Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Lava Jato: los corruptos siguen cayendo

Al igual que lo ocurrido en anteriores oportunidades, las declaraciones de los exdirectivos de la empresa Odebrecht, realizadas en el marco del acuerdo de colaboración suscrito con el Ministerio Público, vuelven a impactar directamente en la desprestigiada clase política del país, al haberse ratificado la entrega de grandes sumas de dinero a personas investigadas judicialmente como Keiko Fujimori o Susana Villarán, y al mismo tiempo, dar cuenta de nuevos involucrados como el ex primer ministro César Villanueva y algunos periodistas cercanos al fujimorismo y al aprismo.

El caso del congresista Villanueva resalta no sólo por haber sido un funcionario de la máxima confianza del presidente Martín Vizcarra, sino porque este fue el principal operador político en las negociaciones que permitieron al actual primer mandatario asumir la presidencia, siendo encargado posteriormente del premierato hasta su renuncia en marzo de este año. Si bien, Vizcarra se ha apresurado en manifestar su sorpresa, señalando que estará a la espera del resultado de las investigaciones, su cercanía con Villanueva será utilizada por los adversarios del gobierno para seguir cuestionando el rol del Poder Ejecutivo en la lucha contra la corrupción.

Todo esto ocurre en un escenario bastante crispado en el ámbito judicial a raíz de la solicitud de devolución de más de 520 millones de soles presentada por la empresa brasileña, la cual cuenta con el visto bueno del Equipo Especial de la Fiscalía, que hasta el momento sigue considerando únicamente la existencia de actos de corrupción en cuatro proyectos de infraestructura, aunque son innumerables las revelaciones periodísticas e indicios que dan cuenta de que se han realizado pagos ilícitos en muchos otros más.

Y a ello se agrega que, estando pendiente la respuesta oficial del Procurador ad hoc para el caso Odebrecht, en la que debe dar su conformidad o no con la devolución mencionada, se ha anunciado que este acaba de ser denunciado por su colega de la Procuraduría Anticorrupción por supuestamente haber beneficiado a la empresa Odebrecht en la negociación del acuerdo de colaboración.

En Noticias SER creemos que las recientes declaraciones de los ex directivos de Odebrecht, Jorge Barata y Ricardo Boleira, no hacen más que confirmar que la lucha anticorrupción debe continuar hasta las últimas consecuencias, y que no habrá otra forma de erradicar de la política a todos aquellos que han buscado enriquecerse desde la función pública. El camino para tal fin ni es corto ni será sencillo, porque la corrupción impregna todos los estamentos de nuestra sociedad, pero es la única manera de construir un mejor país.