Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Ni pro vida, ni pro aborto.

En el Perú, el aborto terapéutico es legal desde el año 1924; y en un estudio realizado por Delicia Ferrando al 2001, se dio a conocer que al año se practicaban alrededor de 350 mil abortos en el país, la mayoría de ellos clandestinos.

Si consideramos las fechas, el aborto no es una práctica nueva en el país, existe desde hace mucho tiempo; legal o no, muchas mujeres abortan, y lo seguirán haciendo.

Así que, ser pro vida y pro aborto, es una posición hipócrita y una acusación absurda.

No es pro vida; porque así mañana se prohíba todo tipo de aborto, incluso el terapéutico, sin importar la sanción como hasta hoy, las mujeres seguirán abortando en la clandestinidad, y muchas de ellas seguirán muriendo. Por otro lado, las que no aborten por miedo al rechazo social o a ser denunciadas, serán obligadas a llevar una maternidad que no desean; y la mitad de los que nazcan serán abandonados, o arrojados a un basurero ¿Qué vida salvaron? Ninguna; es más, ni siquiera lo sabrán.

No somos pro aborto, ni somos asesinas; porque no queremos que todas las mujeres aborten, menos obligarlas; ni tampoco que sea una práctica de todos los días tomada a la ligera. Estamos a favor de una decisión libre y personal; de que las niñas violadas no cambien sus juguetes por un bebé; y de una maternidad deseada y planificada. Tampoco estamos en contra de la religión; al menos, quien escribe es católica, y si tal vez, llegado el momento, por mi educación católica no aborte, no puedo obligar ni juzgar a otra mujer que sí lo haga.

Cada caso es diferente, y no es como todos creen, que sólo las mujeres irresponsables y/o promiscuas abortan; abortan también las que fueron responsables sexualmente, porque nada es 100% seguro; abortan las que fueron violadas y viven un infierno día a día; abortan las jóvenes, que aunque ustedes no lo crean, muchas (sobre todo al interior del país) descubren con su primera relación sexual, la reproducción; abortan las adolescentes que tienen miedo de llegar a casa o ser expulsadas de la escuela; las que fueron llevadas por el enamorado, porque él no está listo para ser papá; y así, muchos casos.

Nadie es pro nada, así que seamos honestos de una vez, y, ¿realmente en contra de qué o quiénes están?

 

-----