Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Lo que nos deja la Semana Turística de la Selva Central

Todos los años en los meses de junio y julio se lleva a cabo la «Semana Turística de la Selva Central» que es promovida por las municipalidades provinciales de Oxapampa (Pasco), Satipo y Chanchamayo (Junín).  Lo que se busca es incentivar el turismo interno y externo a través de una nutrida programación en la que participan gobiernos locales, empresas y sociedad civil. Anualmente, los tres gobiernos locales mencionados se suceden para asumir la organización y coordinación; este año le tocó a la Municipalidad Provincial de Satipo.

En la Semana Turística se desarrollan una serie de actividades sociales, culturales, deportivas, artesanales, gastronómicas y ambientales, logrando que los habitantes y visitantes tengan alternativas de diversión y esparcimiento, además de los ya concurridos lugares turísticos como puentes colgantes, cataratas y centros recreacionales. No obstante, esta importante fecha no solo tiene connotaciones económicas aparentes, como a continuación se verá:

Función económica. Sin lugar a dudas, el objetivo principal para la creación de la Semana Turística fue el de estimular el movimiento económico en las tres provincias a través de la actividad turística. Consolidada como una potencialidad de la selva central, se decidió que el inicio de esta semana sea en el mes de junio para que coincida con las fiestas de San Juan desarrolladas en toda la Amazonía, el feriado del 29 de junio y como una fecha alternativa a los feriados de Semana Santa, Fiestas Patrias y Navideñas. Según los datos proyectivos de la Dirección Regional de Turismo de Junín, se estimó que este 2018 hayan llegado 30 mil turistas generando S/. 10 millones diarios.

Función institucional. Como se dijo arriba, la Semana Turística es una iniciativa conjunta de las municipalidades de Chanchamayo, Satipo y Oxapampa; que desde el 2003 y de forma ininterrumpida vienen realizando ediciones anuales. Revisando los programas de actividades es fácilmente comprobable que las municipalidades distritales también participan activamente desarrollando eventos en sus jurisdicciones con lo cual estimulan y refuerzan este espacio regional denominado selva central. Si bien hay avances en este sentido, llama la atención que hasta ahora no se haya creado ninguna Mancomunidad Municipal reconocida por la Presidencia del Consejo de Ministros en la que se trabaje el tema turístico y que involucre a estas tres provincias para que superen sus objetivos en función de un presupuesto adquirido.

Función identitaria. Desde hace algunos años, en la selva central se ha implantado la buena práctica de incluir en los programas por festividades los eventos organizados por las comunidades nativas amazónicas asháninkas y yáneshas, pero en ninguno tienen mayor protagonismo como en esta Semana Turística. Estas culturas milenarias exponen sus artesanías, relatan su cosmovisión e invitan al turista a unirse en sus canticos y danzas. A su vez, los descendientes de austro-alemanes en Oxapampa y Pozuzo organizan un programa en la que se vislumbra una fusión de aspectos europeos y peruanos; cosa que no se produce en los descendientes de la colonia italiana asentada en Chanchamayo desde 1874, una deuda aún pendiente. Otro asunto que trae consigo muchas críticas es la reciente adquisición de elementos foráneos como la preparación y consumo del juane, un platillo que no es típico en la selva alta sino en la selva baja del país, dejando de lado la gastronomía local como las comidas preparadas a base de venado, cupte y zamaño, animales silvestres protegidos por una ley, y que para su consumo deberían ser captados mediante la crianza doméstica o zoocriaderos. Así también la yuca y sus derivados, soporte nutricional por milenos de los indígenas, e incluso de los colonos pioneros de la selva central, pierden protagonismo.

Función social. Las empresas, cámaras de comercio y turismo, y asociaciones sociales de las provincias de Chanchamayo, Satipo y Oxapampa también participan en la Semana Turística. Citando un ejemplo, el reconocido festival «Selvámonos» está organizado por una asociación oxapampina reconocida por el Ministerio de Cultura. En Chanchamayo, la Cámara de Turismo informa a sus miembros de las nuevas disposiciones legales emitidas desde el gobierno regional y el gobierno nacional y actualiza constantemente su base de datos sobre las cifras que deja esta actividad. Por su lado, las empresas y cooperativas vinculadas al café, producto bandera de la selva central, también tienen un espacio en el programa de esta semana, aunque su participación ha disminuido en comparación a años anteriores, tal vez porque su visión comercial apunta a la nueva Feria Internacional del Cafés Especiales del Perú (Ficafé) también liderada por los gobiernos locales de esta parte del país. Así pues, no cabe duda que en la actualidad el turismo y el café son los elementos unificadores en la selva central; lo que nos invita a preguntarnos y que será motivo de un próximo artículo: ¿en qué medida una o dos actividades económicas pueden generar una genuina cohesión social en una región?

selva central