Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿Nueva convivencia o la normalidad de siempre?

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Editorial | Noticias SER

El día de hoy, se levantó la cuarentena en la mayor parte del país y lo que en un inicio se esperaba que fuera un acontecimiento de avance en la contención de la pandemia, ha acabado siendo un “martillazo” de la realidad. Ni los contagios han disminuido, ni los servicios de salud se dan abasto en la atención de las personas afectadas y, tampoco se han establecido medidas efectivas que eviten las grandes aglomeraciones de personas, para mencionar sólo 3 de los requisitos señalados por la OMS para decretar la salida del confinamiento.

A su vez, a los problemas generados por el covid-19, se agrega lo poco que se ha avanzado en la construcción de lo que el presidente Vizcarra anunció como “la nueva convivencia”. Uno de los ejemplos más claros es el del transporte público que, como ocurre con los hospitales, se encuentra desbordado. De nada han servido los más de 100 días que han tenido los diferentes niveles de gobierno para tomar medidas preventivas, por ello a lo que asistimos es al regreso de la normalidad de siempre. Y lo mismo puede decirse de otros ámbitos como las actividades extractivas donde, a tenor de lo declarado por la ministra Alva, se emitirá un nuevo marco normativo para facilitar la ejecución de proyectos mineros en tierras comunales; es decir, la vieja normalidad de siempre.

Por otro lado, en varias regiones del país, el levantamiento de la cuarentena se produce en un escenario de incremento de contagios y saturación de los servicios de salud –que en los casos de Amazonas y Cajamarca ha generado la demanda de que se reestablezca la cuarentena- lo que, aunado al casi inevitable rebrote que surgirá en aquellos lugares donde los contagios estarían disminuyendo, nos lleva a un potencial escenario de agravamiento que obligará a las autoridades del gobierno nacional a dar marcha atrás, con todas las implicancias que ya conocemos.

Sin embargo, hay actitudes responsables que es bueno saludar, como la posición de los padres y madres de familia de las comunidades campesinas de las zonas altas de la sierra, ahí donde el covid-19 no ha llegado a penetrar, de rechazar la posibilidad del reinicio de clases presenciales, frente al riesgo que significa para sus hijos e hijas el constante ir y venir de los maestros; y los esfuerzos por lograr una mayor cobertura de internet de municipalidades como Corani en Puno y Sarhua en Ayacucho, que todos debemos aplaudir.

En Noticias SER consideramos que terminada la cuarentena, nuestra ciudadanía tiene un doble desafío. Por un lado, seguir enfrentando al virus siguiendo las normas sanitarias para evitar el contagio y el de quienes viven con nosotros; y a su vez exigir a las autoridades de nuestro Estado que cumplan con el siempre olvidado primer artículo de la Constitución que dice “La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado”. Solo cuando esto ocurra podremos hablar de una nueva convivencia y celebrarla.