Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Doctor en Ciencia Social por El Colegio de México. Profesor y Coordinador de la Maestría de Sociologìa Unidad de Posgrado de Ciencias Sociales

Haya de la Torre y el cubano Mella

El investigador peruano radicado en México, Ricardo Melgar Bao, ha realizado consistentes aportes al estudio del exilio latinoamericano ocurrido en las primeras décadas del siglo XX, ofreciendo una amplia imagen de las vinculaciones entre militantes comunistas y apristas, perseguidos y expulsados por los gobiernos autoritarios y dictatoriales de sus respectivos países. Desde ese interés, Melgar Bao ha estudiado las redes de amistad y organizativas que se fueron tejiendo, las disputas  ideológicas, las convergencias tácticas y, por supuesto, los recorridos biográficos de los personajes que analiza con esmero.

En el libro “Vivir el exilio en la ciudad, 1928. V.R. Haya de la Torre y J.A. Mella”(Taller Abierto, México, 2013) el autor incorpora, como dice el título, a la ciudad, en este caso la Ciudad de México. Esta es vista no solo como un espacio geográfico, sino también como un escenario que se construye y adquiere sentido a partir de las relaciones que van estableciendo los exiliados entre sí y las que construyen con residentes de la mencionada capital. Recordemos que se trata del México que había sido sacudido por la inmensa Revolución de 1910 y que para entonces, 1928, buscaba consolidar el Estado e institucionalizar los cambios políticos que le dieron origen. La legitimación interna pasaba por el mantenimiento de un discurso que mantuviera el espíritu revolucionario, lo que coadyuvó a renovar permanentemente la generosidad de sus diferentes gobiernos para recibir a los expulsados políticos de diferentes países. Por esa razón, no era de extrañar que en su suelo convivieran líderes radicales como el peruano Haya de la Torre y el cubano Julio Antonio Mella.

El trabajo de Melgar Bao es un fino análisis de las relaciones fluctuantes que vincularon a ambos personajes, dentro de un entramado social que fomentaba el debate de gran contenido ideológico. En las páginas del libro el lector encontrará primero la amistad que unía a ambos revolucionarios. Es un momento en el que tanto Haya de la Torre como Mella buscaban incorporarse a iniciativas políticas subversivas que estallaban en diferentes países latinoamericanos, además de propiciar revoluciones en los suyos propios. Proclamas, entrevistas, manifiestos, artículos periodísticos, ensayos polémicos y conferencias abundaban, y muchos de ellos eran publicados en revistas y diarios que dirigían intelectuales y políticos mexicanos así como de otros países. En el centro de todo estaba la preocupación por el carácter que debía adquirir la revolución que se preparaba y quién la debía dirigir. Pero también si era posible liderar el proceso revolucionario prescindiendo de países extracontinentales. Todo ello dio germen a un elevado debate doctrinario y político que ha dejado sus huellas en la historia de nuestros países.

En el discurrir de la argumentación de Melgar Bao, uno puede seguir el paulatino distanciamiento entre los dos personajes. El Primer Congreso Antiimperialista, realizado en Bruselas en febrero de 1927, sería un momento clave en ese sentido. Haya de la Torre (que tomaba como ejemplo a la China del Kuomintang de Sun Yat-Sen) rompe con la Comintern y planta a la Alianza Popular Revolucionaria Americana (en ese momento todavía la APRA) como la auténtica cabeza de la revolución en Indoamérica, entrando en competencia con la Liga Antiimperialista de las Américas (LADLA) de Mella, que sostenía la inconsistencia revolucionaria de las clases medias y se identificaba con el modelo soviético. Vendría entonces la conocida polémica entre ellos con la aparición del folleto escrito por el cubano y que llevaba provocador título:“¿Qué es el ARPA?”. Por su parte, y en respuesta, Haya de la Torre prepararía, según lo dice él mismo, su célebre “El antiimperialismo y el APRA”. Melgar Bao presenta evidencias que hacen pensar que el texto de polémica escrito al calor del debate con Mella no es el mismo que publicara en 1936, en Santiago, tanto porque su versión original fue confiscada en un allanamiento como porque fue variando algunos supuestos políticos.

Melgar Bao ofrece además testimonios de contemporáneos, rescata documentos inéditos y da nueva lectura a publicaciones de la época para dar forma a un fresco vívido e intenso en los que va explicando cómo va adquiriendo forma al aprismo y el comunismo en nuestros países. De paso, desecha algunos mitos y presenta nuevas evidencias que permitirán una relectura de esos años feraces para el pensamiento político latinoamericano.

El proyecto de Mella quedó trunco cuando en enero de 1929 fue asesinado por sicarios del dictador cubano Gerardo Machado. La larga vida de Haya de la Torre le permitió dar forma a su organización política.