Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Antropólogo con maestría en ciencia política.

Escenario político de diciembre

Con la realización del referéndum se cierra el ciclo abierto con el discurso presidencial de Fiestas Patrias, hecho que le permitió al Presidente Martín Vizcarra arrebatarle la iniciativa política al fujimorismo. Pero este tiempo, y los resultados de la consulta ciudadana, confirman también que la distinción fujimorismo – antifujimorismo (tan mencionada por Víctor Andrés Ponce, Vásquez Kunze, Meléndez) no explica el escenario político actual (en mi opinión, nunca fue tan determinante como nos la quisieron pintar). En las siguientes líneas una mirada a cómo llegan los principales actores políticos a fin de año.

Presidente Vizcarra. Su apuesta de Fiestas Patrias (propuestas de reforma política y del sistema de justicia, y convocatoria a referéndum) ha recibido un mayoritario y contundente respaldo ciudadano. Es importante no solo su sintonía con el malestar ciudadano, sino sobre todo la posibilidad de encauzarlo a través de un mecanismo político. De las decisiones que tome en el corto plazo dependerá si mantiene la iniciativa (y, por ende, la posición de poder) en este escenario. Hoy tiene espaldas para convocar un gabinete con mayor fuerza política y capacidad de gestión. La agenda de reformas institucionales le servirá aún en el corto plazo, pero el próximo año deberá atender otros temas de gestión gubernamental que diversos sectores le están exigiendo.

Daniel Salaverry. Aparece como una especie de alfil solitario tratando de armar juego propio. Sus desplantes a Fuerza Popular lo ubican como candidato a ser expulsado de dicha agrupación, pero ninguna de las partes mencionadas da razón clara de las jugadas previas y de las que vendrán. Por ahora, en la práctica, se ha convertido en un aliado inesperado del gobierno.

Fuerza Popular. Inmersa en las cuitas judiciales de sus principales líderes, y con varios de sus congresistas cuestionados, es la gran derrotada del referéndum, y también de las elecciones regionales y municipales. Sus posiciones políticas y candidatos no han merecido respaldo alguno. Ello no les resta músculo parlamentario, como se aprecia en la aprobación de la exoneración del impuesto selectivo al consumo de casinos y tragamonedas, o en el blindaje al congresista-delincuente Edwin Donayre. Además, las últimas declaraciones de sus principales representantes van dejando el tono conciliatorio de hace algunas semanas y comienzan a mostrar – una vez más – los dientes fruncidos.

Alan García. Su espacio se va reduciendo luego de que Uruguay le negara el asilo político. Al igual que Keiko Fujimori, su agenda política queda casi reducida a sus asuntos judiciales. Por tanto, no resultaría extraño que intente nuevos movimientos para evadir a la justicia. Junto con el APRA, es el otro gran derrotado en el referéndum. Credibilidad por los suelos.

Ministerio Público. Es uno de los principales terrenos de disputa en el corto plazo. No ha habido fuerza capaz de sacar al Fiscal Chávarry de su puesto, pese a los serios cuestionamientos que pesan sobre él y al debilitamiento de sus principales apoyos políticos. Aún con eso, está en el aire la amenaza de su intervención para obstaculizar el avance de las investigaciones fiscales sobre los líderes políticos involucrados en la recepción de dinero ilícito aportado por Odebrecht. ¿Será la mala noticia de fin de año? ¿Se atreverá a una decisión así teniendo en cuenta la simpatía ciudadana que despiertan estas investigaciones, personalizadas en la figura del Fiscal José Domingo Pérez?

Gobernadores Regionales. Todos hombres, diez de ellos fueron candidatos de partidos políticos, algunos con cuestionamientos serios (corrupción, violación sexual). Son los nuevos actores de la política nacional, aunque algunos ya eran conocidos (Mesías Guevara en Cajamarca, Zenón Cuevas en Moquegua, Walter Aduviri en Puno, por citar algunos). El gobierno ha tenido sesiones de entrenamiento con ellos, lo que en la práctica es el primer paso para desarrollar alianzas que generen algún nivel de contrapeso, especialmente con el Congreso. La mayoría del país espera con expectativa el inicio de las nuevas gestiones.

 

Twitter: @RivasJairo