Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Congresista de la República

Indígenas: de ciudadanos a actores políticos

Uno de los motivos que decidieron mi participación activa en política, que se concretó en mi elección como representante de Ayacucho en el Congreso, parte de mi propia identificación como ciudadana indígena peruana. Por primera vez en nuestra historia, las cifras del Censo de Población del 2017, son contundentes. Por primera vez se hizo la pregunta de auto identificación, variable señalada por el artículo 1.2 del Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la OIT. Los resultados confirmaron que el 25.6% de la población peruana se definió como indígena. Lamentablemente, la historia reciente demuestra la escasa participación de sus representantes, particularmente en el caso peruano; es más pueden ser contados con los dedos de las manos: Eduardo Nayap, Paulina Arpasi, Hilaria Supa, Maria Sumire, Oracio Pacori y mi propio caso.

Desde el inicio de nuestra gestión, intentamos reactivar el Grupo Parlamentario Indígena (GPI), pero desde la presidencia del Congreso, tanto Luz Salgado (2016/2017) como Luis Galarreta (2017/2018) lo impidieron de forma reiterada, por aspectos formales.  Inmediatamente nos integramos a la Comisión de Pueblos Andinos y Amazónicos. Lamentablemente, la mayoría fujimorista y su permanente bloqueo en reiteradas sesiones, han impedido en estos tres años priorizar en esta Comisión Ordinaria, temas sustantivos de la agenda indígena peruana para asegurar sus derechos colectivos severamente amenazados por el extractivismo, así como para fortalecer la propiedad colectiva sobre sus territorios ancestrales y garantizar, la debida participación y representación indígena en todas las esferas del Estado.

Las estadísticas existentes dadas por el INEI, la Defensoría del Pueblo, el MINCUL y el MINAGRI, confirman lo peor para los intereses de los indígenas peruanos: se viene produciendo la reconcentración de la propiedad rural, aumentan los privilegios al otorgamiento de concesiones mineras y otros títulos habilitantes, se desatiende la afectación producida por metales pesados, se incrementan los impactos de las economías ilícitas (narcotráfico y minería ilegal), no se atiende los 8,400 pasivos ambientales, concentrados en tierras comunales, y no se le da espacio en los espacios de toma de decisiones de las políticas públicas que les afectan. La consulta previa, los procedimientos de reconocimiento y titulación, así como los esfuerzos para consolidarse como Pueblos y no solo como comunidades, se ven obstaculizados por decisiones políticas nefastas que solamente priorizan la inversión y el crecimiento económico.

Gran parte de mi producción legislativa así como de control y representación, ha estado dirigida a resaltar temas esenciales de esta agenda. Uno de los 12 proyectos de ley que conforman la Reforma Política y que fueran presentados al Congreso por el gobierno del presidente Vizcarra (PL 4186-2019), otorgaba una curul de representación indígena, además de otras dos para peruanos en el exterior. Las organizaciones representativas consideraban injusto y desproporcionado que la cuarta parte de la población peruana tuviera un solo representante en el Congreso de la República. No obstante, este tema no fue objeto de la solicitud de confianza, lo que revela la importancia relativa que le da el gobierno, en el marco de la tensión entre Congreso y Ejecutivo. En los recientes debates en el seno de la Comisión de Constitución, además de los intentos de distorsionar la esencia de los 6 proyectos materia de la confianza (impedimentos, inmunidad, financiamiento, paridad, democracia interna), el tema esencial de la participación política indígena ha quedado excluido.

Es con este motivo, que las organizaciones representativas de los Pueblos Indígenas elaboraron una propuesta de reforma sustantiva de la Ley Orgánica de Elecciones que plantea reconocer en la distribución de los escaños, los resultados del Censo 2017, para reconocer hasta 32 escaños para representantes indígenas. La iniciativa ha sido acogida por congresistas de Nuevo Perú, Frente Amplio y por César Villanueva de APP, y presentada como PL 4542-2019, esperando que la próxima semana pueda ser incluida en los debates sobre paridad y que sea incluida en la reforma política antes del 28 de julio.