Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogada de Aprodeh y Grufides

No te hagas el indignado, Alan. Fue en tu gobierno cuando nos chuponeaban

Y como para terminar un año en el que no ha faltado el cinismo en la política, tenemos a un Alan García, denunciando a viva voz, indignado, -tratando de hacernos olvidar su fallida fuga de la justicia-  ser víctima de espionaje  y de chuponeo.   “Todos los peruanos tenemos temor de ser chuponeados y escuchados”  ha dicho, señalando al gobierno como responsable de estos supuestos hechos.

Recordémosle a García que fue en su segundo gobierno, en el que floreció la industria de la “seguridad privada”, dedicada al espionaje y al chuponeo, emprendimiento liderado por ex marinos y marinos en actividad, que habían creado empresas para hacer vigilancia y contraespionaje al menudeo, a pedido de cualquier cliente.  Todos ellos venían no solo con las capacidades sino con el aparataje técnico heredado de Montesinos y la nefasta dictadura de Fujimori. Tanto floreció esta industria, que en medio del descontrol, hasta tuvo un efecto búmeran contra el propio gobierno. Quién no recuerda el escándalo que generaron en el 2008 los famosos petroaudios, producto de la interceptación telefónica realizada por la empresa “Bussines Track” a operadores del aprismo como Rómulo León y Alberto Quimper, evidenciando cómo hacían los grandes negociados con lotes de petróleo en el gobierno del compañero Alan.

Con dicho escándalo se reconoció oficialmente el chuponeo y el espionaje; recordemos que desde el 2006 muchos ciudadanos denunciamos y probamos que había espionaje contra civiles por empresas de seguridad tan importantes como Forza, dirigida por ex marinos como Gómez-Barrios y Aldo Schwarz[1]  y, que en el medio abundaban empresas de seguridad de diferentes tamaños como  C & G Investigaciones del ex capitán PNP César Cáceres, y la propia empresa BTR, dirigida por el ex marino Elías Ponce Feijóo -íntimo amigo del entonces Vicepresidente Giampietri[2]-  que chuponeó a políticos, ciudadanos, autoridades, periodistas, miembros de ONG y empresarios[3].

Traigo aquí a la memoria el escandaloso “Operativo Diablo” un burdo espionaje, interceptación telefónica y de comunicaciones, del que fuimos víctimas varias personas de Cajamarca que estábamos denunciando los abusos de Minera Yanacocha en el 2006, respecto al cual el hoy escandalizado Alan García, ironizaba diciendo que hacíamos alharaca por unas cuantas fotos que nos tomaron.  Entonces no le preocupaba ni se indignaba frente a todas las pruebas que habían no solo de los reglajes sostenidos a diferentes ciudadanos, de las interceptaciones telefónicas y de correos electrónicos del que fuimos víctimas, sino que no le preocupó que se confirmaran que en el país existieran equipos de chuponeo que estaban en manos de ex marinos dueños de compañías de seguridad, cercanos a su gobierno, y que jamás ordenó incautar.

No pues Alan, no te hagas el indignado, no digas que ahora los ciudadanos tenemos temor de ser espiados, porque ese temor lo tuvimos en tu gobierno, en el cual sí existió esa práctica, además con conocimiento y anuencia tuya y tu entorno más cercano. Nos interceptaron, nos reglaron, nos amenazaron y hasta atentaron contra nosotros, y tú y tu gobierno fueron cómplices de ello, porque si en una cosa te damos la razón es que “en cualquier país del mundo, el responsable es el gobierno”.

--------------------

[1]          https://www.business-humanrights.org/es/nuevas-pruebas-acusan-a-forza-per%C3%BA-0

[2]          https://larepublica.pe/politica/215669-el-asesor-de-giampietri-tambien-tenia-contacto-con-business-track

[3]          https://larepublica.pe/politica/248932-el-operador-ophelan-prepara-difusion-de-audios-videos-y-mas-correos-de-espionaje