Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

No somos sus cómplices

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Editorial Noticias SER 

La campaña “El Covid no mata solo. No seamos cómplices” lanzada por el gobierno del presidente Vizcarra, es un nuevo intento por convencer a la ciudadanía de la necesidad de cambiar su comportamiento y su actitud frente al covid-19, y una respuesta a quienes han criticado en más de una ocasión la carencia de mensajes claros, directos y sistemáticos en la lucha contra la pandemia.

Sin embargo, ni bien comenzaron a circular los primeros mensajes y spots en redes sociales, radio y televisión, han surgido diversos cuestionamientos, que van desde la impertinencia de los mensajes -algunos prácticamente responsabilizan a niños y jóvenes de mandar a la tumba a sus padres y abuelos- hasta los costos de una campaña que según el presidente Vizcarra está dirigida a una minoría que no cumple las de distanciamiento social y por ello son un foco de contagio.

Es importante reconocer que la campaña del gobierno es consistente con el discurso que el presidente mantiene desde el primer momento de la pandemia, que sostiene que estamos en una “guerra”. Tiene lógica que la campaña apunte a quienes no encajan en esa clave, o para ser más claros,  a quienes no asumen su rol de “soldados”. La pregunta es ¿se podrá ganar esta “guerra” no convencional disciplinando a la tropa y culpabilizándola de las batallas perdidas en estos meses?  Lo dudamos.

Estamos convencidos que la lógica militarizada con la que el gobierno enfrenta la pandemia, ni resuelve los problemas, ni derrota al virus.

A nuestro entender el gran error del gobierno es plantear su guerra contra el covid-19 como una pelea en la que hay un alto mando que da órdenes a un conjunto de individuos “iguales” e irresponsables, obviando las diferencias sociales, culturales, económicas  de todo tipo que existen en nuestra sociedad, como si fuéramos un ejército de clones que obedeceremos automáticamente los mensajes gubernamentales. Y eso, como sabemos, solo funciona en las películas de ciencia ficción.

En Noticias SER lamentamos que el gobierno del presidente Vizcarra insista en que los grandes responsables de la expansión de la pandemia somos los peruanos y peruanas. No somos nosotros los que no hemos podido garantizar una adecuada atención hospitalaria o el oxígeno medicinal que hubiera salvado miles de vidas. No somos los ciudadanos y las ciudadanas quienes precarizamos y destruimos el sistema de salud. No señor presidente. Para cuidarnos no necesitamos que nos traten como los irresponsables cómplices de la muerte de los seres que amamos. De seguir así, ni el gobierno va a ganar su guerra contra el covid-19, ni nosotros vamos a poder sostener nuestra lucha cotidiana contra el hambre, el desempleo y la pandemia.