Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Las mentiras (históricas) que mis profesores me contaron (II)

Seguimos presentando las ideas de James Loewen, autor del libro ‘Las mentiras que mi profesor me contó’ (‘Lies My Teacher Told Me’, 1995, 2018) en una traducción de la entrevista hecha por Sean Illing.

*          *          *

[...] ‘Lies My Teacher Told Me’, de James Loewen, explicaba cómo los libros de texto presentaban la historia de los EE.UU. de manera equivocada, usualmente minimizando, sobre simplificando y escondiendo los complicados dramas e incertidumbres del pasado debajo de la cubierta de una narración omnisciente y aburrida.

El libro también enseñaba una buena cantidad de historia.  Presentaba conceptos que todavía me ayudan a entender el mundo, como el “nadir racial” --el punto más bajo en las relaciones raciales en los EE.UU., que comenzó después de la Reconstrucción [1865-1877], que vio el surgimiento de los linchamientos y del Ku Klux Klan.  Al hacerlo… invalidaba uno de los presupuestos constitutivos de las clases de historia que había recibido toda mi vida: que los EE.UU. están constantemente ascendiendo de grandeza en grandeza.

[...] En una nueva edición que acaba de salir este verano, James Loewen --hoy profesor emérito de Sociología de la Universidad de Vermont-- está defendiendo la causa del pensamiento crítico en la era de las noticias falsas [“fake news”].

[...] nos dice: “comienzo la nueva edición con la famosa foto de las dos multitudes en la inauguración del Presidente Obama, su primer gobierno [2008], y del Presidente Trump, su primera [2016] y quizás única inauguración.  Y uno simplemente mira ambas fotos y son completamente diferentes.  Hay un montón de espacio vacío en la foto de Trump…  Lo que espero que esto muestre a los lectores del libro es que sí hay hechos comprobables.  Lo puedes ver con tus propios ojos”.

Anya Kamanetz:  ¿Podría hablar de la inspiración original del libro?

James Loewen:  Mi primer trabajo de profesor a tiempo completo fue en una universidad afroamericana, Tougaloo College en Mississippi.  Tenía 17 estudiantes en el seminario del segundo semestre de introducción a la Sociología, y no quería hablar toda la primera clase, así que les pregunté: “¿O.k., qué es la Reconstrucción?  ¿Qué les viene a la mente sobre ese período?”.

Lo que ocurrió fue un extraordinario descubrimiento, aunque podría pensarse que fue una experiencia negativa: 16 de los 17 estudiantes dijeron: “Bueno, la Reconstrucción fue el período después de la Guerra Civil cuando los negros tomaron el gobierno de los estados del Sur.  Pero fue muy poco después del final de la esclavitud, y por eso fallaron y los blancos tuvieron que tomar el control de nuevo”.

Mi corazón se hundió.  Hay por lo menos tres mentiras en esa oración.

Los negros nunca tuvieron el control del gobierno de los estados del Sur.  Todos los estados sureños tuvieron gobernadores blancos durante el período.  Todos menos uno tuvo una mayoría blanca en sus legislaturas [las asambleas legislativas de cada estado].

Segundo, los gobiernos de la Reconstrucción no fallaron.  En todo el Sur sin excepción elaboraron las mejores constituciones estatales que los estados sureños jamás hayan tenido.  Mississippi, en particular, tuvo un mejor gobierno durante la Reconstrucción que en cualquier momento posterior del siglo XIX.

La tercera mentira sería que los blancos no tomaron el control.  Fueron los supremacistas blancos del partido Demócrata.  Ciertamente, fue el Ku Klux Klan original.

Pensé: “Dios, ¿qué efecto puede tener sobre ti el creer que la única vez que tu grupo estuvo en el centro de la historia de EE.UU. falló?”.

Kamanetz:  Entonces decidió escribir su propio libro de texto, ¿no?

[Loewen, con sus colegas y alumnos, escribieron un nuevo libro de texto de historia escolar, ‘Mississippi: Conflict and Change’.  Pese a las buenas evaluaciones, las autoridades educativas (del ‘Mississippi State Textbook Purchasing Board’) lo rechazaron arguyendo que agudizaría las tensiones raciales.  Loewen y sus coautores iniciaron un juicio en 1980.]

Loewen:  El juicio… tuvo su momento dramático cuando John Turnipseed [del ‘Mississippi State Textbook Purchasing Board’] estaba declarando.  El asistente de fiscal general preguntó por qué había votado en contra de nuestro libro.  Él señaló una página donde había una foto de un linchamiento.  En esa época, nuestro texto era el único en el país que incluía la foto de un linchamiento.  Irónicamente, hoy casi ningún texto incluye una foto así.

Turnipseed estaba en el estrado y dijo: “Bueno, Ud. sabe, algunos chicos de noveno grado, especialmente chicos negros, son bastante grandes, y me preocupa que los profesores, especialmente las profesoras blancas, tengan problemas para controlar a sus estudiantes con un material como este en los libros”.

El juez --que era un [viejo] hombre blanco de Mississippi, pero un hombre de honor-- preguntó: “¿Pero eso ocurrió, no cierto? ¿Acaso Mississippi no tuvo más linchamientos que cualquier otro estado?”.  Y Turnipseed dijo: “Bueno, sí, pero eso ocurrió hace mucho tiempo. ¿Por qué hablar de eso ahora?”.  Y el juez dijo: “Bueno, se trata de un libro de historia”.

[Tras una sentencia judicial favorable, el libro fue adoptado oficialmente por varios años.]

Toda esta aventura me mostró que la historia puede ser un arma.  Y que había sido usada en contra de mis estudiantes.  Eso fue lo que me involucró en el tema de la historia norteamericana como arma.

Kamanetz:  El libro se llama ‘Lies My Teacher Told Me’.  ¿Cuál es la mayor mentira en el libro?

Loewen:  [...] el tema principal de la historia norteamericana es que comenzamos grandiosamente y que hemos seguido mejorando desde entonces de manera cómo que automática.  Y el problema es que hay dos cosas.  Primero, que eso no siempre es cierto…  Y lo segundo es lo que [ese mensaje] le hace a los estudiantes de secundaria.  Te dice que no necesitas protestar; que no necesitas escribirle a tu representante en el Congreso; que no necesitas hacer lo que los ciudadanos hacen, porque todo está mejorando todo el tiempo.

Kamanetz:  O sea que promueve la pasividad.

Loewen:  Exactamente.

Kamanetz:  Y el otro problema es que los textos escolares [en EE.UU.] son enormes.  Quiero decir que la manera como presentan la historia es como si todo ya estuviera intelectualmente definido.

Loewen:  ¡Es tan aburrido!  Si lo piensas, la primera cosa que ocurre en términos de historia norteamericana es que la gente llegó a este país que hoy conocemos como Estados Unidos.  ¿Cómo es que llegaron?

Bueno, todos los libros de texto que he visto dicen que vinieron a través del estrecho de Bering en la Edad de Hielo.  Y puede ser que así haya sido.  Pero puede ser también que haya sido diferente.  Y lo que entonces debemos hacer es advertir a los estudiantes del hecho de que no lo sabemos, que aquí hay una controversia, e invitarlos a que lo investiguen ellos mismos…

Y eso sería fascinante.  Eso los pondría a pensar como historiadores desde el mismo comienzo del curso de historia de EE.UU. […]

 

*          *          *

Traducido de: Anya Kamanetz, “'Lies My Teacher Told Me,' And How American History Can Be Used As A Weapon”, NPR, August 9, 2018 <https://www.npr.org/2018/08/09/634991713/lies-my-teacher-told-me-and-how-american-history-can-be-used-as-a-weapon>.