Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

L' Alberone: la historia de un barrio

Mientras todo es rápido y caótico, en su entorno, justo debajo del alberone todo se calma, y la gente  comenta como se siente protegida y tranquila bajo su sombra, como ocurría en la antigüedad con los pastores. Hay gente que lo quiere y extraña como si se tratara de una bandera del pueblo”, nos dice Giorgio Ratini, un joven peruano-italiano, vecino que ha compartido desde su niñez la historia que ahora comparte.

Hace más de 100 años nace la tradición de un viejo árbol encino de 22 metros de altura, llamado L' Alberone que no solo significó una especie arbórea sino que logró trascender hasta llegar a ser el símbolo de un barrio prestándole su nombre. El área urbana en la que se da esa historia está localizada en la ciudad de Roma, más específicamente en el barrio de Borguetto Latino. En el año 1986 el viejo árbol fue retirado y reemplazado, por uno nuevo. Luego de 28 años, el 7 de noviembre del 2014, los embates del viento lo derribaron y se procedió a renovarlo, con un árbol aun pequeño que preside la plaza del mismo nombre (Piazza dell’ Alberone).  La continuidad histórica del árbol y su plaza ubicados en la Vía Appia Nuova[1], coincide con la tradicional y frecuente congregación de vecinos y vecinas hasta muy altas horas de la noche, dialogando con la cargada, natural y agradable expresividad que caracteriza a los hombres y mujeres de Italia.

Por lo tanto referirnos al Alberone es hablar de la historia de un barrio y como se ha vinculado con la tradición de un pequeño pueblo que siendo de origen rural y luego obrero, se va articulando progresivamente a la ciudad de Roma por la entrada de San Giovanni[2], donde se encuentra parte importante de los muros que rodeaban y protegían a la vieja ciudad. Cuentan que en los primeros años de la existencia del Alberone[3], los pastores, agricultores y comerciantes que se dirigían a las ferias y mercados de la capital italiana ataban sus acémilas al árbol, y su pequeña plaza se convertía en un espacio de socialización y de intercambio entre pobladores y visitantes.

Referirse al Alberone conduce a resaltar la dimensión comunitaria que un barrio ha sabido conservar a pesar del creciente urbanismo que lo rodea y que por momentos pareciera absorberlo. Una suerte de resistencia frente la agresiva modernidad del consumismo y los barrios-dormitorios. En pleno siglo XXI, en un contexto de gran ciudad como es Roma, la conservación de esta plaza, su árbol, el barrio, su mercado popular y sobre todo, las características peculiares de una comunidad de muchas sangres (italianos y migrantes de diversas fuentes), les otorga un mérito especial en la cual tiene mucha significancia la resistencia y la identidad expresada por sus vecinos (en el sentido más tradicional y comunal de la palabra). Podemos aseverar que el Alberone constituye un patrimonio cultural para Roma muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver y visitar como turistas en esta impresionante y cautivadora ciudad.

Si esta manifestación de patrimonio cultural se da en poblaciones llamadas modernas, nos imaginamos cuantas más se puede identificar a lo largo y ancho del Perú. En diversas ocasiones se han valorado muy poco aquellos símbolos que acercan y facilitan la socialización y la comunicación entre hombres y mujeres de los pequeños pueblos, en los que una plaza de armas, un mercado, una feria, y hasta una plaza de toros (aunque no seamos muy afines con esas prácticas cuando se asesinan animales), tienen una gran importancia para la cohesión social, la identidad cultural y para buscarle un sentido más humano a la vida de personas que le dedican la mayor cantidad de sus horas a sobrevivir en condiciones muy precarias. El desarrollo local sin identidad cultural carecería de uno de sus componentes fundamentales de sostenibilidad.

Image removed.

Referencias bibliográficas

http://www.abitarearoma.net/caduto-albero-alberone/

http://www.osservatorelaziale.it/2014/11/07/roma-cade-alberone-il-simbolo-del-quartiere/12807-1-1

http://www.06blog.it/post/123576/perche-lalberone-non-e-il-vero-alberone

 

 


[1]                      Corresponde a un área urbana llamada Appio Latino. Es el noveno distrito de Roma p. IX. Toma su nombre de la Appia y Latina

[2]                      Corresponde a una de las murallas principales de la Vieja Roma y es la la catedral de la diócesis de Roma, donde se encuentra la sede episcopal del obispo de Roma.

[3]                      Narrativa de Antonio, Ratini, viejo amigo personal y a quien también dedico este artículo.