Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Lambayeque va asumiendo la emergencia

Foto: Facebook Contenidos

Teodoro Martínez Iñonán. Economista y ex alcalde del distrito de Mochumí

El panorama que se vive en la región Lambayeque respecto a la pandemia del coronavirus COVID19, se asemeja a lo vivido en el resto del país. Al inicio del llamado del Presidente Vizcarra no se tomó con la debida seriedad las recomendaciones impartidas. Si llevamos el recuento de los últimos días, el 27 de febrero se informó sobre un presunto caso de un niño procedente de Corea en el Hospital Regional causando pánico entre la población hospitalaria, que luego fue descartado. Posteriormente al 15 de marzo se informó que había un caso confirmado de una mujer de 24 años en el distrito chiclayano de La Victoria. Recién en ese momento las autoridades de salud se dieron cuenta de la real situación que se vivía al no contar con los medios y logística necesaria para afrontar tan delicada situación.

Al no tomar en cuenta las advertencias y las evidencias de los países que ya tenían en avance esta pandemia, los casos en Lambayeque subieron a 6 al 17 de marzo, todos en la provincia de Chiclayo, incluyendo a una magistrada de Lambayeque que había estado en Europa de vacaciones, según informó el Gerente Regional de Salud, Ordemar Vásquez.

Pese a las prohibiciones impuestas a eventos que congregaran a más de 300 personas, y a que se estableciera la reducción del aforo en centros comerciales, discotecas o restaurantes, vimos como las discotecas se rehusaron a tomar en serio las medidas impuestas por el Gobierno, hecho que ocasionó que el propio Alcalde de Chiclayo realice operativos en la madrugada del día domingo 15 de marzo en discotecas, cafeterías y sangucherías acompañado de la Prefecta de Lambayeque, lugares que según la autoridad serían sancionados por no acatar el estado de emergencia.

Al momento, y con la rigurosidad impuesta por el Gobierno Nacional, el día lunes 16 de marzo, los comerciantes subieron los precios de los productos, especularon con el abastecimiento de los mismos, ocasionando que en algunos casos el precio de la azúcar rubia alcanzara los 4 soles el kilo y 6 el de la azúcar blanca. Hoy, las autoridades regionales y locales parecen haber tomado conciencia de la responsabilidad que toca asumir de acuerdo a sus competencias. Se han realizado operativos en los mercados (en el caso de las 3 provincias) y en algunos distritos lambayecanos (Lambayeque, Mochumí, Pacora entre otros). Asimismo en un gesto aplaudible, la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo ha puesto a su disposición los buses de esta casa superior de estudios para el traslado del personal de salud en rutas de varios distritos, para poder apoyar los esfuerzos de este personal en el proceso de combatir en esta zona la pandemia.

Se espera el compromiso de todos. Hoy 18 de marzo no tenemos otro caso oficialmente reportado de COVID19, sin embargo, esto depende de la población y su compromiso por no aumentar los casos de esta epidemia. Al iniciarse el toque de queda, esperamos que la población, especialmente de los distritos adonde ya llegó el personal militar para patrullar las calles, pueda respetar y apoyar las medidas impuestas por el Gobierno en su lucha para controlar la grave situación que se podría presentar si no se toman en cuenta las mismas.