Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Lava Jato: el huaico sigue cayendo


La detención del ex Presidente de la República Alejandro Toledo en Estados Unidos, en el marco del proceso de extradición iniciado por las autoridades judiciales, constituye un paso significativo en la lucha contra la corrupción, tanto porque se trata de una persona que desempeñó la más alta magistratura del país como por ser alguien que había evadido su responsabilidad huyendo del país. No obstante lo indicado, todavía queda un trecho importante para lograr que Toledo sea entregado y se proceda a su juzgamiento y eventual condena, lo que dependerá en buena medida del trabajo que vayan a realizar los funcionarios del Ministerio Público y el Poder Judicial en coordinación con los del Poder Ejecutivo.

Si bien en este momento Alejandro Toledo no dispone de mayor apoyo político, su situación era muy distinta cuando se convirtió en uno de los principales actores en la etapa final de la lucha contra el fujimorismo, lo que le sirvió para ser electo presidente el año 2001. Aunque su conducta displicente y ramplona en el gobierno, se hizo rápidamente visible, han sido las revelaciones de los sobornos que le fueron entregados por la construcción de la carretera Interoceánica Sur, los que evidencian con claridad que el personaje compartía la misma vena corrupta que aquellos con quienes en algún momento se enfrentó.

Todo esto ocurre en un contexto en que el trabajo de los fiscales del Equipo Especial Lava Jato se encuentra bajo mayor escrutinio público tras haber salido a la luz una serie de pagos realizados por la empresa Odebrecht como parte del proyecto de construcción del Gasoducto del Sur durante el gobierno de Ollanta Humala, que no fue incluido como parte del acuerdo de colaboración eficaz, y la solicitud de la empresa para que se le devuelvan 524 millones de Soles retenidos por el Estado, que requiere ser previamente aprobada por el Ministerio Público. Las respuestas que brinde esta institución a los casos mencionados tendrán que ser cuidadosas y transparentes ya que de ellas dependerá en buena medida seguir contando con la legitimidad y aprobación mayoritaria de la ciudadanía.

En Noticias SER consideramos que se deben agotar todos los esfuerzos para que el expresidente Toledo responda ante la justicia peruana por los delitos de los que se le acusa, y que la lucha contra la corrupción no debe cejar en su tarea para que todos los responsables del saqueo del Estado sean juzgados y sentenciados. Esta batalla será larga y compleja pero debe seguir hasta las últimas consecuencias ya que es la única manera que tenemos de construir un país distinto ad portas del Bicentenario de la Independencia, el cual mientras tanto no podemos celebrar.