Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La mujer y las secuelas del conflicto armado interno

La problemática de los derechos humanos de las mujeres es a la vez similar y distinta que la de los hombres. Como los hombres, las mujeres son víctimas de represión, tortura, desapariciones, hambre; pero las mujeres también pueden ser víctimas de métodos represivos particulares como la violación sexual y el embarazo forzado.
 
Hace un mes, hemos celebrado el Día Internacional de la Mujer, conmemorando la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo. Pero esta lucha no se agota en el reconocimiento social y en una declaración, sino se debe lograr su cumplimiento a través de su exigibilidad, como es el acceso a la justicia y la sanción a los responsables de su vulneración.

En nuestro país, durante el conflicto armado interno de 1990 a 2000, los derechos de las mujeres no fueron respetados ya que fueron víctimas de tortura, violencia sexual, embarazos y abortos forzados, trabajo forzado, entre otros. Sobre este particular, la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), en su Informe Final, registró 538 víctimas de violación sexual durante el período del conflicto armado y concluyó que la violencia sexual la usaron los militares como parte de una estrategia contrasubversiva.

Luego de más de 10 años de este registro, las cifras ya han sido desbordadas por nuevas denuncias, ya que el Consejo de Reparaciones ha registrado y acreditado 1,150 mujeres violadas durante el conflicto armado interno y tiene 697 solicitudes de víctimas pendientes de calificar.

Como se puede observar existe más de un millar de casos sobre violaciones sexuales ocurridos en el conflicto. Y de ellos, apenas el 3% se encuentra en proceso de investigación en las fiscalías. Y tan sólo el 2% se encuentran judicializados en espera de información que debe ser proporcionada por el Ministerio de Defensa. Lamentablemente gracias al mal llamado “espíritu de cuerpo” se sigue protegiendo a personal militar que cometió violaciones sexuales, a lo que se suma una estrategia inadecuada de parte de los operadores de justicia en el esclarecimiento de los hechos.
 

Artículo publicado en revista RETABLO Nro 51. Abril 2013. Ayacucho. Asociacón SER.