios más importantes), y eso es algo nuevo, ya que esta clase de crímenes no tenían esta cobertura hace cinco años. Fue recién, a partir de la marcha de Ni Una Menos en Argentina, que distintas organizaciones feministas lograron movilizar en el Perú a colectivos e instituciones públicas y privadas, de toda índole, para adoptar la marca de la no violencia hacia la mujer y llevar a cabo una de las manifestaciones más grandes en la historia del Perú (medio millón de personas en las calles). Es así que ahora los que antes eran vistos como episodios de violencia común adoptaron el nombre al que tantas autoridades temen: violencia de género.

Veamos el tema del feminicidio en el Perú. Según el Código Penal, el feminicidio es el asesinato de las mujeres perpetrado por los hombres por el solo hecho de ser mujeres. El crimen ocurre en el contexto de la intimidad o incluso en un contexto de hostigamiento sexual, en donde el agresor considera que la víctima tiene un menor valor que su propia vida, por lo que considera que puede asesinarla. Las causas responden usualmente a los celos, la negación a tener relaciones sexuales, a continuar con la relación y al rechazo a tenerla con el victimario. Es decir, la víctima no tiene el derecho a vivir solo por rechazar a su pareja/conocido. Lamentablemente, 26 nombres de mujeres responden a estos casos en el Perú en los últimos dos meses y la justicia parece inexistente. ¿cómo evitar que esta historia se repita en los próximos meses?

En primer lugar, las acciones de prevención deben tener mayor incidencia. En el año 2018, se realizaron 53,949 acciones preventivas promocionales realizadas por los Centros de Emergencia Mujer (CEM) en todo el país y este año suman 2,792 las actividades realizadas (Programa Nacional Contra la Violencia-PNVC, 2019). Estas acciones consisten en talleres y charlas en instituciones educativas y centros universitarios, así como en visitas a domicilios y visibilización en manifestaciones. A simple vista, cualquiera pensaría que, siguiendo este camino, el objetivo planteado por el Programa Nacional Contra la Violencia está cerca de ser cumplido, sin embargo, encontramos algunos cuestionamientos con respecto a estas intervenciones. Como sugiere la misma fuente de PNCV, las acciones se realizan desde los CEM no llegan a tener la cobertura de todos los distritos. Si bien es necesario que estas acciones de incidencia por parte del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) tengan un alcance territorial más incisivo, será más importante conocer la evaluación de impacto de esta política, su efectividad y cómo se puede mejorar.

En segundo lugar, se debe garantizar la seguridad y protección de la familia de la víctima. Teniendo en cuenta que el año pasado alrededor de 140 niños y niñas quedaron en estado de orfandad porque sus madres fueron víctimas de feminicidio[1], la atención de estos menores debe ser una prioridad. No solo enfrentan la orfandad debido a un abandono, sino que en muchos casos presencian el asesinato (3 casos este año). Asimismo, muchos de ellos pierden además a sus padres (2 casos este año), por lo que la atención psicológica es fundamental para estos casos.

En tercer lugar, la justicia debe ser ejemplar para los victimarios. Una vez ocurrido el acto, ellos deben ser detenidos, procesados y condenados (la pena no debe ser menor a 15 años, de acuerdo con el Código Penal y respetando las agravantes). Asimismo, la cobertura mediática debe ser constante y consciente (no centrarse en el nombre de la víctima, ni cuestionar sus acciones, ni brindar datos que justifiquen el crimen, entre otras). Todo esto por un simple motivo: demostrar que no hay impunidad y que el Estado y la sociedad condenan el feminicidio.

Ahora bien, no todas las acciones del Estado son fallidas. De hecho, encontramos algunas iniciativas que vale la pena destacar. El Ministerio del Interior hace unos días publicó una lista de los feminicidas capturados y por disposición del ministro Carlos Morán, serán denunciados penalmente los comisarios que no atiendan de manera correcta una denuncia por violencia de género[2]. Asimismo, la PCM también está liderando campañas de difusión en donde se enfatiza en la erradicación de la violencia de género, en el marco de la defensa del Currículo Escolar con enfoque de género.

A modo de reflexión, me quiero dirigir a quienes nos dedicamos a la carrera pública, a la publicidad, a la educación, a la investigación. No podemos ser indolentes frente a esta problemática. Pasamos la mitad del día como parte de una institución y la otra mitad como ciudadanas y ciudadanos. Incidamos desde nuestros espacios profesionales para erradicar el machismo: informemos a nuestros compañeros, usemos lenguaje inclusivo, generemos información relevante sobre el tema, organicemos nuestros eventos de manera paritaria, demos la palabra a aquella compañera a la que nadie le da la palabra. Toda acción cuenta.

De no actuar todos y todas, el machismo seguirá cobrando víctimas. Los meses pasarán y todas esas mujeres víctimas de feminicidio pasarán a ser una cifra; sus vidas serán parte de una tabla, de un gráfico. Sus familiares no encontrarán consuelo en la respuesta del Estado, mientras demandan reiteradamente cuando les dan la voz en los medios de comunicación y solo pueden pedir “justicia”.

 

Feminicidios en el Perú (enero y febrero 2019)

Feminicidios

Elaboración propia[3]. Fuente: El Comercio; La República; Peru 21; Inforegion


------------

Alejandra Fuentes pertenece a la Plataforma Comadres, espacio que busca posicionar el trabajo de mujeres jóvenes en el análisis de la política nacional e internacional.

 

[1]             31/12/2018 El Comercio. Feminicidios en el Perú: por lo menos 140 menores quedaron huérfanos en el 2018 (https://elcomercio.pe/peru/feminicidios-peru-140-menores-quedaron-huerfanos-2018-noticia-593003)

[2]             07/02/2019. El Comercio. Esta es la lista de capturados en el 2019 por casos de feminicidio. (https://elcomercio.pe/peru/feminicidios-peru-2019-lista-capturados-casos-feminicidio-noticia-604869)

[3]             Con la colaboración de Antonella Tucto