Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogada y activista feminista, especialista en género

Ninguna violencia machista es ajena

No hay un solo día en el que no se conozca un nuevo caso de violencia machista. El más reciente, es la denuncia al congresista Yonhy Lescano, por acoso sexual contra una periodista, siendo el cuarto parlamentario denunciado por hechos similares, en los cuatro últimos meses: Mamani, Lopez y Ushnahua.

Los congresistas se equivocan, no se trata de una “broma subida de tono”, una “mano fantasma”, un “saludo cariñoso”, ni mucho menos de un “ataque político”. Lo que hicieron se llama violencia contra las mujeres y es delito. Todos vienen siendo investigados, y esperamos que las sanciones sean severas, no es posible que los “padres de la patria” sean agresores machistas.

No es ajeno que, en los primeros dos meses de este año, se calcule una cifra de 29 casos de feminicidios, mujeres asesinadas por el solo hecho de serlo, una cada 48 horas, mujeres que dijeron ¡no!, que decidieron terminar con la relación, que no cumplieron con los “estereotipos de ser mujer”, que dejaron el silencio atrás y denunciaron.

Estos feminicidios son espectáculos de la crueldad, tres de estos casos siguieron la “modalidad del cilindro”, fueron asesinadas, descuartizadas y quemadas por sus parejas o ex parejas, para desaparecer sus cuerpos en cilindros, enviando un mensaje ejemplificador a los hombres machistas.

Y no es ajeno que, hace menos de un mes, se haya destapado un nuevo caso de trata, durante el operativo Mercurio 2019, en La Pampa - Madre de Dios, zona de minería ilegal; donde fueron rescatadas 44 mujeres, entre ellas menores de edad, que eran víctimas de trata de personas con fines de explotación laboral y sexual.
De seguro que algunas de esas niñas y mujeres en algún momento fueron reportadas como mujeres desaparecidas.

Todas las violencias machistas están relacionadas, porque pueden terminar convirtiéndose en un feminicidio, como el caso de Eyvi; porque una niña o mujer reportada como desaparecida puede estar en algún lugar siendo explotada sexualmente, o porque otra mujer desaparecida puede ser el nuevo feminicidio que será registrado en los próximos días.

La violencia machista puede prevenirse, sobre todo cuando los hombres dejen de creer que somos objetos de su propiedad y dejen de acosarnos, violentarnos y  matarnos.