Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Estado de emergencia nacional

Foto: Presidencia de la República

Noticias SER

El estado de emergencia nacional decretado por el gobierno nacional, así como el conjunto de medidas adicionales anunciadas a lo largo de estos días, que tienen por finalidad impedir el avance del Covid-19, son decisiones que están poniendo a prueba, tanto las capacidades del Estado peruano como las de la ciudadanía, como nunca antes había ocurrido en nuestra historia y que de una u otra forma cambiarán la forma en que vivimos y nos relacionamos.

Como era de esperarse en estos primeros días de la emergencia, resulta difícil para un sector importante de la ciudadanía suspender todas sus actividades y asumir el aislamiento social obligatorio en sus casas. Sin embargo, con el correr de las horas y los días se constata que la gran mayoría va asumiendo esta compleja situación, a pesar de que muchas familias se encuentran en una situación límite por los escasos recursos con que cuentan para su subsistencia.

Por ello, ha hecho bien el gobierno peruano en anunciar el otorgamiento de un bono familiar de 380 soles para cerca de 9 millones de peruanos y peruanas que se ganan el pan día a día y para los que dejar de trabajar implica un sacrificio muy alejado de las "vacaciones" y el ocio obligado de otros grupos minoritarios. Llevar adelante la entrega del bono –al igual que las otras tareas asumidas por el gobierno- será una labor compleja que no puede dejar de realizarse, debiendo quedar claro que se trata únicamente de un paliativo para aliviar la cuarentena de 15 días, que debe ser acompañada de otras acciones que eviten el colapso de las economías familiares más vulnerables.

En tal sentido, es fundamental que el gobierno garantice que el sector privado no vaya a aprovechar esta circunstancia para realizar despidos, eludir sus responsabilidades laborales y mucho menos obligar a los trabajadores y trabajadoras a realizar actividades que no sean parte de la respuesta a la emergencia nacional, para lo cual es saludable que se haya intervenido a empresas que venían  exponiendo a su personal al riesgo del contagio. Sin embargo, es lamentable que el cumplimiento de este lineamiento no alcance al siempre privilegiado sector minero y agroexportador, que ha sido exceptuado de la suspensión  general de actividades que debe acatar el resto de la población.

El reto ahora es contener la expansión del Covid19 para evitar el colapso del sistema de salud. Es imprescindible que los exámenes de detección se realicen con celeridad y que las muestras de pacientes bajo sospecha en regiones sean rápidamente confirmadas o descartadas en Lima.  Asimismo se debe garantizar una dotación permanente y suficiente de agua potable para los más de 4 millones de peruanos y peruanas que no cuentan con dicho servicio.

En este escenario de emergencia las Fuerzas Armadas juegan un rol clave en garantizar el cumplimiento de medidas como el toque de queda, el cierre de carreteras y fronteras, la no circulación de vehículos particulares en las calles. Su labor debe darse en el marco del respeto irrestricto a los derechos humanos. 

Enfrentar el coronavirus requiere de un enorme esfuerzo nacional y una permanente capacidad y voluntad de cooperación de parte de todos los peruanos y peruanas sin excepción. En Noticias SER confiamos en la responsabilidad de la ciudadanía frente a la actual situación, y esperamos que el gobierno nacional tenga la misma voluntad en la toma de decisiones que ha mostrado estos días, para implementar las tareas concretas que suponen la atención de la emergencia. Nuestro aporte será mantener informados a nuestros lectores y lectoras sobre cómo transcurre la cuarentena en todo el país y nos mantendremos alertas a la actuación de nuestras autoridades.