Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogada y activista feminista, especialista en género

Injusticia para Arlette. Injusticia para todas

El 12 de julio se cumplen cuatro años de esa imagen que no se nos borra de la mente, una mujer siendo arrastrada de los cabellos por un tipo totalmente desnudo en la recepción de un hotel en Ayacucho; cuatro años de uno de los casos de violencia machista más indignantes y conocidos en nuestro país, cuatro años de un proceso judicial injusto y cruel, que aún no termina; cuatro años de impunidad para Adriano del Pozo y para los agresores machistas, cuatro años de revictimización contra Arlette Contreras y contra todas las mujeres que afrontamos la violencia machista.

Cuatro años, un sin fin de audiencias, tres juicios orales, dos en Ayacucho y uno en Lima, cuyo “adelanto de fallo judicial” ha determinado que Adriano no habría cometido el delito de violación sexual en grado de tentativa, que no existen dudas que habría cometido el delito de feminicidio en grado de tentativa y que la reparación civil establecida para Arlette sería de 20 mil soles; una sentencia que recién será formal el jueves 18 de julio, plazo suficiente para que el agresor pueda fugarse, como comúnmente pasa con los delincuentes en nuestro país. Una sentencia que para Arlette y para todas, es injusta y nos deja un “sin sabor”, como dijo ella ayer, tras conocer el fallo.

Cuatro largos años de violencia institucional por parte del Poder Judicial y el Estado peruano, que ha revictimizado a Arlettte una y otra vez, que ha dejado en libertad al agresor, que juzga en base a prejuicios y absurdos estereotipos de género, como si realmente importara si estuvieron en un hotel, si ella lo pagó o si estuvo en prendas íntimas. El hecho es que Adriano intentó violarla y que no hay testigos de eso, salvo-lo más importante- la palabra de ella que estuvo dentro de esa habitación luchando por su integridad y su vida; pero los jueces no terminan de entender que la violencia machista no se puede calificar, ni analizar como un hecho aislado, ni entienden que es importantísimo considerar el contexto general del caso, y todo el mundo sabe que según cifras oficiales la mayoría de casos de violencia sexual, se dan en el espacio íntimo y es ejercida por las propias parejas hombres; que quede claro que esa madrugada Adriano estaba completamente desnudo e intento violarla con todas sus fuerzas y la ahorcó para intentar matarla. 

Cuatro años, que serán difíciles de recuperar, cuatro años viviendo un tormento judicial, cuatro años sin poder rehacer su vida, cuatro años sin salud física y ni mental, cuatro años sin poder dormir, sin poder trabajar, ni estudiar; estos cuatros años que han arruinado su proyecto de vida. Cuatro años que de ninguna manera valen 20 mil soles. Una reparación que es una burla.

Cuatro años que tienen que acabar con una sentencia digna y realmente justa. Por Arlette, por todas.

#JusticiaPara Arlette.

#NiUnaMenos